Periodistas censurados y la simulación democrática de Felipe Calderón

Para muchos analistas la transición democrática en México inició a partir de la alternancia en el poder durante el año 2000, para algunos otros estudiosos de la esfera política la transición comenzó con las reformas político-electorales desarrolladas a partir de 1977. La transición democrática es una temática que hasta ahora no ha logrado un consenso entre académicos e investigadores, no obstante, esta interesante reflexión sobre la génesis de la democracia en México la pospondremos para otra ocasión; el tema que nos ocupa es el señalar qué hace a un país ser democrático.

La libertad de expresión, el derecho a la información y a la seguridad son parte integral de un régimen digno de nombrarse democrático, de lo contrario, estaríamos ante un escenario de simulación o ante una dictadura en el peor de los casos. En México, la situación es sumamente crítica en este sentido, los asesinatos y desapariciones forzadas de periodistas son una constante a lo largo y ancho del país, el Gobierno Federal en los hechos considera la protección a comunicadores como un tema secundario de sus improvisaciones en materia de seguridad.

Un derecho tan básico como la libertad de expresión y que no pueda ser garantizado por las autoridades mexicanas, lanza un grito a los cuatro vientos que manifiesta la incompetencia y omisiones de quien dice cumplir el mandato ciudadano. La ausencia de dictaduras civiles o militares no es lo que hace a un país ser democrático sino una serie de valores, derechos y libertades que en conjunto construyen un ambiente social democrático y de sana convivencia, sin embargo, en México el grado de simulación y de cinismo es tal, que las autoridades federales escatiman los recursos destinados a la protección de periodistas.

Se suma a nuestra ya de por sí deteriorada imagen ante la comunidad internacional el hecho de ser uno de los países con alta peligrosidad para desarrollar la actividad periodística. México se ubica por arriba de países como Pakistán, Irak, Rusia y Colombia que también sufren los embates del terrorismo y crimen organizado.

En la República mexicana los diarios locales y las radios comunitarias resultan ser los medios más propensos a la violencia por efectuar labores periodísticas; de acuerdo a un informe emitido por la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), del año 2000 a julio de 2011 se han registrado 71 asesinatos a informadores y a ello sumémosle la cifra de desaparecidos.

La Relatoría Especial de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) ha exhortado en innumerables veces al actual Gobierno Federal para que considere otras medidas que realmente protejan los derechos de periodistas, sin embargo, la administración calderonista, para no perder la costumbre, hace de las recomendaciones emitidas por instancias internacionales, papel sanitario para la residencia oficial de Los Pinos, manifestando su insensibilidad para atender la dureza que tal problemática exige.

La impunidad en los delitos cometidos contra periodistas otorga luz verde a los criminales para continuar realizando sus infamias, desde luego, un escenario de tales magnitudes sólo es posible si se cuenta con la complicidad de las autoridades, de lo contrario, sería prácticamente inimaginable que un hecho de esa naturaleza sucediera. Diversas organizaciones defensoras de los Derechos Humanos y de protección a periodistas han señalado abiertamente la corrupción que priva en las instituciones de procuración de justicia.

La Fiscalía Especial para la Atención de Delitos Cometidos Contra Periodistas (FEADP), órgano dependiente de la Procuraduría General de la República (PGR), se instauró para dar seguimiento a los delitos en contra de los informadores, empero los resultados de tal fiscalía han dejado mucho que desear debido a que no cuentan con la capacidad institucional para atender los crímenes de forma eficiente. En realidad la FEADP hasta ahora no es más un elefante blanco que se suma los “logros” de los gobiernos neoliberales panistas.

Anuncios

6 Responses to Periodistas censurados y la simulación democrática de Felipe Calderón

  1. Guillermo Pérez says:

    No es posible que el Gobierno tan sólo por tener el poder, pretenda controlar a los medios de comunicación y la libertad de expresión de la sociedad.

  2. Danilo says:

    Recordemos el caso de Carmén Aristeguí son casos feacientes de un retroceso o por lo menos son indicios de prácticas autoritarias que aluden al pasado, minimizando los pocos avances que se han logrado en la materia y que afectan enormemente a la vida democratica.

  3. Marina says:

    El problema no es solo la censura, sino que los periodisas al final también son ciudadanos a los cuales sus derechos no estan siendo respetados ni salvaguardados por el Estado mexicano, ni los de ellos ni los de millones mexicanos que vivimos la inseguridad día con día.

  4. Diana Reyes says:

    La libertad es un valor y un derecho primordial que tenemos los individuos, pero desafortunadamente en nuestro país se ve limitada a causa del crimen organizado; desatado en los últimos años. Nuestra participación y sobre todo la de los periodistas han sido acotadas por hablar con la verdad y por expresar los acontecimientos de la realidad. Gobierno Federal no ha respondido a este y otros problemas que enfrenta la sociedad, sin embargo continúan siendo impunes los atentados y muertes que se han presentado en nuestro país. No es justo, queremos justicia y respeto a nuestros derechos.

  5. Adrian says:

    Los medios de comunicación son un indicador de la vida democratica del país, y si en México esxisten estos niveles de censura, asesinatos y desapariciones de periodístas, nuestro acceso a la información esta sumamente débil, en parte por estos datos pero gran parte es el monopolio de los medios de comunicación, y los medios alternativos aún no tienen la fuerza e impacto necesarios, pero esperemos unos años donde la mayoria de la población será jovén y las redes sociales tomaran mayor fuerza.

  6. Lo lamentable es el show que nos quieren vender, reuniones patéticas donde solo ponen cara de “yo no fui” donde no les importa el bienestar de la gente y solo quieren quedar como niños bonitos ante los medios.

    Ya es hora de cambiar y dejar que alguien trate de arreglar las tonterías de estos señores.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: