¿Ónde anda Josefina?

Durante la campaña de la “candidata diferente”, Josefina Vázquez Mota, nos bombardearon con sus spots (justo como lo está haciendo Felipe Calderón en estos momentos) sobre la importancia de darle a México un mejor futuro, claro, al lado de ella.

Además, durante los debates, Chepina nos dijo que ella estaba dispuesta a defender al país del regreso del partido que duró 70 años en el poder, el Revolucionario Institucional; al cual, lo atacó de manera frontal durante todo el tiempo de campañas. Argumentaba que éste partido no podía regresar al poder y que ella lo impediría.

Sin embargo, y tragándose sus palabras, el día de la elección, salió a reconocer que había perdido, con el 1% de las casillas contabilizadas, es decir, miles de personas que fueron sus representantes de casillas y seguidores, que aún seguían contabilizando votos, vieron perdidas sus esperanzas en ella al momento de que salió a comentar lo mencionado.

Después de esto, todos conocemos la historia. Los partidos integrantes de la Coalición de Izquierda se batían en un duelo legal con los virtualmente ganadores. Mientras eso pasaba, Josefina se daba unas “merecidas” vacaciones a Europa. Lo que nos hace dudar es, si su mismo partido acusó al “vencedor” de la contienda y ella había argumentado que defendería con capa y espada el voto de los mexicanos, ¿no se supone que ella tendría que haber estado luchando por ellos en lugar de darse vida de magnate?

Es claro que no lo hizo y es claro que los panistas que confiaron en ella quedaron defraudados por la señora en cuestión; desafortunadamente, Chepina volvió pero no para apoyar la batalla legal, si no para decir que hay que fortalecer la vida institucional.

No obstante, la respuesta la sabemos, no se puede esperar nada bueno de quienes apoyaron las masacres que suman ya más de 90 mil muertes en el mandato de Calderón; ahora sabemos de lo que son capaces los azules: intolerancia, autoritarismo, corrupción, mentiras, hipocresías, abusos, homicidios, deshonestidad y sobretodo una doble moral.

¿Qué se ha de sentir que te engañe Josefina?, no lo sabemos, habría que preguntarles a los panistas que confiaron en ella y que despreció su voto como ahora nosotros la despreciamos.

A Josefina Vázquez Mota le llueve sobre mojado

El día de ayer, la candidata “diferente”, asistió a un evento en Campeche en donde no la pasó muy bien pues le llovió fortísimo.

Pareciera que la madre tierra se indignó también por su mal trabajo al frente de la SEP y al ser el día del maestro, protestó por la mala educación que tenemos en México, la cual, Josefina Vázquez Mota nunca hizo algo por mejorarla.

Sin embargo, esto no es de extrañarse. Toda la campaña de “Chepina” ha sido así, desde su toma de protesta en el semivacío estadio Azul; pasando por el ITAM cuando “bromeó” sobre su imperfección y por eso se fue a estudiar Economía a la Ibero y; su propuesta de fortalecer el lavado de dinero (qué fue un “error” pero en realidad parece que habló el inconsciente).

Cómo olvidar que también a Josefina le ha llovido demasiado por incluir en su equipo de campaña a uno de los enemigos públicos de México por su responsabilidad en el caso de la Guardería ABC, Juan Francisco Molinar Horcasitas, aunque ella lo niega, como también negó al maestro de la guerra sucia, Antonio Solám quien hasta le revisa sus discursos.

Tampoco podemos olvidar su participación en el tan polémico debate, en dónde el IFE, coludido con el PAN, desviaron la atención con la ya famosa edecán, para que la nerviosa Josefina no fuera evidenciada como una candidata que no se preparó para el debate. Se le veía tensa, con la mano temblando y evadiendo los cuestionamientos de los demás aspirantes.

Aunado a ello, el día de ayer se rumoró que el coordinador de su campaña, Roberto Gil Zuarth, había renunciado a su cargo, y no es para menos, ya que en parte, él ha sido responsable del gran fracaso de Josefina y claro, la ineptitud de la candidata.

Sin embargo, todo fue mentira, pero tal cuestión sirvió para que una ola de críticas hacia ella surgiera tanto en twitter como en Facebook. Y es que en las redes sociales no avanza, como su campaña no lo ha hecho, o  bueno sí, con ayuda de bots porque hay que recordar que en su cuenta de twitter subió 87 mil seguidores de un día a otro.[1]

A todo lo que hemos hablado, hay que sumarle la tierra que le echaron en el día del maestro por la mala administración que llevó en la SEP, su despilfarro con el caso de Enciclomedia, en el cual se pagó a contratistas que ya habían cancelado y obvio, su falta de compromiso con la educación al momento de ser la titular. Nunca propuso algo significativo, ¿por qué lo haría como presidente?

No es raro que ayer le haya llovido a la candidata del PAN en Campeche, total, como dicen por ahí, le llueve sobre mojado.

 

 

Una candidata de tercera merece una posición de tercera

En los últimos días se han dado a conocer diversas encuestas en las que se sitúa a Josefina Vázquez Mota en el tercer lugar de las preferencias electorales, descendiendo del segundo en el que se mantuvo durante un periodo de tiempo considerable.

A pesar de los esfuerzos del “presidente de las manos limpias” para hacer que la candidata “diferente” repuntara, no se pudo. Las encuestas hechizas de Felipe Calderón, el envío ilegal de cartas a los contribuyentes del SAT, el pronunciamiento de sus logros en plena veda electoral, los spots del gobierno federal, entre otras artimañas, no fueron elementos suficientes para que “Chepina” se mantuviera en el segundo lugar de las encuestas, mucho menos, para que aspirara al primero.

Aunado a esto, Vázquez Mota ha referido que en las redes sociales hay una guerra sucia en su contra y que por eso ha caído en los estudios de opinión; qué raro suena eso viniendo de una persona que tiene en sus filas al padre de la misma, Antonio Solá, el principal promotor del miedo y creador del “peligro para México”, que terminó favoreciendo la campaña del ahora “mandatario” en 2006.

Sin embargo, el que Josefina no haya podido mantenerse en la posición que tenía ni con las mañas de Calderón y las de su equipo de campaña no es de extrañarse, ya que sólo es consecuencia de diversos factores dignos de una persona que en su vida ha logrado algo por sí misma.

La candidata del PAN pretende hacernos creer en sus spots que a ella “nadie le regaló nada”; pero en la praxis ha sido todo lo contrario porque nunca ha ocupado un puesto en el que haya tenido que competir por él, por ejemplo, en las dos ocasiones que ha sido diputada federal llegó por la vía plurinominal, lo que indica que sólo espero su lugar para ser ascendida; lo mismo pasó con las Secretarías de las que fue titular, ya que llegó ahí por las estrechas relaciones que poseía en este entonces con el ahora ex presidente Vicente Fox y el actual “jefe del Ejecutivo”, Felipe Calderón.

No obstante, su desplome en los sondeos no lo debe atribuir a las redes sociales sino a sus propios actos, es decir, en dado caso de que hubiera una estrategia en contra de ella, la principal promotora y artífice sería la misma Josefina Vázquez Mota. Sus constantes equivocaciones la han mostrado como una política sin experiencia y sin capacidades para gobernar a un país que necesita de alguien que pueda con el paquete.

Las redes sociales no son las responsables de los actos de la candidata panista, la gente no erró en la logística del evento de Josefina en el estadio azul, ni en el evento que canceló en el WTC en dónde no se atrevió a escuchar a los trabajadores de Mexicana. La gente tampoco propuso que se iba a “fortalecer el lavado de dinero” como lo hizo ella y tampoco realizó spots con cifras falsas, mucho menos involucró a un asesino como lo es Juan Francisco Molinar Horcasitas o a un patán como Ernesto Cordero en su equipo de campaña.

Si hay alguien al que Josefina Vázquez Mota debe responsabilizar del fracaso que está teniendo su campaña presidencial y de que se esté convirtiendo en una candidata de tercera, no debe ser a la gente, ni a las redes sociales o a los periodistas. La responsabilidad recae sobre ella misma por sus constantes yerros, los cuales pertenecen a alguien que no es competente para tener un cargo público, como lo demostró cuando fue diputada federal y secretaria de Estado.

Lo bueno para Vázquez Mota es que todos sus errores acabaran el primero de julio, y que mejor, porque si le damos más tiempo dejaría de ser una candidata de tercera, para convertirse en una de cuarta.

 

¿Sueños guajiros o promesas vacías?

Ayer domingo, mientras descasaba de un fin de semana ajetreado, miraba la televisión y entre programa y programa apareció uno de los millones de spots que el IFE, amablemente ha permitido  difundir en medios masivos, nada especial hasta el inicio del mismo, sólo que era uno de la Precandidata del PAN a la Presidencia, Josefina Vázquez Mota. Lo interesante fue lo que aparece en dicho anuncio propagandístico.

Una vez iniciado el spot, aparece “Chepina” diciendo que el PAN es lo mejor para seguir en el gobierno y lo bueno que ha sido su labor. Lo mejor del caso fue el momento en donde dice que promoverá “la cadena perpetua para políticos que sean cómplices de delincuentes” ¡Esto sí es nota de ocho columnas!

Se imaginan, que los políticos corruptos sean condenados a cadena perpetua, creo que es el sueño dorado de todos los ciudadanos. Pero más que una posible realidad, me suena a declaración electorera, lo mismo que ofrecer tortas,  jugos y playeritas mal hechas. O ¿será que nos quiere vender espejitos? Leer más de esta entrada