La Guerrera, La Barbie, La Joya y La Loba

Sus puños son la mejor prueba de su valentía; y de calidad, ni hablar, son cuatro campeonas mundiales que han puesto al boxeo femenil mexicano en lo más alto del firmamento, sus nombres: Ana María “La Guerrera” Torres, Mariana “La Barbie” Juárez, Esmeralda “La Joya” Moreno y Zulina “La Loba” Muñoz. En pocas palabras estas guerreras mexicanas son bellas y peligrosas.

Detrás de cada una de ellas existe una historia no contada de los motivos por los cuales decidieron dedicarse al boxeo, deporte que ahora les permite vivir de manera desahogada, aunque admiten que sigue existiendo la discriminación, porque aún no ganan lo mismo que los hombres. Claro, ahora que el pugilismo se ha vestido de rosa y las mujeres ya encabezan funciones atractivas que pasan por televisión abierta sus ingresos económicos han aumentado, pero no lo suficiente.

La Guerrera.

La historia de Ana María “La Guerrera” Torres, campeona mundial de diamante, comenzó hace 13 años. Su mamá, Angélica Ramírez, fue quien la llevó a un gimnasio en su natal Neza.

“Comencé por ella, me llevó al gimnasio y a mí me gustó. Un año después debuté como profesional y desde un principio me propuse ser la mejor del mundo en mi división creo que 12 años después lo he logrado”, aseguró la campeona nacional, campeona de la NABF, monarca mundial y de diamante.

Leer más de esta entrada

Anuncios