La pantomima democrática de los Amigos de Fox


A partir del 17 de diciembre de 1999 hasta el 3 de julio del año 2000, año en que Vicente Fox Quesada ganó las elecciones presidenciales, una Asociación Civil denominada “Amigos de Fox”, aportó de manera ilegal recursos a la campaña político-electoral encabezada por el guanajuatense. El Instituto Federal Electoral (IFE), inició una investigación por las participaciones financieras de personajes empresariales a la campaña de Vicente Fox, de la misma manera, la Procuraduría General de la República (PGR) realizó una indagatoria sobre el caso, sin embargo, la procuraduría exoneró a los involucrados.

Dicha investigación sobre presuntos delitos electorales incurridos por Vicente Fox, inició en el año 2003, cuando éste ya había tomado posesión del cargo como Presidente de la República. Fox Quesada, festejó la “imparcialidad” y “apego a la ley” de las indagatorias efectuadas por la PGR. En este mismo sentido, el IFE a través de la Comisión de Fiscalización realizó estudios sobre el caso de manera parcial y facciosa. Cabe resaltar que, el titular de dicha comisión era el actual secretario de Educación Pública, Alonso Lujambio Irazábal, hoy también aspirante a la Presidencia de la República, que además, hay que decirlo, es reciente adquisición militante del Partido Acción Nacional (PAN).

De esta manera, podemos imaginar en que forma se realizaron las investigaciones del caso Amigos de Fox por parte de la PGR y del órgano electoral federal, es decir, con una procuraduría sujeta a los caprichos del Ejecutivo Federal panista que, desde luego, era el gobierno de Vicente Fox y un consejero electoral a modo como Alonso Lujambio. Así pues, el gobierno del cambio únicamente fue una pantomima efímera y absurda de la “transición democrática”.

A pesar de las violaciones documentadas a la ley electoral, el IFE, a través de consejeros serviles, dictó una sanción titubeante al PAN y al Partido Verde Ecologista de México (PVEM), que integraron la Alianza por el Cambio, por 98 mil 532 pesos. La multa impuesta por el órgano electoral federal fue impugnada ante el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) por Acción Nacional y más tarde ratificada por la Sala Superior de este máximo tribunal en materia electoral, no obstante, la pena económica se dictó ¡hasta el año 2007!, un año después de haber concluido el sexenio foxista.

Entre las pruebas presentadas y firmemente documentadas por legisladores de partidos de oposición se encontraron las aportaciones de 3.5 millones de pesos por parte de la fracción parlamentaria del PAN en el Senado a la campaña presidencial de Fox, asimismo, transferencias ilegales de recursos públicos del Municipio de Naucalpan a favor de la Alianza por el Cambio.

Amigos de Fox involucró entregas monetarias de recursos públicos y privados tanto nacionales como extranjeros a la campaña de Vicente Fox; empresarios mexicanos como Lorenzo Zambrano, presidente de CEMEX, participó en las transferencias ilegales, de la misma manera la transnacional Coca- Cola Company envió capital desde los Estados Unidos para que se empleara en la campaña presidencial.

Ahora bien, Amigos de Fox desde el comienzo de sus actividades fungió como una estructura política paralela al PAN; cabe destacar que, muchos de quienes integraron el grupo Amigos de Fox eran los mismos que resultaron beneficiados por el FOBAPROA. El grupo político pro Fox, creó una red empresarial y política para imponer a Vicente en la candidatura panista y de esta manera lograr llevarlo a ocupar la Presidencia de la República.

De tal suerte que, el gobierno del cambio participó en uno de los episodios de corrupción y desvío de recursos más infames en la historia de los procesos electorales en nuestro país. El gobierno panista de Vicente Fox inició con una carga de ilegalidad muy fuerte en donde las resoluciones nunca terminaron de convencer a nadie sobre la inculpabilidad de un grupo político que despilfarró recursos a manos llenas para implantar en la Presidencia a quien cumpliría todo tipo de caprichos empresariales.

Anuncios

“Estudia o cuando seas grande no vas a tener trabajo”


Pero en realidad ¿con la adultez llega la seguridad de tener un trabajo? Creo que el problema va más allá de tener estudios o no incluso o rebasa las simples ganas de estudiar.

Actualmente la UNAM tiene que rechazar a cerca del 90% de los aspirantes a estudiar una carrera en sus planteles, y esto ¿a qué se debe? Es evidente que no es cuestión de la Máxima Casa de Estudios, se acepta a la gente con el puntaje mínimo aceptable o superior, pues no se tiene el capital para dar espacio a más estudiantes.

Pero en cambio se tiene a secretarios de Educación asegurando que la cantidad de jóvenes que no estudian es de 285 mil, contra 7 millones que asegura Narro Robles.

Ahora viene el cuestionamiento sobre la verdadera razón de porque nos mienten de esta manera ¿qué es lo que en verdad se pretende escondiendo las cifras reales y maquillándolas de esta manera? Habrá que considerar que parte de la ignorancia es el desconocimiento de información y al tener datos falsos, creo que se esta tratando de llevar al país a un estado generalizado de ignorancia.

En México casi una tercera parte de la población son jóvenes, que están entre los 15 y 29 años, sin embargo estudios han arrojado que de cada 10 egresados de la universidad sólo siete encuentran empleo y de estos siete sólo cuatro realizan algo relacionado con su carrera.

E incluso de este segmento los trabajos que cuentan con prestaciones reales son los menos, actualmente contar incluso con prestaciones de salud cada vez van quedando más en el pasado y dejan de ser una realidad.

Realmente las condiciones actuales bajos las que se pretende contratar a jóvenes son cada vez más decadentes, se solicita que se tengan estudios universitarios, para ofrecer un trabajo bajo condiciones precarias; y sin embrago estudiar resulta un verdadero reto pues pese a que las universidades publicas abren sus puertas para que cualquiera que desee estudiar un nivel superior realice el examen, el porcentaje que ingresa  no representa a la población.

Lo que se vive es un problema real al que debemos exigir se le de una solución, pues existen jóvenes que se quedan en las filas esperando ingresar a una universidad, mismos jóvenes que al tratar de encontrar un empleo no encuentran pues no cuentan con una licenciatura.

Por otro lado están los que lograron entrar por tener un excelente puntaje pero no encuentran un empleo pues las empresas no ofrecen suficientes vacantes como para cubrir a los egresados de las universidades.

Por lo que el día de hoy el querer estudiar no es suficiente para obtener un lugar en la universidad, así como el tener una licenciatura no asegura encontrar un trabajo, por lo que como siempre lo único que se tiene asegurado pese al esfuerzo es la incertidumbre del desconocimiento, tanto del futuro de México como del presente.

Mexicanos, que sobreviva el que pueda

La seguridad en México, siempre ha sido un tema sumamente importante para la vida cotidiana, al ser un país con múltiples problemas sociales, tales como: la pobreza, el desempleo, la carencia de oportunidades, movilidad social, etc, es caldo de cultivo para diferentes manifestaciones de descontento social y una de esas es la violencia y la delincuencia. Desde la época colonial, la desigualdad en México, se plasmó de la manera más deplorable, la división de razas y castas, propició que las sociedades prehispánicas, culminaran con un sistema social mucho mejor distribuido que el europeo, y se viese obligado a ser parte de la miseria. Gran parte de la violencia que nuestro país vivió y vive, es debido a los problemas económicos que no han dejado progresar a esta gran nación.

En los tiempos actuales, la delincuencia se ha disparado, ya no hay zonas del país que puedan jactarse de ser seguras, la pobreza que atañe a los mexicanos y las malas decisiones que estos gobiernos han ejecutado, ha provocado que los grupos delictivos crezcan de manera impresionante, incluso, se podrían contar como ejércitos bien preparados y mejor equipados que las fuerzas del orden nacional.

Desde el año 2000, los problemas en materia de economía fueron muy complicados y más, porque ocurrió el ataque a las Torres Gemelas en la ciudad de Nueva York. Este hecho, provocó un clima de inestabilidad y de terror en todo el mundo, tal estado de miedo, propició que cualquier persona no blanca fuera tomada por un peligro para la seguridad estadounidense, y por desgracia, al ser frontera con ellos, nos tocó la peor parte.

Esta situación, hizo que las economías cayeran, y sí la economía de Estados Unidos  cae, la nuestra  muere o al menos, agoniza. Los sistemas de seguridad estadounidenses, se volvieron mucho más complicados para burlar en la frontera, de esta manera, fue mucho más complicado hacer que los migrantes cruzaran de manera ilegal por la línea divisoria entre los dos países y por obvias razones, el tráfico de droga por la misma vía, se  complicó bastante.

Aunado a esta situación, desde que en el 2006, Felipe Calderón tomó protesta como Presidente de la nación, su primer acto de gobierno, fue la declaratoria de “guerra” en contra de los Cárteles de la droga y el incremento del sueldo de los militares en un 100%;  esto, ya se veía mal.  Recordemos la imagen tan simpática de Calderón, paseándose por el campo militar con una casaca del ejército, misma que le quedaba grande, al igual que el puesto de Presidente de la República. Con un militar así, ¿qué miedo  o respeto puede infundir?

Una vez iniciada la guerra contra el narco, la escalada de la violencia explotó a niveles nunca antes vistos en la vida reciente en México. El desmantelar los grupos delictivos es, según Calderón, el objetivo y el deber que como mexicano debe de hacer.

Desde el inicio de esta cruzada, la violencia ha dejado un marcador favorable a la delincuencia  de  40 000 muertos, a diferencia de ningún resultado visible que justifique el actuar del gobierno. Por si fuera poco, estos muertos parecieran convertirse en kilómetros, ya que el Estado  ha perdido zonas enteras a manos de los narcotraficantes, muchas “plazas” del norte de la República, son controladas por el crimen organizado, o en el sur, el estado de Michoacán, controlado por “La Familia”.

Tantos fallecimientos de manera violenta, sin tener nada que ver en los conflictos, niños, mujeres, ancianos causan el descontento general, debido a tratarse de una batalla tan innecesaria, habiendo metodologías más factibles para atacar a la delincuencia, y no hablo de atacar el mundo financiero de los grupos, no, aunque sería lo ideal, pero no se desconoce porque no  lo hace el gobierno. La mejor forma de combatirlo, es con mayor y mejor educación, dando más oportunidades de ascenso social, por medio de la educación, no permitiendo que nuestros jóvenes vean  la delincuencia como salida a sus problemas, sino como una forma vil y carente te valor para vivir. Haciendo lo que se supone que un gobierno debe de hacer y por lo cual existe. Brindar paz, seguridad y bienestar a su pueblo, sí un Estado no puede o lo que es peor, no quiere dar esto a su sociedad, es un Estado fallido, no hay autoridad, no hay Estado.

Es una lástima que se tenga que hablar de estos temas y peor aún, que los notemos con tanta naturalidad, ya que no nos asusta tanta violencia, ¿Qué le pasa a este pueblo, que ya no llora a sus muertos, qué le pasa a este gobierno que manda a sus ciudadanos al matadero?