“Sad firmus ut incus percusa”*

En el año 2003 Álvaro Delgado, reconocido periodista, que ha laborado en diversos diarios de circulación nacional, así como en el Semanario Proceso; publicó un libro titulado “El Yunque: la Ultraderecha en el Poder” como parte de una serie de artículos publicados en la Revista mexicana Proceso. Dicho ejemplar fue aceptado rápidamente entre la opinión pública e incluso en la comunidad periodística, tan es así que le otorgaron el Premio Nacional de Periodismo 2003, sin embargo, el propio Álvaro Delgado alertó sobre las amenazas recibidas en su contra por la investigación realizada.

La Organización Nacional El Yunque, se fundó en la década de los 50, presuntamente por Ramón Plata Moreno, sacerdote jesuita. La organización secreta El Yunque se erige sobre postulados políticos de la extrema derecha, fanatismo católico y avaricia de poder en todos los sentidos. Dicha agrupación ultraderechista se integra por personalidades reconocidas en el medio político y económico con posee objetivos políticos concretos; el fin último de los yunquistas radica en establecer el “reino de Dios” en la tierra empleando medios políticos para terminar con las “fuerzas del mal”.

Durante finales de la década de los 60 y principios de los 70, la organización político-religiosa El Yunque entabló relaciones políticas con el Partido Acción Nacional (PAN), principalmente con el ala más conservadora y reaccionaria del partido blanquiazul. A partir de entonces, El Yunque fue robusteciendo su estructura y ampliando sus bases, de modo que, paulatinamente adquirieron influencia en el sistema político mexicano.

Ahora bien, una de las características que marcaron la génesis del grupo político El Yunque se determinó por el uso de grupos de choque como Los Tecos de la Universidad Autónoma de Guadalajara (considerado primer grupo de choque de los yunquistas). Actualmente existen agrupaciones, además de Acción Nacional, que han sido cooptadas por El Yunque como la Asociación Nacional de Padres de Familia y la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex).

Algunos militantes yunquistas reconocidos en la esfera política y económica son: Luis Felipe Bravo Mena, quien fue Embajador de México en el Vaticano y secretario Particular de Felipe Calderón; Juan Carlos Romero Hicks, ex gobernador de Guanajuato; José Luis Luegue Tamargo, actual Director de la Comisión Nacional del Agua; y el finado secretario de Gobernación de Vicente Fox, Carlos Abascal Carranza.

 

En el plano económico algunos ex presidentes de la Coparmex como Antonio Sánchez Rivera, Jorge Ocejo Moreno y Ernesto Aranda, renombrados empresarios mexicanos.

Numerosos investigadores han señalado el alcance territorial y político de los yunquistas, su influencia se reduce a contadas entidades federativas como Guanajuato, Guadalajara, Yucatán, Querétaro, Morelos, Baja California, Chihuahua, entre otros estados. Sin embargo, ello por la parte que compete a México, ya que existen indicios de la presencia de El Yunque en otros países de América Latina, Europa e inclusive del continente asiático en donde se realiza labor política como Guatemala, El Salvador, Nicaragua, Costa Rica, Colombia, Venezuela, Chile, Argentina, Uruguay, Brasil, Estados Unidos, España, Francia y Filipinas.

En enero de 2010, el periódico español El País, reveló la presencia en movimientos “cívico-religiosos de una nueva masonería inspirada en el poderoso Yunque mexicano”. A nadie debe escandalizar la existencia de organizaciones secretas, sino el hecho de que éstas sostengan ideas totalitarias, excluyentes, fanáticas e intolerantes.

Miembros de la clase política mexicana han negado reiteradamente su pertenencia al Yunque e incluso la existencia de tal agrupación político-religiosa en el país. Algunos jerarcas de la Iglesia Católica son señalados de militar en el Yunque o mantener relaciones cercanas con la organización de extrema derecha como el cardenal Juan Sandoval Iñiguez, Norberto Rivera Carrera y Onésimo Cepeda.

En las próximas elecciones presidenciales del 2012, se especula por algunos investigadores que los yunquistas harán todo lo que este en sus manos para mantener al PAN en el poder, de lo contrario, su influencia política se vería mermada. En la obra de Álvaro Delgado está firmemente documentado el apoyo político y financiero que recibió tanto Vicente Fox como Felipe Calderón en sus respectivas campañas presidenciales, desde luego, otorgando cotos de poder a la intolerancia abiertamente declarada de El Yunque.

* Estar firmes en la adversidad como el yunque al ser golpeado. Lema de la Organización Nacional

El Yunque

Anuncios

4 Responses to “Sad firmus ut incus percusa”*

  1. Laura says:

    Hay poca información oficial acerca del yunque, pero es muy sabido que muchos de sus principales representantes son panistas, y están vinculados con los grupos de ultraderecha y conservadores que han retrasado el desarrollo de México no sólo en términos políticos, sino también sociales. El atraso de nuestro país, puede explicarse por este tipo de grupos que no han permiten el peno desarrollo de México.

  2. Tengo entendido que Felipe Calderón es Masón grado 30, aunque el tener al PAN en el poder les da ventaja a los del yunque, esto me lo dijo una integrante de dicho movimiento

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: