Vázquez Mota y Lujambio, inmortalizados en retratos y por su incompetencia

El pasado lunes, durante una ceremonia encabezada por el presidente del empleo, Felipe Calderón, se develaron un par de retratos en honor a Josefina Vázquez Mota y a Alonso Lujambio (QEPD) en la Secretaría de Educación Pública.

Con bombo y platillo, como sólo él  sabe, Calderón mostró los retratos en el Salón Nishizawa de la SEP. Asimismo, “los nombró “sucesores de José Vasconcelos” y elogió su trabajo a favor de la calidad educativa.”[1]

Un retrato no es absurdo como tal, la cuestión aquí es que cuando se lleva a cabo una acción como ésta es porque pretendes enaltecer a una persona por sus grandes logros, que ha logrado desempeñarse con talento, éxito y humanismo, que ha dejado un legado de contribución al país significativo a determinada causa; sin embargo, ¿qué aportaron Vázquez Mota y Lujambio?

Cuando Calderón Hinojosa accedió al poder, asignó a Josefina y posteriormente, en 2011, a Alonso Lujambio, para “corregir un sistema de educación pública en ruinas, donde los maestros compran y venden su empleo y la mitad de los niños abandona los estudios después de la secundaria.”[2] No lo consiguieron, por el contrario, ella puso la primera palada de tierra para comenzar a cavar la tumba del sistema educativo y Lujambio terminó colocando el epitafio.

A pesar de los gastos excesivos que se hicieron durante la gestión de Vázquez Mota, el nivel educativo de “México ocupó el lugar 48 (420 puntos en promedio) de aproximadamente 65 naciones, 33 de la OCDE, en las áreas de lectura, matemáticas y ciencias, con una escala que va de los 262 a los 698 puntos.”[3] Es decir, durante la administración de la ex candidata en lugar de mejorar, empeoró la calidad de la educación.

Cabe hacer un énfasis en los constantes despilfarros que se dieron, como lo fue el programa Enciclomedia que, a pesar de haber cancelado el contrato por la poca eficiencia del sistema, se continuaba pagando los contratos a los empresarios.

Además, en éste sexenio recobró su fuerza “la Maestra”, Elba  Esther Gordillo ya que, a pesar de los esfuerzos por señalar que las plazas ya no tenían un costo, esto sigue sucediendo, pues ambas mujeres tenían una relación entrañable y amistosa, pero cuando comenzó la campaña presidencial de Josefina Vázquez Mota, tuvo que ocultarla, ocasionando graves costos, ¿se acuerdan del “Adiós, Chepina, te vamos a extrañar?.

Con Alonso Lujambio la situación en México no fue mejor. El tema de la educación en México quedó de lado y parece ser que lo más comentado durante su gestión fueron las múltiples irregularidades con la famosa Estela de Luz; su administración pasó inadvertida para los mexicanos.

En vida, “el funcionario federal dijo que en los últimos 10 años en México se han creado mil 684 nuevas preparatorias y 173 universidades, sin embargo, para llegar a la cobertura total falta mucho trabajo”; [4] no obstante, no se trata solamente de construir más aulas, más edificios, más escuelas, sino de modificar la estructura educacional, los métodos de enseñanza y que quienes llevan a cabo el oficio de profesor, sean y estén capacitados para realizar el trabajo que todos pagamos para que realicen.

El colocar un par de retratos en la SEP de dos Secretarios porque tuvieron un “excelente desempeño” en su materia, nos da una muestra de lo que ha sido el sexenio de Felipe Calderón: una farsa.

Aún queda mucho camino por recorrer en el ámbito educativo, se deben hacer reformas sustanciales y de raíz, situación que el gobierno en turno dejo a un lado para intentar legitimarse, enfocando sus fuerzas en una lucha equivocada porque la guerra no es contra el narcotráfico o el crimen organizado sino con todos nosotros; nuestras mejor arma no es la bélica, es la educación.


[2] Texto obtenido del portal del Economista http://eleconomista.com.mx/sociedad/2012/06/10/fracaso-educativo-problema-pan visitado el 18 de Octubre de 2012.

 

[3] Texto obtenido del portal de Universia http://noticias.universia.net.mx/en-portada/noticia/2010/12/07/758431/mexico-ultimo-lugar-educacion-ocde.html visitado el 18 de Octubre de 2012.

[4] Texto obtenido del portal de Milenio http://www.milenio.com/cdb/doc/noticias2011/434f5cc48739b1e6f2b64e6cf2425834 visitado el 18 de Octubre de 2012.

La muerte de Alonso Lujambio no nos hace cambiar de opinión

La madrugada del día de hoy, el que fuera Secretario de Educación, Alonso Lujambio. El que hasta la madrugada fuera Senador por el PAN perdió, a la edad de 50 años, víctima de un cácer de médula.

La cuestión es la siguiente, lejos de reírnos por su condición, mofarnos porque era panistay por eso “ya pagó” lo mal que actúo, o que la vida se lo cobró; nosotros queremos recordarlo como lo que fue, sirviendo para los mexicanos… una persona que como político tuvo demasiadas deficiencias y fue pésimo Secretario de Estado.

“Fue consejero electoral del Instituto Federal Electoral entre 1996 y 2003, comisionado presidente del Instituto Federal de Acceso a la Información Pública de julio de 2006 a abril de 2009 y desde el 6 de abril de 2009 hasta el 16 de marzo de 2012 fue Secretario de Educación Pública en México”[1] en dónde desempeñó un papel muy pobre; de hecho, argumentó que las telenovelas podrían ser excelentes medios para  educar a los mexicanos.

Como dijimos, nuestra intención no es ofender susceptibilidades pero, él indicaba que las telenovelas educaban, apoyo la construcción de la Estela de Luz y las relaciones entre Elba Esther Gordillo, el SNTE y la SEP; además, también existen contratos millonarios de la Secretaria de Educación por concepto de viajes.

Es decir, no porque haya muerto debemos dejar de recordar su mal desempeño en la política mexicana, si bien fue un hombre que luchó hasta el último día por mantenerse de pie, también es un hecho que como funcionario dejó mucho que desear. Aunado a ello, nos dio un claro ejemplo de lo que es la política en México; mientras él se trataba en Estados Unidos miles de personas acá en nuestro país espera hasta meses para poder ser revisados por un médico y comenzar con el proceso para combatir al cáncer.

Una lástima que haya perdido la vida, para sus familiares y amigos y para algunos más; expresamos nuestras condolencias pero reiteramos que no porque haya muerto daremos nuestro brazo a torcer y dejar de criticar lo que hicimos en vida, su mal desempeño, corrupción y sus mentiras.

Alonso Lujambio y el PAN: Incapacidad e irresponsabilidad

Hace unas semanas, después de librar una dura batalla contra el cáncer, regresó Alonso Lujambio a la vida política del país para reincorporarse como senador plurinominal por el PAN. Sin embargo, muchas fueron las críticas que le llovieron al ex secretario e Educación Pública, por la única razón de que su salud se encuentra visiblemente deteriorada y por tanto, se pone en duda su capacidad para ocupar un puesto de tal importancia.

Como todo buen panista, no sorprende que Lujambio maneje un discurso doblemoralista. En primer lugar, apenas salió a la luz pública y declaró que estuvo en los E.U., y que la pasó de lujo con su familia. Lo que no aclaró fue que éste viaje estuvo financiado por el erario público, que inclusive su traslado se realizó en aviones oficiales, y que -peor aún-, se le dieron todas las facilidades para obtener un servicio médico de calidad en el extranjero (ya que en México no se hizo nada por mejorar el sistema de salud pública), haciendo una clarísima distinción entre Lujambio y los millones de mexicanos que por una u otra razón no son oficialmente merecedores del mejor trato del mundo.

¿Cuál es la explicación de Calderón al respecto? ¿Cuáles sus argumentos? ¿Porqué debe darse preferencia a unos mexicanos por sobre otros muchos más? ¿Y porqué debe pagarse con recursos públicos los servicios de salud para alguien que seguramente tiene los recursos suficientes para tratarse? Evidentemente, la respuesta no existe.

En su regreso, vimos a un Lujambio derrotado, en silla de ruedas y con un parche en el ojo, y evidentemente resulta difícil creer que tenga la capacidad de desempeñar su papel como senador en plenitud. Ni siquiera él mismo parece tener interés en el hecho de que el desempeño en un cargo público va a deteriorar más y más su salud, y por tanto, en un momento dado tendrá que abandonarlo. ¿Para qué tener un senador que no puede comprometerse al 100% ni es seguro que termine satisfactoriamente su labor?

Creemos que la sociedad mexicana merece a tener al menos gobernantes que se comprometan con su trabajo, y que puedan desempeñarlo. El PAN, al contrario, piensa que la política se trata de obtener el poder y hasta ahí. El hecho de que Lujambio sea muy panista y muy amigo de los panistas, no implica que deba regresar a la política “por compasión o lástima”, ni porque haya desempeñado satisfactoriamente su trabajo en otro momento. Está claro que tener un senador incapacitado, pone en riesgo al país y su estabilidad…

Ahora bien, el senador Lujambio no ha dejado de percibir ingresos desde que dejó de ser titular de la SEP. Como ya vimos, hemos estado pagando su atención médica y todavía sigue percibiendo ingresos, y lo seguirá haciendo a pesar de que es muy seguro que no logre terminar su periodo.

En este sentido, todo México parece estar de acuerdo en que Lujambio debe estar reposando en su casa, en lugar de ejercer un puesto público de tal dificultad como lo es una senaduría. El problema principal, creemos, es más bien el hecho de que en México ésto sea legal y perfectamente posible, a pesar de la irracionalidad evidente. Es muy claro que alguien enfermo de muerte no es capaz, ni apto para desempeñar un papel de vital importancia en un gobierno como el nuestro.

Sin embargo, como siempre, el gobierno mexicano, y sobre todo el PAN, prefiere anteponer intereses personales a los intereses de la nación, y la ambición de poder vuelve a dominar las acciones políticas, de lo que se deduce que el PAN es antes que nada irresponsable con el pueblo y los electores. Sin embargo, hasta que nadie diga nada concreto contra esto, las cosas seguirán igual…

Con resultados en seguridad, Mexico (NO) avanza.

¡Y la Estela brilla con corrupción propia!


Como era de esperarse, ayer se presentó el estudio que el Colegio de Ingenieros Civiles realizó a La Estela de Luz para determinar y señalar las anomalías que se hallan en  “el monumento a la corrupción” Y vaya que si salieron anomalías y se denotó lo que ya todos sabíamos. Que el principal material para su construcción fue la corrupción que el Gobierno Federal permitió.

El Colegio de Ingenieros entregó a la Comisión de la Función Pública de la Cámara de Diputados el peritaje de la Estela de Luz, esa misma que sin vergüenza alguna, fue inaugurada el sábado pasado por Felipe Calderón. Claro, era el único que no tiene escrúpulos como para realizar un acto que lejos de ser conmemorativo, es un acto que demuestra el cinismo y la arrogancia de un gobierno  prepotente y que viola la autoridad que se supone debe proteger y hacer valer. Leer más de esta entrada

La estela de corrupción.


A 15 meses de retraso, la llamada Estela de luz aún no encuentra la luz de su término;  la Secretaria de Educación Pública al mando de Alonso Lujambio, no reconoce que el llamado símbolo del Bicentenario es ahora el gran resultado del despilfarro y mal uso de recursos.

Son 9 irregularidades las que dejan ver la corrupción dentro de las filas del Gobierno Federal  y el gabinete presidencial, pues Alonso Lujambio se aferra a la versión oficial en la que se dice, hubo un mal cálculo en el presupuesto de gastos.

Para solapar la gran obra, cuentan que la inauguración estará comandada por Felipe Calderón Hinojosa.

Leer más de esta entrada