LA EDUCACIÓN EN MÉXICO, ¿GASTO O INVERSIÓN?

En México la deserción escolar y el rezago educativo es un flagelo que nos ha rebasado institucional, política y socialmente. De acuerdo con la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), nuestro país registra una de las peores cifras en materia educativa. Los sectores más excluidos y marginados en cuanto acceso a la educación son los niños indígenas, los discapacitados y las mujeres jóvenes que son madres solteras.

El 33 por ciento de las personas discapacitadas mayores de 15 años es analfabeta, detalló un informe del Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred) presentado a principios del año en curso; asimismo, el 46 por ciento de la población discapacitada no concluyó la educación básica, abundó el documento.

México firmó la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad, así las cosas, el Estado mexicano está obligado a garantizar el derecho a la educación en todos los rincones del país. No obstante, el 24 por ciento de los discapacitados de seis a 29 años de edad nunca en la vida ha asistido a la escuela. La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) considera a los analfabetos funcionales a todas aquellas personas mayores de 15 años que no cubrieron cuatro años de educación básica o abandonaron el sistema educativo. Según datos de la UNESCO en México existen 33 millones de habitantes que padecen analfabetismo funcional.

En este sentido, apuntamos que el rezago y la deserción educativa en la República mexicana impiden que seamos un país competitivo a nivel internacional. Es prácticamente imposible impulsar el crecimiento económico y el desarrollo social con tales características, luego entonces, México continuará sumergido en la mediocridad sino asignamos mayores recursos para ofrecer educación de calidad y mayor cobertura.

En esta misma línea, recalcamos que México requiere de instalaciones educativas accesibles, adecuadas e higiénicas que respondan a las necesidades, por ejemplo, de los discapacitados, de la población indígena, y en general de todos aquellos sectores que sufran los efectos de la exclusión y la marginación social.

La llamada generación nini (jóvenes que ni estudian ni trabajan) es consecuencia de una inadecuada coordinación de políticas orientadas al desarrollo económico y social de la ciudadanía. Cada año cientos de miles de jóvenes son rechazados de las Universidades públicas de nuestro país; de la misma manera, quienes terminan una ingeniería o licenciatura tienen pocas posibilidades de acceder a un empleo, lo cual nos indica que las instituciones públicas y privadas no están confiando en los planes de estudio de las Universidades por alguna razón que nosotros desconocemos.

Solamente en el ciclo escolar 2008-2009, cerca de 7.5 millones de personas se quedaron fuera de las Universidades. Qué está haciendo el Estado mexicano para revertir tales cifras, mientras sigamos en la lógica de que el recurso destinado a la educación básica, media superior y superior es un gasto y no una inversión nacional a futuro, permaneceremos en el mismo atolladero.

En un informe legislativo emitido por la Comisión Especial de Impulso a la Calidad Educativa dado a conocer en el 2010, apuntó que anualmente crece 7 por ciento la demanda de infraestructura escolar en bachillerato y educación superior. De esta manera, los jóvenes e inclusive niñas y niños son obligados a incorporarse al mercado laboral, desde luego, en la informalidad y a muy temprana edad sufriendo abusos e injusticias en materia laboral y sobreviviendo con salarios mínimos por negarles el acceso a la educación.

Asimismo, 16 de cada 100 alumnos desertaron de la educación media superior, revelan cifras oficiales de la Secretaría de Educación Pública (SEP), lo que pone en evidencia la incapacidad institucional de las autoridades educativas para contener el abandono en las escuelas y Universidades. El rezago educativo a nivel básico es extremadamente desolador, tan sólo en cifras dadas a conocer en 2010, 9.8 millones no terminó la educación primaria; 17.6 millones no concluyó la educación secundaria; y 5.9 millones de mexicanos mayores de 15 años no saben leer ni escribir.

Si realizamos una comparación de recursos monetarios asignados para educación entre México y el resto de los países que integran la OCDE la diferencia de cifras es abismal. Mientras los países del organismo internacional gastan en promedio 7 mil 840 dólares por alumno para educación básica y terciaria, en México el Estado destina 2 mil 260 dólares por estudiante de educación primaria y superior.

Así las cosas, concluimos que México exige políticas educativas eficientes y efectivas que no sólo ofrezcan mayor cobertura a los mexicanos, sino también educación científica y de calidad a lo largo y ancho del país, así como empleos dignos para el desarrollo profesional.

Anuncios

3 Responses to LA EDUCACIÓN EN MÉXICO, ¿GASTO O INVERSIÓN?

  1. Alonso Ortíz says:

    México es uno de los países que mayor presupuesto destina para el rubro de la educación, pero de manera incongruente, los niveles educativos en nuestro país son de los más bajos de la OCDE. La raíz del problema radica en la corrupción y la fuga de recursos. Para los gobiernos panistas con visión empresarial, la educación es un gasto innecesario, pues requieren de mano de obra barata. Eso lo explica todo.

  2. Adriana Bocanegra says:

    México no va a tener un mejor progreso, si no invierten en educación de calidad. Los gobiernos panistas se han destacado por no apoyar el desarrollo de sectores importantes, como lo es la educación, seguridad, salud, empleo…. pero sí gastan en publicidad del gobierno.

  3. La verdad los haga libres says:

    La ignorancia del pueblo es el negocio mas lucrativo de un gobierno corrupto y protector de monopolios como es México. No se diga mas ahi esta la explicación mas sensata al problema de la educación en nuestro país.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: