Sueños rotos, Gobierno insensible, 72 muertos y 3 detenidos…

24 de agosto de 2010, fecha que quedará marcada en la historia de este país, el lugar, San Fernando Tamaulipas, el hecho, un cruel genocidio donde 72 inocentes centroamericanos perdieron la vida, el motivo, un país secuestrado por organizaciones delictivas y un gobierno inepto que no puede controlar ni garantizar la seguridad de su gente.

En concreto, la organización delictiva conocida como los “zetas” son los responsables por esta tragedia, todo México lo sabe y el gobierno también lo sabe, ¿Por qué sigue sin resolverse este cruel hecho? La respuesta es triste y cruel como los hechos mismos, quedó más que comprobado la falta de política pública efectiva para evitar delitos en contra de los migrantes, quedó también al descubierto el negocio que representa para estos salvajes que atentan contra la vida de las personas que intentan cruzar el país, que secuestran a los migrantes para extorsionar a sus familias y que como lo vivimos el desenlace es la tortura y asesinato de sus víctimas sabiendo que el INM (Instituto Nacional de Migración) es un nido de corrupción, convirtiéndose en una sucursal más de los “Zetas”. Todo México expresó y sigue expresando su repudio e intolerancia ante estos hechos y nos queda claro que estamos sometidos por un gobierno que jamás ha demostrado tener ni la mínima intención de esclarecer todo esto.

Leer más de esta entrada

Anuncios

Las patadas de ahogado de la estrategia fallida de Calderón.

El presidente Felipe Calderón convocó a los jóvenes del país a incorporarse a las fuerzas armadas y las policías. Advirtió que esta labor no sólo compete al gobierno sino a la sociedad.

Para convencer a la población, argumentó: “Sólo unidos lograremos que la policía deje de ser y parecer una ocupación desprestigiada y convertirla en lo que debe ser, una profesión honorable que goce del respeto de la gente, un verdadero sacerdocio cívico de quienes están incluso arriesgando su vida al servicio de los demás”.

Sobre este tema comentó lo siguiente el conocido columnista Julio Hernández del periódico La Jornada:

“De los shots de tequila a la policía sacerdotal: San Felipe de Genaro vive en otra realidad y pretende incorporar a todos los mexicanos a esa alta experimentación. Reacciona, como se ve cada vez con más frecuencia, con una encendida pasión inversamente proporcional a lo que sus presuntos gobernados le plantean. Si enarbolan la exigencia de No Más Sangre y si las plazas y las carreteras se pueblan de ciudadanos que desean frenar la locura bélica actual, el adverso comandante se esmera en organizarse desfiles militares y concentraciones de agentes y en decretar días de homenaje a policías” (…)

Leer más de esta entrada

A un año de la masacre de san Fernando Tamaulipas organizaciones civiles exigen clasificarla como genocidio

San Fernando, ubicado en Tamaulipas, a 160 km de la frontera con EU, se convirtió a finales de agosto de 2010 en el símbolo de un pueblo maldito, tras el hallazgo de 72 migrantes de Centroamérica, Ecuador y Brasil masacrados en un rancho.

A un año de la masacre de San Fernando, Tamaulipas aún no sabemos con certeza lo que sucedió en aquella, población olvidada por la justicia, por el Estado y por la sociedad.

Aquel lamentable hecho es muestra de una descomposición social y pérdida absoluta de un sentido humano de justicia y de la vida, fue verdaderamente algo mayúsculo en cualquier sentido que se quiera analizar. Es una masacre comparable a la de cualquier genocidio ocurrido en las  feroces dictaduras africanas, limpiezas étnicas en la Europa del este de los 90´s, la Alemania de Hitler, la URSS de Stalin, o la China de Mao Tse-Tung.

Lo sucedido hace un año en Tamaulipas supera por mucho a cualquier ficción de terror escrita y dirigida por el más sanguinario de los cineastas.

El día de ayer  (23 de agosto)  activistas y sacerdotes del  Tribunal de los Pueblos en Movimiento pidieron clasificar como un “crimen genocida” y “crimen de Estado” la masacre de migrantes ocurrida en 2010 en San Fernando, Tamaulipas.

Leer más de esta entrada