El michoacanazo: Circo, Maroma y Teatro

El 26 de mayo de 2009, la Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada (SIEDO), en coordinación con la Policía Federal y el Ejército realizó un operativo en donde aprehendieron a 35 servidores públicos del estado de Michoacán. Desde policías, presidentes municipales hasta jueces e incluso colaboradores cercanos al gobernador de la entidad, Leonel Godoy Rangel. Cabe destacar que la subprocuradora de la SIEDO en ese entonces era la hoy titular de la Procuraduría General de la República, Marisela Morales.

Las imputaciones hechas a los funcionarios públicos se realizaron con base a unas presuntas narconóminas que confiscó la SIEDO a integrantes del crimen organizado y por declaraciones de testigos protegidos. Sin embargo, 16 meses después de haberse efectuado el operativo denominado por analistas y medios de comunicación como el michoacanazo, las investigaciones se vinieron a tierra con la liberación prácticamente total de las personas aprehendidas.

El perredista, Leonel Godoy, gobernador de le entidad, se reveló contra el operativo realizado, debido principalmente a que en ningún momento se le notificó al mandatario local las acciones que se llevarían a cabo en la región. El titular del Poder Ejecutivo estatal aclaró que con esa medida que se tomó de manera unilateral por la federación, se violentó contundentemente la soberanía del estado.

Las acciones policiacas en el estado de Michoacán, se presume estuvieron motivadas por intereses político-electorales e incluso familiares del Presidente de la República, Felipe Calderón. Militantes perredistas acusaron al primer mandatario federal de buscar favorecer a su hermana Luisa María Calderón con miras a los comicios en noviembre próximo para renovar la gubernatura.

Circo, maroma y teatro efectuó el gobierno panista de Felipe Calderón para no quedar en ridículo y revertir el fallo judicial que ordenó la liberación de los servidores públicos aprehendidos. De tal suerte que, la PGR continuó litigando en tribunales para que se “reconociera la culpabilidad” de los acusados a como diera lugar.

El circo terminó, se cerró el caso del michoacanazo y ni la PGR, ni el gobierno federal ofrecieron disculpa alguna a los detenidos a pesar de los exhortos que pronunciaron algunos legisladores en ambas Cámaras. Se exigió una explicación para los inculpados y para la sociedad misma, pero el silencio desde Los Pinos fue más fuerte que las exhortaciones efectuados por medios de comunicación, diputados, senadores y ciudadanos.

Muchas reflexiones nos dejo el autocrático acto de la administración de Felipe Calderón, lo cierto es que independientemente de que los funcionarios públicos hallan tenido algún tipo de culpabilidad en el caso, las aprehensiones no se realizaron conforme a derecho y el abuso de autoridad por parte de nuestras instituciones de procuración de justicia fue más que evidente. Es lamentable que se sirvan del poder que confieren las instituciones para buscar beneficios políticos y electorales de la manera más oportunista y ruin.

Como ciudadanos no podemos permitir este tipo de situaciones que además de poner en riesgo la gobernabilidad del país, se desprestigió a las instituciones con total impunidad. Este hecho consumado se efectuó sobre integrantes de la clase política gobernante, empero, no podemos quedarnos quietos con los brazos cruzados a esperar a que al ciudadano de pie sea detenido de forma arbitraria.

http://www.milenio.com/cdb/doc/noticias2011/d9cff78f9e4c88e6e0efd703f4e59304

Anuncios

Todo aumenta, menos los salarios.

Iniciamos una semana más, esperando un sin fin de promesas que mejorarían la economía  de los mexicanos.  Entre ellas, la congelación del precio del gas LP y  la electricidad,  cosa que en su campaña por la presidencia, Felipe Calderón había prometido y nunca llevó acabo. Lo más cercano a esto, ocurrió cuando presentó 25 acciones que formaron parte del Acuerdo Nacional en Favor de la Economía Familiar y el Empleo, mediante el cual se pretendía hacer frente a las adversas condiciones generadas por la crisis financiera internacional en 2009.

http://www.eluniversal.com.mx/notas/567238.html

Sin embargo, estas medidas no permanecieron  por mucho tiempo, sólo por el resto de ese año. Ahora, en 2011, la macroeconomía  mexicana, se mantiene  con un crecimiento estable, lo que permite que las arcas de la nación crezcan y lleguen a los 200 mil millones de dólares, pero que la microeconomía, esa que es la que viven la mayoría de los mexicanos, día a día se ve más afectada por la constante alza de los precios y sorpresas: El gas,  la electricidad y la gasolina suben constantemente.

El gas LP  en lo que va de este 2011  registra un incremento acumulado de 47 centavos (4.6 %), respecto al costo de enero pasado (10.09 pesos). A  tasa anual, el energético presenta un aumento de 9.6% (casi un peso), con relación al precio de julio de 2010 (9.63 pesos)  y para que estos aumento no vaya solo, el sábado pasado amanecimos con séptimo aumento al precio de la gasolina, la tipo Magna sube a 9.32 pesos por litro; la Premium costará 10.38 pesos y el Diesel estará en 9.68 pesos. Con esto, lo único que se demuestra es que la economía de los mexicanos está en segundo plano para el Ejecutivo.

A estas promesas realizadas, se anexa una más, la derogación del impuesto de la tenencia, en palabras de Calderón:

“Acabo de firmar un decreto mediante el cual el Gobierno federal habrá de cubrir el pago de la tenencia para automóviles nuevos hasta por un valor de 250,000 pesos, adquiridos por personas físicas.”

Y suena muy bien, pero, esta derogación  por parte del Gobierno Federal, le da la facultad a los estados de aplicar algún otro impuesto para sustituir la recaudación que se perdería al anularse el pago por los automóviles. O sea, todo quedaría igual.

http://eleconomista.com.mx/presidencia/2010/06/24/calderon-anuncia-eliminar-tenencia-2011

Por esta situación, es vital hacerle saber al Gobierno que las promesas  se deben de cumplir, que los mexicanos exigimos los cambios necesarios para crecer, para salir de la pobreza que crece a cada minuto en el País. Hagamos que nuestro Secretario de Hacienda se ponga a trabajar y permita que la vida económica mejore para todos.

Cordero de Hacienda, que quitas la pobreza del mundo

El actual secretario de Hacienda y Crédito Público, Ernesto Cordero Arroyo, destacó en semanas pasadas que México ha sostenido una creciente y constante recuperación económica. Manifestó que en esta última década de gobiernos federales panistas, se ha venido registrando un considerable aumento del poder adquisitivo, por lo que hoy día alcanza para comprar más con menos.

El funcionario federal aclaró que del 2001 al 2010 se observó una recuperación del salario real en comparación con las décadas de 1980 y 1990, en donde según el integrante del gabinete calderonista, la tasa de inflación de la canasta básica fue de 78.3% y 98.6% respectivamente, mientras que en los gobiernos de Vicente Fox y en lo que va de la administración de Felipe Calderón, la inflación de la canasta básica se colocó en 5.1%. Las cifras mostradas por Cordero Arroyo, mediante unas gráficas, situaban al Banco de México como fuente.

Sin embargo, las reacciones no se hicieron esperar y varios legisladores de oposición en la Cámara baja criticaron las declaraciones del secretario por su total desconocimiento de la realidad social y económica nacional. Lo culparon de querer llamar la atención de la opinión pública mediante cifras maquilladas y manipuladas que sin lugar a dudas no corresponden al México actual.

Desde luego, tales aseveraciones lo único que reflejan es la insensibilidad y la incapacidad del funcionario federal, en primer lugar, porque es inaudito que el titular de una secretaria tan importante como Hacienda desconozca los efectos que han provocado los llamados gasolinazos, por otro lado, es muy irresponsable para cualquiera elaborar cifras, gráficas y datos estadísticos desde la comodidad de un escritorio en la oficina.

No se necesita ser un experto en economía para saber que durante los gobiernos panistas el salario real ha venido en picada, las operaciones comerciales que realizamos en la vida cotidiana nos lo confirman; recordemos que la bancada del Partido Acción Nacional en el Congreso fue la principal promotora de la alza al Impuesto de Valor Agregado (IVA), entre otros, del 15 al 16%. La corta visión de Estado de la administración calderonista consideró más conveniente aumentar los impuestos y continuar explotando al contribuyente cautivo en lugar de proponer una reforma fiscal-hacendaria para que la base de contribuyentes se amplíe y terminar con los privilegios fiscales.

No obstante, Ernesto Cordero, aseguró que el poder adquisitivo del salario registró en los primeros 10 años del presente siglo una recuperación de 2.4% y aunque reconoció que la canasta básica ha tenido aumentos en la última década, insistió que éstos continúan siendo mínimos bajo las administraciones emanadas de gobiernos panistas.

No conforme con las irresponsables y demagógicas declaraciones, el titular de la Secretaría de Hacienda concluyó que la modesta recuperación del salario es un logro de las administraciones panistas. Evidentemente, nuestro flamante secretario al parecer convive en otro mundo o en una realidad distinta a la que millones de mexicanos viven día con día.

http://www.jornada.unam.mx/2011/06/08/politica/005n1pol