Mujeres migrantes en la clandestinidad: el aborto en Marruecos.

En una investigación llamada Mujeres migrantes en la clandestinidad: el aborto en Marruecos se puede consultar en la página web http://www.womenslinkworldwide.org y refleja la situación de estas mujeres migrantes en las ciudades de Tánger, Casablanca, Oujda, El Aaiún y Dakhla.

La inmensa mayoría tuvo que interrumpir su embarazo al margen de los servicios de salud. En total, Women’s Link Worldwide documentó la situación de 55 víctimas. “De esos casos, en 18 la decisión fue del patrón de la red mafiosa, 12 abortaron por la presión de la organización que les extorsiona y el resto fueron obligadas por los llamados maridos de camino”, señaló la semana pasada la directora ejecutiva de la organización, Viviana Waisman, en la presentación del informe.

“No quiero tener hijos, la mayoría no queremos hijos. Los hombres no quieren usar condones, no puedo tomar pastillas. En las deportaciones además te follan, los militares en la frontera te follan, los hermanos negros te follan y después sabes que tienes un bebé y tú no quieres un bebé”.

Esther, subsahariana que tuvo que abortar de manera clandestina en Marruecos, utiliza el verbo follar cuando se refiere a las numerosas violaciones que sufrió durante su trayecto migratorio en busca de una vida mejor. Esta mujer le contó su historia a las expertas de la ONG Women’ s Link Worldwide, que desde noviembre de 2008 hasta mayo de 2010 documentaron las violaciones que sufren estas mujeres, muchas de ellas, además, víctimas de trata.

La mayoría de estas mujeres subsisten gracias a la mendicidad y la prostitución y en ocasiones tienen que recurrir a ese novio o “marido de camino” (compañero que conocen durante el trayecto migratorio) para lograr, de alguna manera, algún tipo de protección. Aunque este hombre también termine aprovechándose de ellas.

“Mi patrón es mi novio. No quería que tuviese otro novio. Me cuida. Tengo 15 años”, cuenta otra de las subsaharianas. “Hay maridos o novios que no son buenos, te pegan, no tienen dinero y les tienes que mantener mendigando”, se queja otra.

Cuando estas mujeres llegan a Marruecos embarazadas por las múltiples violaciones, la mayoría aborta clandestinamente porque no quiere identificarse, ya que eso supondría la expulsión del país. Muchas de ellas forman parte del 13% de muertes relacionadas con la maternidad que se producen en el mundo y que se deben a causas relacionadas con abortos inseguros.

Más allá de la estadística, son mujeres sin apoyo, a las que nadie respeta.

Difícilmente en otro lugar del mundo podríamos encontrar tal degradación social, pero si en algún lugar lo encontramos seguramente sería en Latino América, específicamente en las rutas migratorias que vienen de Sudamérica, pasando por los estados centroamericanos hasta llegar a México en el contexto de la narcoguerra que ha abaratado el costo de las violaciones a los derechos humanos,  y muy probablemente se llevan a cabo casos tan terribles como los de Marruecos, en cualquier caso  es obligación de cualquier persona que tenga un centímetro de humanidad, el divulgar este tipo de actos de barbarie para que lo más pronto posible sean erradicados y atendidos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: