Los trapos sucios de Roberto Gil

Si creían que el PAN ya lo había dado todo de sí, y que ya no veríamos más escándalos, y mucho menos a estas alturas de la contienda electoral, estaban muy equivocados. Un partido tan sucio siempre da de qué hablar, y la época electoral no es la excepción.

Resulta que diversas personas dedicadas a la construcción, presentaron una denuncia en Chiapas, en contra de los presidentes municipales de Suchiate, Copainalá y Villa Hidalgo, por haber realizado un fraude al no pagar contratos por más de 20 millones de pesos, y además, entregar ese dinero a un familiar cercano del coordinador de campaña de Josefina Vázquez Mota, Roberto Gil Zuarth.

Los empresarios aseguran que tales recursos millonarios fueron entregados a Gil Zuarth de parte de los alcaldes, debido a presiones que éstos recibieron del primo del coordinador de campaña, Sergio Zuarth. ¿A qué se debían tales presiones, y para qué una familia adinerada necesitaría tal cantidad de dinero obtenida mediante la extorsión y la ilegalidad?

La denuncia consiste básicamente en un desvío de recursos y una omisión de responsabilidad por parte del propio Gil Zuarth. En un primer momento, la “Unión Nacional Lombardista”, asociación que defiende a grupos de taxistas piratas y organizaciones vecinales, cabildeaba con los presidentes municipales para ceder ciertas obras a los constructores y así poder cobrarles comisión.

Los empresarios, por su parte, contactaron a Gil Zuarth, quien fuera entonces diputado para exponer su problemática de falta de pago, sin embargo, la respuesta fue nula. Poco después, el abogado de los constructores contactó al coordinador de campaña de Vázquez Mota para informarle que estaba vinculado con el pago de favores, pero éste negó toda relación con los hechos.

Desde entonces, diversos medios han intentado localizar a Gil para otorgarle el derecho de réplica, pero éste ha desaparecido misteriosamente, no sin antes negar rotundamente su participación en el fraude y afirmar que su parentesco no implica de ninguna forma una responsabilidad compartida.

A la fecha no podemos comprobar los hechos, pero no sería nada raro que fueran una realidad. Generalmente los escándalos surgidos en tiempos electorales son verdaderos y salen a la luz justamente para afectar la popularidad e imagen de uno u otro candidato. Además, sabemos que Roberto Gil no es una persona de palabra. Varias veces ya hemos escuchado que se va de la campaña de Josefina, que se queda, que renuncia, etc., de tal forma que no podemos simplemente confiar en sus palabras.

De ser ciertos, éstos hechos terminarán por sepultar la malograda campaña de Josefina Vázquez Mota. De nada vale una candidata sin propuestas ni proyectos, proveniente de un partido en pleno declive, y que además, se nutre de las ideas de gente que extorsiona, roba, realiza fraudes y miente.

En fin, la campaña de la blanquiazul sigue dando de qué hablar y sigue cayendo en picada. Mientras tanto, esperemos a ver cómo se resuelve este caso de corrupción en las más altas esferas del Partido Acción Nacional…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: