Felipe Calderón no pudo complacer ni a sus amigos los empresarios

Felipe Calderón se jacta de haber manejado la economía correctamente. No es nada nuevo para el mexicano promedio el saber que todo es una mentira con miras a la manipulación y engaño público, pero que hay al menos un sector de la sociedad que siempre se ve beneficiado: el empresariado.

Sin embargo, este gobierno, tan entreguista y servil para con los empresarios, no logró cumplir siquiera las expectativas de éstos, según sus propias palabras. Si en materia de derecho, seguridad pública y educación México no sólo no avanzó sino que retrocedió, la economía, supuestamente el logro más grande de Calderón, no hubo los avances esperados, no se atendió las cuestiones pendientes y los estímulos que acelerarían el andar económico mexicano, no se ven por ningún lado.

Entonces, en cuestión económica, como todo lo demás, México no está mejor que hace 6 años, sino todo lo contrario. A pesar de ello. Felipe Calderón aún asegura que cumplió su objetivo al garantizar mayores niveles de competitividad económica mediante un Estado de derecho y una efectiva seguridad pública, cosa que raya en lo ridículo.

Como ya hemos dicho en Pan y Circco, Calderón prometió al inicio de su sexenio crear un millón de empleos al año, y solamente se crearon al rededor de 500,000, por lo que las metas, son utopías que nunca se cumplieron.

Las promesas de alcanzar una economía productiva y competitiva, así como un mercado interno fuerte e independiente, donde los cambios eran y siguen siendo necesarios en el mercado laboral, sector energético y sobre todo el impulso a medianos y pequeños empresarios, evidentemente se vieron casi en el abandono, y dejando tanto la economía, como la confianza para invertir, por los suelos.

“Es claro que en materia de crecimiento económico y empleo los avances no fueron tan buenos como se pretendía. Si bien en los últimos 10 trimestres del año, el PIB reporta una tasa promedio de crecimiento superior a 4%, el dinamismo de todo el sexenio solo muestra un avance promedio de 2% por año, insuficiente para estimular una mayor contratación de las empresas”, lamenta el CEESP.

Evidentemente, los empresarios son quienes menos deberían quejarse, por tener prácticamente la vida resuelta, sin embargo éstas quejas que le hacen a Calderón los mexicanos en quien más confiaba y hacia quienes iban dirigidos los esfuerzos, son muestra de su pésima administración. El hecho de no complacer siquiera a los empresarios, nos dice que el gobierno calderonista fue en verdad, una catástrofe para nuestro país.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: