La vulnerabilidad de los derechos humanos como consecuencia de una política de seguridad fallida

Ningún gobierno había desgastado tanto la imagen de las fuerzas armadas desde la llamada guerra sucia,  ¿Cuál es la razón del debilitamiento de la imagen del Ejército y la Marina Armada de México? Una estrategia de combate al crimen organizado mal planteada, que va a la deriva mediante meras improvisaciones. En repetidas ocasiones se ha criticado duramente la política fallida de seguridad; no obstante, el Presidente de la República y el Jefe de las Fuerzas Armadas, , se niegan una y otra vez a modificar su estrategia, la pregunta obligada es por qué la negativa a cambiar una política de seguridad que ha aportado más costos que beneficios.

En el 2008, la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), presentó un informe que contenía el total número de quejas por violaciones a los derechos humanos dentro del cual destacaba el Ejército encabezando la lista con 2 mil 966 quejas. El documento revelaba un periodo de ocho años, de enero de 2000 al 31 de diciembre de 2008.

Entre las principales quejas al Ejército efectuadas ante la CNDH por ciudadanos se encuentran delitos como: cateos y visitas domiciliarias ilegales, trato degradante, ejercicio indebido de la función pública, ejercicio indebido del cargo, detención arbitraria, robo, retención ilegal, amenazas, violaciones a derechos de migrantes, ataques a la propiedad privada, desapariciones forzadas, tortura, violaciones a garantías de indígenas, violación, abuso sexual, entre otros crímenes.

Asimismo, en el 2008, la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) instauró la Dirección General de Derechos Humanos lo cual, sin duda alguna, es un reflejo y reconocimiento por parte de la Sedena, pero sobre todo del gobierno federal, de las constantes violaciones a los derechos humanos. Como botón de muestra se coloca el caso de Ernestina Ascencio, en la sierra de Zongolica, Veracruz, las investigaciones en el caso de la indígena veracruzana giraron en un primer momento en una presunta violación que conforme avanzaban las investigaciones se reafirmaba dicha hipótesis. A pesar de todo, el gobierno federal se empeño en no reconocer la responsabilidad de los militares involucrados en la violación y asesinato de la indígena y se determinó que la mujer falleció por una “gastritis”.

Por otra parte, el pasado mayo de 2011 se firmó un Convenio Específico de Colaboración entre la Sedena y la CNDH, el documento contempla incrementar las capacitaciones a mandos territoriales, jefes y oficiales militares en materia de Derechos Humanos. Resulta lamentable el hecho de que, a casi un año de terminar el sexenio de Felipe Calderón, se procediera a firmar un convenio de esta naturaleza.  Fue un gravísimo error por parte del Presidente de la República, el haber sacado de las bases militares al Ejército sin una plena consciencia de no sólo respeto, sino también promoción a las garantías individuales.

Hoy día, el saldo por la lucha contra el narcotráfico registra cifras sin precedentes, a cinco años de haber implantado una política fallida contra la inseguridad, las investigaciones en torno a las ejecuciones y las múltiples violaciones a los derechos humanos se mantienen sin esclarecer a pesar de los reclamos de la ciudadanía y las organizaciones nacionales e internacionales defensoras de  los derechos humanos.

http://www.eluniversal.com.mx/editoriales/39401.html

Anuncios

2 Responses to La vulnerabilidad de los derechos humanos como consecuencia de una política de seguridad fallida

  1. R. S. N. says:

    La terquedad de Calderón en su estrategia contra le delincuencia, sólo esta provocando una verdadera crisis de Derechos Humanos en el país. La militarización de México es evidente y la reacción del gobierno, ante los constantes abusos a los derechos de los ciudadanos, es de solapar estas acciones, que las fuerzas militares y de seguridad cometen. En una democracia no se puede seguir soportando tales practicas y que éstas queden impunes. Es momento de ponerles un alto.

  2. Paty Luna says:

    Históricamente las fuerzas de seguridad en México, han sido utilizadas para reprimir cualquier tipo de inconformidad social, fueron preparadas y entrenadas para apagar cualquier tipo de movilización y disidencia. Ahora son utilizadas para luchar con el crimen organizado, pero nunca se aseguraron que no siguieran con este patrón de comportamiento, abusos y violaciones son las constantes en esta guerra.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: