El milagro, último recurso de Josefina

Josefina Vázquez Mota, a pesar de saberse derrotada en la contienda electoral, sigue dando de qué hablar. Y no es por sus contundentes argumentos, ni por un proyecto controvertido, sino por lo que siempre hemos visto: una campaña mediocre y una candidata que con cada palabra, se hunde más y más en su propia mentira.

Esta vez, la panista nos vuelve a sorprender con ridículas declaraciones que en lugar de fortalecerla, la afectan al demostrar su poca congruencia e ignorancia, además de su poca objetividad y capacidad para reconocer su situación tan poco favorable.

Durante una gira por Sonora, Josefina aseguró que los milagros sí existen y que el voto de los indecisos, gracias a su exitosísima campaña, le darán la victoria.

No le bastó y recordó a uno de los personajes más polémicos dentro de las filas de Acción Nacional, Manuel Clouthier “Maquío” diciendo que el que fue alguna vez candidato presidencial tiene alma de profeta pues “hubiera adivinad este momento”.

Retomando a Maquío, Chepina argumentó que “los milagros sí existen, Dios siempre pone su parte, ahora sólo falta que salgamos a votar. Eso es lo que haremos este 1 de julio, saldremos a votar, a ganar, por nosotras y por México, por nuestros hijos y nuestros padres, saldremos a ganar”.

En primer lugar, sorprende cómo la candidata sigue utilizando un discurso aparentemente feminista que únicamente se dirige a las mujeres y por ende, no es incluyente ni conciliador ni unificador. Al contrario, suena como un discurso desesperado y totalmente falso, además de muy limitado.

El adoptar un sector social específico para orientar una campaña presidencial hacia él, es el peor error que Vázquez Mota cometió. No se puede convencer a la mayoría de la población de que tu proyecto es el mejor, cuando lo diriges sólo a la mitad de la población, y mucho menos sabiendo que provienes de un partido en declive y con la aceptación popular por los suelos.

No obstante, Chepina continúa en la burbuja que la aísla de la realidad cotidiana, y prefiere seguir engañando y manipulando a quien aún cree en un PAN debilitado, dividido y vacío de sentido y propuestas. Incluso llegó a invitar a las asistentes a conseguir 10 o 20 votos cada una para obtener la victoria.

La gran diferencia fue que ahora no llamó a las señoras a prohibir a sus maridos el “cuchi cuchi” si no votaban, ahora instó a los jóvenes a llevar a sus papás a las urnas, no antes sin prometerles el acceso a computadoras, banda ancha e internet gratuito. Como siempre, las propuestas más elocuentes provienen del blanquiazul.

¡“Agarraron” al hijo del Chapo Guzmán!, bueno, se parece

Como siempre pasa en México, gracias al Gobierno Federal y a su “rápida” actuación, el día de ayer se “capturó” (presuntamente) al hijo de Joaquín “el Chapo” Guzmán, Jesús Alfredo Guzmán Salazar. Con bombo y platillos se hizo del conocimiento de la gente que hasta el día de ayer pertenecía al grupo de los más buscados y ellos, en un gran despliegue de elementos y con una estrategia sumamente efectiva se pudo capturar al hombre antes mencionado.

Con lo que no contaban es que la familia saldría a desmentir y hasta convocaría a una rueda algo que nos parece absurdo pues sólo en México salen los familiares de un narcotraficante de los más buscados a “limpiar” su nombre y decir que el personaje que detuvieron no es parte de los Guzmán Salazar.[1]

Quizá es inadmisible que la familia del Chapo Guzmán salga a desmentir al gobierno pues, con que calidad moral lo harían, pero a la vez se agradece que hayan actuado de tal forma ya que así, no nos siguen “viendo la cara”.

Ahora bien, ¿qué pasa con el gobierno de Felipe Calderón?, ¿tan desesperado está por hacer que la candidata diferente suba en las preferencias electorales que se tiene que apoyar en un circo?

Nuestra hipótesis es la siguiente, como la gente del gobierno vio que no le funcionó la detención del “hijo” del Chapo y que a nadie sorprendió, ni ciudadanos ni medios de comunicación, y que por tal motivo, ni Felipe Calderón ni Josefina Vázquez Mota saldrían beneficiados, saldrán a decir que erraron.

No es de extrañarse, tan sólo hay que recordar a Florence Cassez y el teatro que armó García Luna para los medios de comunicación, por ello, que no nos extrañe que después de que se le hagan las pruebas pertinentes para saber si es o no, estas resulten ser negativas.

Estamos hartos de que el gobierno de Calderón nos quiera seguir mintiendo, por algo, Josefina está pagando los platos rotos que está dejando el presidente del empleo y de las manos limpias (carcajada).