EL IMSS Y ¿SU GASTO FINAL?

Durante el siglo XX,  México sufrió grandes cambios;  la primera revolución armada del siglo, caos social, cambios políticos y económicos y, una guerra mundial. Uno de los logros sociales que se dieron durante este periodo turbulento fue la creación del Instituto Mexicano del Seguro Social, este instituto encargado de velar por la seguridad del pueblo mexicano, se considera como la  institución de seguridad social más grande de América Latina. Fue fundado el 19 de enero de 1943,  por decreto presidencial del entonces Presidente de la República el General Manuel Ávila Camacho.

Desde su apertura, ha formado parte importantísima de la vida y salud de nuestro país, siendo el principal proveedor de atención médica del país y siendo vanguardia en Latinoamérica, además de manejar el sistema de pensiones y otorgar prestamos para obtener vivienda a través del INFONAVIT.

Por desgracia, una institución con tanto prestigio e importancia para nosotros, ha sido saqueada y defraudada durante un largo periodo, mismo en el cual el sistema de salud ha ido en declive. En la actualidad el IMSS atraviesa por una situación extremadamente grave, enfrenta un problema financiero por la carga adicional a la nómina de jubilados y pensionados que presenta un aumento del 14 por ciento;  lo que implica un gasto adicional de 37 mil millones de pesos, esto fue en 2010, para 2011 se tiene previsto que se usen 14 mil millones de pesos del fondo de jubilaciones y pensiones, para solventar el retiro de entre 12 mil o 13 mil trabajadores; indicó Valdemar Gutiérrez, dirigente del sindicato del Seguro Social.

Imaginen qué tan grande es el problema, que su deuda está calculada en el 13.3% del PIB. Y contando con el total de sus recursos, sólo le alcanzaría a cubrir el pago de pensionados y jubilados para el próximo año.

Esto sólo en la cuestión de pensiones, otro sector que es sumamente preocupante es el de abastecimiento de medicamentos a los derechohabientes de la institución.

El director de instituto, Daniel Karam; plantea que el gobierno federal aporte 50% del costo estimado para seis padecimientos de alto impacto financiero, como son diabetes, hipertensión arterial, cánceres cérvico-uterino y de mama, así como el síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA), e insuficiencia renal. Esto según él, daría el equilibrio en materia de salud y maternidad que se necesita.

Uno de los grandes problemas que este instituto presenta, es que gasta más de lo que recauda. Sin embargo, las perspectivas a corto plazo no son nada alentadoras, pues se espera un incremento en el número de asegurados y en los salarios, sea menor al crecimiento laboral y gasto en servicios.

Sin duda alguna, durante esta administración el IMSS ha sufrido mucho y peor aún, sus derechohabientes se ven cada vez más afectados por la ineficiencia y los problemas económicos que se presenta dentro del mismo, haciendo que por falta de recursos los ciudadanos muchas veces tengan que hacer gastos por la falta de medicamentos o de instalaciones adecuadas  y sin mencionar los problemas tanto jurídicos como financieros que tiene por el caso de la Guardería “ABC”, (Tema comentado en post anteriores.)

Si el objetivo de este gobierno es desmantelar al IMSS, pues lo está logrando. Las medidas que no ha aplicado para revivir a tan importante institución, está haciendo que la lucha que se dio por conseguir un sistema de seguridad social tan necesario antes y ahora para los mexicanos, se desplome tan fácil como cualquier castillo de cartas.

Transgénicos solapados por un gobierno ignorante; de la riqueza agrícola y cultural de México.

A partir del año 2009 en que se otorgaron dos permisos para la siembra de maíz transgénico en México, la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA), hasta ahora ha recibido 110 solicitudes para este tipo de siembra y 11 más para programas piloto de maíz genéticamente modificado. En un comunicado firmado en conjunto por la SAGARPA y la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT), se anunció la aprobación de los permisos antes mencionados y se concluye en el documento que tales permisos cumplen en regla los lineamientos de la Ley de Bioseguridad.

De acuerdo a lo manifestado en el comunicado por ambas dependencias del Gobierno Federal, los permisos se basaron en opiniones técnicas y científicas de ciudadanos y expertos en el tema, por el contrario, la organización ambientalista Greenpeace se pronunció en contra de esa medida por el riesgo que corren los cultivos y semillas nativas de maíz en nuestro país, ya que el grano posee un alto grado de polinización, dicho de otra manera, la semilla nativa puede ser fácilmente contaminada por organismos genéticamente modificados, como los que actualmente ya se siembran en México.

La SAGARPA y la SEMARNAT apuntaron que la siembra experimental se realizará en terrenos controlados y aislados, sin embargo, como señala la organización internacional Greenpeace, el Estado mexicano no ha establecido mecanismos para la protección de semillas originarias de México, por lo tanto, resulta sumamente irresponsable otorgar permisos de tal naturaleza en un entorno que no cuenta con las capacidades institucionales para proteger el grano mexicano.

Cabe destacar que, en el comunicado firmado en 2009 por ambas dependencias del Gobierno Federal no menciona que empresas resultaron beneficiadas con los permisos ni las entidades federativas destinadas para la siembra experimental transgénica del maíz, únicamente se limitaron a  informar que la siembra estaría bajo vigilancia y “estrictas medidas de bioseguridad”.

Los estados contemplados para siembras experimentales de maíz transgénico son Chihuahua, Sinaloa, Tamaulipas, Sonora y Jalisco; estas entidades son las que hasta el momento se han solicitado para la siembra de organismos genéticamente modificados.

Desde el año 2008 la administración de Felipe Calderón ya meditaba la aprobación de permisos para algunas empresas agrícolas. En el primer trimestre del presente año, el gobierno Federal otorgó un permiso a la trasnacional Monsanto para la siembra de maíz amarillo transgénico en el estado de Tamaulipas. Así pues, a partir del 2009 año en que se concedieron las primeras aprobaciones de siembra se han emitido 67 permisos más.

Con todas estas expediciones de permisos se abre la puerta a la siembra masiva de transgénicos por parte de las trasnacionales poniendo en riesgo la alimentación y el campo mexicano, revelaron en un comunicado más de 300 organizaciones civiles entre las que destaca Greenpeace como parte de la campaña “Sin maíz no hay país”.

El maíz contiene un significado cultural e histórico muy importante para los mexicanos, inclusive los primeros pobladores de Mesoamérica se consideraban “hechos de maíz”. México es el primer productor de maíz blanco a nivel mundial, este grano se emplea para consumo humano sobre todo en la elaboración de las populares tortillas.

LA FIGURA QUE SE NOS FUE, ¡A PONER A DIETA AL ESTADO OBESO!

La obesidad se ha transformado en un problema sumamente preocupante para todos los gobiernos en el mundo. El incremento de peso en la población ha propiciado que los costos y la pérdida de vidas por enfermedades cardiovasculares, se incremente de manera alarmante. Tanto, que se ha transformado en una pandemia muy difícil de controlar.

Gran parte del problema se debe a los cambios en la alimentación y cómo los medios de comunicación, así como las empresas de alimentos procesados, han influido en la forma de vida y de posicionamiento social, o sea, ¡Qué consumes, quién eres!

La OCDE, realizo un estudio en el cual plasma la siguiente información:

La obesidad se está convirtiendo en el enemigo  público número uno en cuestión de salud en la mayoría de los países de la OCDE. Las personas severamente obesas mueren 8 a 10 años antes que las de peso normal, al igual que los fumadores. Cada 15 kilogramos extras aumentan  el riesgo de muerte temprana aproximadamente 30%.

El 25 de enero, el presidente de México, Felipe Calderón, hizo oficial que México ocupa el primer lugar en obesidad infantil y adulta así como el primer lugar en diabetes infantil y anunció un programa nacional para combatirlas. El 30% de la población adulta tiene este problema y el 69,5% sufre sobrepeso.

De hecho, el gobierno aprobó un plan que ya ha entrado en vigor y que en la práctica pone a dieta forzosa a los estudiantes al menos mientras están en la escuela. Mismo que ha sido impulsado por la OMS, en el cual se hace énfasis en promover la  alimentación saludable, actividad física y salud para la prevención de enfermedades crónicas.

Independientemente de los esfuerzos que el gobierno y el sistema de salud hacen, no han fructificado del todo. El Instituto Mexicano del Seguro Social y la Confederación Nacional de Pediatría de México venían advirtiendo desde hace diez años del crecimiento de esta epidemia. El IMSS lanzó una campaña en los medios para la que la gente cuidara su dieta, hiciera ejercicio y acudiera al médico. Pero los malos hábitos de alimentación y la vida sedentaria que se tiene, han evitado que estos programas tengan el éxito esperado.

Desde hace años la llamada comida chatarra fue desplazando a la natural. En la calle, cualquier persona nota el aumento de peso de la población. Para tratar de evitar esto o al menos, reducirlo, las empresas de frituras agregaron una leyenda a los paquetes, recomendando: “Come frutas y verduras” pero la leyenda no estaba del todo completa, le faltó describir cuáles son los riesgos que estos productos le traen a la salud por el número de químicos  que contienen. Pues debería decir: Este producto (comida rápida) puede ser muy nocivo para la salud si lo comes diario y hay que beber agua en lugar de refrescos.

Dentro de las medidas que el gobierno aprobó para combatir este problema,  prohibió la venta de comida chatarra en las escuelas, pura comida saludable se puede vender en las cooperativas o tienditas dentro de los planteles  educativos y esto es una gran medida, debido a que la mayoría de los niños sólo consume este tipo de productos chatarra, pero, parece que sólo fue algo pasajero, al iniciarse la aplicación de la reglamentación, los planteles sólo vendían  cosas aprobadas por la Secretaria de Salud y la Secretaria de Educación Pública, ya pasado el tiempo, se olvidó dicho mandato. No hay necesidad de hacer una investigación para saber si se mantienen las órdenes de la SS, tan solo hay que ver la cantidad de puestos fuera y a veces, dentro de los planteles que venden  comida, chicharrones y demás productos que lejos de nutrir, son focos de infección por las precarias condiciones de higiene en las que son preparadas, y por cierto, hechas con muchas grasas.

Difícilmente veremos este tipo de anuncios en los paquetes de papas, pastelitos o incluso en los refrescos. Esto, debido a la gran presión que seguramente, los grandes consorcios alimenticios le hicieron al gobierno, obligarlos a poner los mismos avisos de los riesgos que se corre al consumir ese producto, al igual que a los empaques de cigarros, perjudicaría de gran manera sus ganancias, lo que afectaría directamente a la economía del país. En resumen, si la presión de estas empresas, provocó que no se mantenga la exigencia en materia de alimentos en las escuelas, nos hace pensar que al gobierno no le interesan los ciudadanos, sino el gran capital que generan al consumir productos dañinos para su  salud.

 


 

Lucrando con las necesidades sanitarias del pueblo mexicano, mediante políticas asistencialistas de pésima calidad

El seguro popular, se creó durante el gobierno de Vicente Fox Quesada y se intentó reforzar con el actual Presidente de la República, Felipe Calderón. Dicho programa social surgió con la idea de ofrecer servicios médicos de calidad a ciudadanos que no estuvieran integrados al Sistema Nacional de Salud y pensado, también para personas de escasos recursos.

Sin embargo, el seguro popular ha sido utilizado con fines electorales en algunas entidades de la república, sobre todo durante la administración de Felipe Calderón, y particularmente a partir de las elecciones que tuvieron lugar en el año 2009; a la fecha continua esta tendencia. Los candidatos postulados por el Partido Acción Nacional (PAN) al interior de la república, emplean programas como el Seguro Popular y Estancias Infantiles para efectuar proselitismo político a favor de los candidatos blanquiazules.

Durante las elecciones de 2009 el PAN violó las leyes electorales al transmitir spots publicitarios que contenían los tan cantados logros de Acción Nacional como por ejemplo, las estancias infantiles. Además, en los comicios del 2010 en diversas entidades federativas, los titulares del Seguro Popular se negaron a interrumpir la propaganda y afiliaciones del cacareado programa panista.

En el fondo, detrás de las declaraciones de los gobiernos panistas, el Seguro Popular es un fracaso total. Al finalizar el análisis realizado por la Auditoría Superior de la Federación (ASF) sobre el Seguro Popular, el máximo órgano fiscalizador emitió una recomendación al Poder Ejecutivo Federal para que elaborara un estudio que contemplará medios alternos de financiamiento y demás.

En enero de 2011, Felipe Calderón, anunció la extensión de la atención de padecimientos y servicios médicos al interior del Seguro Popular, destacando servicios como infartos, trasplante de médula ósea, entre otras atenciones.

En estados y comunidades con altos niveles de marginación, como Guerrero, Chiapas, Puebla y varias zonas y regiones del sureste mexicano, se condiciona la atención médica a cambio de favorecer con el voto a los candidatos postulados por los albiazules. El PAN conoce las necesidades y carencias del pueblo mexicano, y lucra política y electoralmente con ellas, sobre todo en zonas habitadas por grupos indígenas.

A pesar de ser un programa condenado al fracaso, el Seguro Popular, es moneda de cambio en coyunturas electorales. Numerosos especialistas en Medicina y Derecho, han coincidido por separado en las claras e irrefutables deficiencias del programa. Las partidas presupuestales otorgadas por el Gobierno Federal al Seguro Popular no son suficientes para satisfacer el nivel que demanda la población en servicios médicos. Ya no hablemos de los trámites engorrosos y burocráticos que se tienen que realizar para recibir atención médica.

El gobierno federal no ha tenido la capacidad para garantizar el consagrado derecho constitucional a la salud de los mexicanos, antes bien, condiciona el voto ciudadano a cambio de programas de salud asistencialistas y de pésima calidad, que no cuentan con la infraestructura, recursos y cobertura necesaria a los padecimientos y enfermedades crónico-degenerativas que vulneran la calidad de vida de las familias mexicanas.

http://www.jornada.unam.mx/2005/03/09/047n1soc.php

¡Gracias señor Presidente por desmantelar el Sector Salud!

Recientemente, durante la inauguración del Hospital General de Acámbaro, Guanajuato,  el Presidente Felipe Calderón aseguró que el sistema de Salud  no sólo es  sólido y cuenta con  la infraestructura y el equipo de más alta calidad, sino también está al alcance de los más pobres pese a la incredulidad y la descalificación de algunos. Calderón, haciendo alarde de la creación del Seguro Popular como el mayor esfuerzo de  inversión en salud, afirmó que en el pasado las personas de escasos recursos no tenían acceso a los servicios de salud y que hoy en día son 100 millones de mexicanos los que pueden acceder a el “nosotros, en cuatro años, hemos hecho más de mil hospitales o clínicas y hemos reconstruido más de dos mil más. Es el mayor esfuerzo en infraestructura hospitalaria”.

http://www.eluniversal.com.mx/notas/775542.html

Por su parte el Secretario de Salud declaró que las limitaciones presupuestales que el Gobierno Federal aplica a las campañas de información y promoción de la salud  se ven sumamente rebasadas por la exagerada inversión en publicidad que  la industria de alimentos procesados distribuye  en los medios de comunicación, asimismo, afirmó que  aunque ha habido un importante avance en Salud  el gran reto sigue siendo la cultura de una vida saludable y la prevención, pero a fin de cuentas se optó  por modificar una envoltura en lugar de aplicar sanciones a las empresas involucradas.

http://www.jornada.unam.mx/2011/07/02/sociedad/034n1soc

Vamos por partes. No hace más de un año la misma autoridad  federal confirmó que en México el 40.7% de la población  no tenía acceso a ninguna institución pública  o privada, a su vez el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) dio a conocer que de los 47.2 millones de mexicanos que se encontraban en condiciones de pobreza multidimensional, 25.4 millones presentaron carencia de acceso a los servicios de salud. Entonces ¿cuál es la realidad del número de beneficiarios a los diversos sistemas de Salud?

La cosa no para ahí, ¿realmente la presunción de la inversión  de toda la infraestructura hospitalaria  y de equipamiento esta a la altura y ha cumplido con  las necesidades de la población?

http://www.eluniversal.com.mx/notas/671104.html

De todos es sabido el gran declive que ha sufrido el IMSS en los últimos años, intencionalmente o no, el saqueo de esta institución de salud es más que evidente; no hay equipo para  el cuidado y seguimiento de enfermedades crónicas, el surtido de medicamentos es escaso  en el mejor de los casos, o simplemente nunca está disponible, además la atención por parte de los recursos humanos que forman parte del Instituto Mexicano del Seguro Social a los derechohabientes no es propiamente el más agradable, sin mencionar, por supuesto, el descuido de los inmuebles y la salubridad en algunos casos. Son más de 15 millones de personas afiliadas al Instituto que sufren una deducción importante  de su sueldo para cubrir las prestaciones que el Sistema de Salud brinda, sin embargo, para Daniel Karam, director del Instituto, este sistema será sostenible hasta el 2016 si no se lleva  a cabo un “respiro financiero”, pidió que se le diera la facultad al Consejo Técnico del IMSS para renivelar cuotas y se tenga ingresos adicionales en el seguro para la familia. Pero los platos rotos no lo pagarán los altos sueldos que cuentan estos servidores públicos, el respiro deviene del ahorro de la compra de medicinas y de aplazar la disposición de dinero de los seguros. Ellos dicen que no son cuestiones de privatización, que la solución no va por ahí, que antes bien, es fortalecer esta Institución Centenaria.

http://impreso.milenio.com/node/8985080

La situación del ISSTE también es de apuntarse; el déficit de empleados en  la institución es considerable incluyendo el equipamiento. El desvío de recursos  y el encubrimiento por parte de Elba Esther Gordillo a su pupilo Miguel Ángel Yunes se perfila como un suceso más de omisión del Gobierno Federal por  resolver la problemática en materia de Salud que además de sufrir una crisis estructural, padece de la impunidad de las autoridades.  ¿Y qué podemos esperar? En últimos días se ha hecho público el romance entre Elba Esther y Felipe Calderón en cuanto a la concesión de puestos estratégicos de muy alta responsabilidad a cambio del voto sindical en 2006.

http://impreso.milenio.com/node/8984879