Salarios de primer mundo, para legisladores de inframundo.

La sociedad mexicana, en declaraciones recientes por parte de estudios oficiales, hay 52 millones de pobres,  con un salario mínimo que no cubre ni las necesidades básicas de las personas, no es de esperar y si a esto le agregamos la altísima taza de desempleo que vivimos y los paupérrimos salarios que se pagan y los horarios muy mal distribuidos de las empresas, tenemos un caldo de cultivo perfecto para reproducir lo mismo que estamos viviendo. Una crisis social, económica y existencial para muchos de nosotros.

Es lamentable que un país tan rico y que ha sido saqueado por 500 años y aún tiene una cantidad increíble de recursos materiales y humanos, siga siendo tan pobre y esto se ha agravado en los últimos 10 años.

Sin duda alguna, lo que este país necesita, es que nuestros gobernantes trabajen siempre con una visión de Estado, con empatía para  y con el ciudadano, que recuerden que ellos al igual que nosotros, vivimos en el mismo lugar y que la mejor manera de responder a las personas que los pusieron en esos puestos, es dándonos una vida digna y sabiendo buscar y lograr los acuerdos que le permitan a México crecer.

Pero vivimos en una realidad muy diferente. Nuestros gobernantes y legisladores se han olvidado del compromiso con el país y con los ciudadanos. A diferencia de los $59.82 pesos del salario mínimo más alto, nuestros legisladores ganan  75 mil 631 pesos de dieta mensual, es demasiado dinero para los resultados que nos entregan y eso no es todo, los 75 mil pesos sólo son de dieta o sueldo, a parte, se les dan 45 mil 786 pesos en apoyos económicos y   28 mil 722 por “atención ciudadana”.

Por si fuera poco, cuentan con  un seguro de gastos médicos mayores, ante la eventualidad de un accidente o enfermedad que requiera tratamiento médico, cirugía u hospitalización. La suma asegurada básica tiene un rango de hasta 1500 salarios mínimos generales mensuales vigentes en el Distrito Federal (2 millones 691 mil 900 pesos), con una cobertura adicional en el extranjero por otro tanto, cuya prima es cubierta por la Cámara de Diputados. Y en  diciembre, los legisladores federales reciben como “gratificación de fin de año” una cantidad equivalente a 40 días de dieta, alrededor de 100 mil 841 pesos.

Con estos datos, ¿no es un insulto para la situación que el país vive? Cuando hay más de 50 millones de pobres y muchos de ellos en pobreza extrema, donde no tienen nada que comer o vivir, y que nuestros legisladores no tengan conciencia de la gravedad de la situación, es una falta total de ética y moral de parte de ellos, nuestros legisladores.

Se imaginan cuántas escuelas se podrían construir con lo que se les paga al año o cuántas becas a niños pobres se les podrían extender. Por lamentable que es, muchos políticos sólo buscan un puesto para enriquecerse, un ejemplo enorme puede ser el caso de Diego Fernández de Ceballos, uno de los políticos más reconocidos en el país y no precisamente por ser el más honesto, ya todos saben la historia de los juicios que le ganó a diferentes instituciones del país.

La culpa de esto no es tanto de ellos, sino de nosotros que lo hemos permitido, debemos de ser más participativos y no sólo ver pasar las cosas, exigir de manera más enérgica pero civilizada que el cambio que necesitamos, no es posible que la economía número 10 del mundo, tenga una sociedad que vive como uno de las más desiguales y pobres del mundo.

3 Responses to Salarios de primer mundo, para legisladores de inframundo.

  1. Al parecer los Secretarios de Estado viven completamente alejados de la realidad de la mayoría de los mexicanos. Y es que con un sueldo de 205 mil pesos al mes, seguro no sufren ninguna carencia. Y aún con las cifras de pobreza que recientemente presentó el CONEVAL, estos señores se atreven a hablar de 400 mil empleos creados (sin prestaciones y con el salario mínimo, por supuesto). No cabe duda, la clase política de nuestro país no representa a los intereses de la sociedad, viven en su propio mundo, mientras el país se nos deshace entre las manos. Revocación de mandato es lo que necesitamos.

  2. Lorena says:

    Diego Fernández de Ceballos, no creo que sea el único que se haya beneficiado con la desigualdad de sueldos entre los secretarios y legisladores; definitivamente se vive un cinismo y si comparamos con sueldos que gana un obrero realmente la diferencia es abismal. Si realmente hicieran bien su trabajo valdría la pena que pagáramos con nuestros impuestos su salario, sin embargo, la realidad es otra.

  3. esto es contra el congreso, todos contra una de las pocas instituciones que hacen contrapeso a la presidencia, porque no escriben contra el presidente, los gobernadores, alcaldes y respectivos gabinetes, ni hablar de los jueces de consigna con toga ministerial que componen la Suprema Corte de Justicia. esos ganan mucho más k diputados y senadores.
    lo que México necesita es que el Congreso tenga dentro del texto constitucional el mandato de vigilancia sobre la Presidencia, que haya instituciones dónde los congresistas coloquen a los encargados en lugar de ser el Presidente.
    tal vez este blog sea financiado por el Presidente de México

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: