Como México no hay dos: Primer lugar en migración mundial.


El fenómeno migratorio no es único ni exclusivo de algún país en particular, la migración se remonta a tiempos inmemoriales desde la conformación de los actuales Estados-nación. En los últimos años se han intensificado las movilizaciones poblacionales de los países del hemisferio sur al norte, ya que es ahí donde se concentran las naciones más desarrolladas social y económicamente. Sin embargo, en México la situación migratoria es alarmante debido a que nuestro país ocupa el primer lugar en migración a nivel mundial, aún por arriba de países como la India, Rusia y China que cuentan con índices poblacionales elevados, lo que sin duda pone en evidencia que México no esta generando las oportunidades de empleo, salud, educación y vivienda que la sociedad demanda a sus gobernantes.

La migración mantiene diversas aristas para su análisis, en primer lugar, se debe reflexionar sobre la situación socioeconómica del migrante, que de acuerdo a numerosos estudios el migrante proviene de zonas con altos niveles de marginación social y extrema pobreza, en la mayoría de las veces provenientes de las regiones rurales de Oaxaca, Chiapas, Puebla, Veracruz y Guerrero, principalmente. En segundo lugar, no se puede perder de vista la situación vulnerable en que se encuentran los derechos humanos de los migrantes en su búsqueda por una mejor calidad de vida.

En México no sólo sufren nuestros connacionales en su travesía por llegar al vecino país del norte, también centroamericanos y sudamericanos soportan los brutales abusos cometidos por el crimen organizado y las autoridades migratorias mexicanas en su paso por el país. México, igualmente es señalado por instancias internacionales como el país con el mayor número de quejas por violentar los derechos de migrantes.

Sin duda, son diversos los factores que provocan que un individuo decida abandonar su lugar de origen, desde condiciones climáticas extremas hasta cuestiones sociales como la falta de oportunidades en educación y acceso a los servicios de salud, pero principalmente el fenómeno migratorio sucede por las pocas o nulas posibilidades de empleo que se llegan a presentar en determinado momento y lugar.

En los últimos 30 años, legisladores de los Estados Unidos de América han propuesto iniciativas de ley que criminalizan al migrante para obtener de manera oportunista las simpatías del electorado norteamericano, debido a que se arraigó en amplios sectores de la sociedad estadounidense sentimientos de xenofobia y racismo muy parecidos a los presentados en la Alemania Nazi en contra de los judíos. En el libro mi lucha de Adolfo Hitler, el Führer exponía en su obra la “preocupante invasión” de los judíos en todas las esferas de la vida social en el país germano, algo parecido esta sucediendo en la Unión americana, se han venido gestando expresiones de ultraderecha y racistas en contra de mexicanos y latinoamericanos, muy similar a lo vivido por los afroamericanos en EUA durante los años sesenta.

Si bien es cierto que, afortunadamente existen agrupaciones oficiales y provenientes de la sociedad civil que luchan por la defensa de los migrantes, como es el caso del albergue Hermanos en el Camino, dirigido por el sacerdote Alejandro Solalinde, también es cierto que en los Estados Unidos germinaron grupos sociales radicales que en el mejor de los casos pugnan por la deportación de migrantes y en los peores escenarios toman acciones de protesta violentas en contra de comunidades las latinas.

En un inicio la migración de México hacia los Estados Unidos no fue catalogada como indeseable por la sociedad o las autoridades norteamericanas, incluso en algunas circunstancias fue favorecida y alentada. Así pues, durante la primera y segunda guerra mundial, la demanda de mano de obra barata en los Estados Unidos era tal que cientos de miles de mexicanos cruzaron el Río Bravo para emplearse en los campos de cultivo o las obras de infraestructura ferroviaria en el vecino país del norte; y ni que decir de quienes ingresaron a las filas del ejército norteamericano.

Ahora bien, la migración únicamente ha sido favorecida en ciertos momentos históricos, posteriormente entra la etapa de criminalización, transformando la mano de obra excedente en auténticos ejércitos industriales de reserva que presionan a la baja los salarios de la población económicamente activa ocupada y se convierten en caldo de cultivo para la delincuencia.

En conclusión, las condiciones que generan grandes flujos de migración son, en la mayoría de las ocasiones, por falta de empleo, necesidad básica humana para dar sustento a quien lo solicita y para su familia, desde luego, se constituye en un crimen el hecho de que a millones de seres humanos se les niegue la posibilidad de acceder y mantener una fuente de trabajo, ya que ésta es una exigencia que podríamos catalogar como biológica porque de ello depende la supervivencia de cualquier ser racional.

Anuncios

One Response to Como México no hay dos: Primer lugar en migración mundial.

  1. Polly says:

    Somos el primer lugar en migración, gracias a la incapacidad del Gobierno actual de ofrecerle a la sociedad mayores oportunidades de empleo y vida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: