¿Y los derechos humanos apá?

A propósito de la agresión que el Estado Mayor Presidencial realizó contra un joven que se expresaba contra Felipe Calderón y su sexenio de injusticias, creemos que es menester hablar de la labor de este gobierno en cuanto a respeto y garantía de los derechos humanos, y los avances que ha habido en ello.

El hecho de evaluar a Calderón en este rubro nos remite de inmediato a lo evidente, es decir, a la guerra contra el narcotráfico.Hay opiniones encontradas sobre si esta guerra es una necesidad, o más bien una necedad del gobierno federal para justificarse. De cualquier forma, la estrategia calderonista dejó como mínimo 70,000 muertos y además, una innumerable cantidad de violaciones a los derechos humanos.

Las cifras oficiales de organismos internacionales como “Amnistía Internacional” detallan que además de la brutal violación de derechos humanos que se da en el marco de la estrategia de seguridad, hay otra parte muy importante y muy poco atendida en los últimos años, como es la violación de derechos de mujeres, indígenas, migrantes y demás minorías no privilegiadas. Además, las miles y miles de vejaciones a que son expuestos, por ejemplo, la mujer en su derecho reproductivo, los reos en las cárceles, así como los frenos a la libertad de expresión y libertad económica, son prueba inequívoca de ello.

No sorprende que el diagnóstico sea negativo y desesperanzador en su totalidad . A pesar de que han habido intenciones claras de mejorar las cosas, como se hizo en 2008 con la reforma en la que se establecía la garantía de los derechos humanos en todas las cárceles del país, los resultados no son palpables. Qué decir en cuestión de respeto a la mujer, al indígena y al migrante…

Pero ¿cuál es el motivo del fracaso de todas estas políticas? Sin duda, la mala planeación que realizó el gobierno de Calderón al respecto es uno de los puntos fundamentales de su fracaso. Si a esto le aunamos la propia cultura del mexicano que no le permite salir de las prácticas corruptas, entendemos el porqué del vacío que existe en esta materia.

Está claro que el problema del narco es esencialmente social y no sólo jurídico, como la Presidencia lo manejó, y ya lo hemos dicho. Si en vez de implementar únicamente políticas de seguridad y militarización del país, hubiesen habido también políticas de concientización, los resultados hubieran sido muy diferentes. En este sentido, la participación de la sociedad civil es fundamental pues es de ella de donde emanan las verdaderas transformaciones. Es decir, si los derechos humanos se respetaran desde casa, sería mucho más sencillo para un gobierno asegurar su cumplimiento institucional, pues la mayoría de sus elementos seguirían sus propios principios, en lugar de seguir simples órdenes.

¿Cómo calificar entonces a Felipe Calderón en materia de derechos humanos? La respuesta es obvia y clara: muy negativamente. Hay miles de muertos resultado de una mala planeación estratégica, decenas de periodistas han sido asesinados o amenazados, y mientras tanto, el gobierno insiste en ocultar la realidad. En el marco cultural, tampoco hubo grandes avances, si pensamos en que se implementaron muy pocas (o ninguna) medidas de concientización y prevención entre la sociedad civil. Asimismo, la organización y movilización de la sociedad misma, es casi inexistente.

Anuncios

El PAN es “liberal” cuando le conviene

Durante la campaña para elegir al Presidente del próximo sexenio, a la candidata del PAN, Josefina Vázquez Mota se le cuestionó varias veces por ideas y propuestas con las que su partido nunca converge.

Por ejemplo, su partido ha criminalizado en lo que va de su existencia el aborto y el matrimonio entre homosexuales; sin embargo, cuando ella se postuló para ostentar la titularidad del Ejecutivo, argumentó varias veces que; 1. No se criminalizaría a una mujer por abortar; 2. Abrir las posibilidades a legalizar la marihuana, 3. Plena libertad sexual de las mujeres y; 4. Respeto al matrimonio entre personas del mismo sexo.

Ha pasado la temporada electoral, y todo lo que ha dicho Josefina se desvaneció pues, su partido, en Puebla, “presentó al Congreso local una iniciativa de Ley para la Protección de los Derechos de la Familia que concibe a ese núcleo parental con una visión tradicionalista y religiosa, opuesta al concepto y a los derechos que defienden la Constitución federal y la Carta Magna del estado”, discerniendo así, de lo que la candidata había proclamado.

Es decir, el Partido Acción Nacional aspira a trasgredir el Estado Laico ya que, se han citado las palabras, “religiosos” y “espirituales” y asimismo, se excluye a El PAN a las familias formadas por personas del mismo sexo y las sociedades de convivencia, al señalar que estos grupos aún no son reconocidos por el marco normativo del estado.

Entonces, si Josefina hubiera llegado a la Presidencia, ¿nos hubiéramos dado cuenta que sólo nos estaba mintiendo?, la respuesta es: sí. Nos miente al mencionar sus posturas liberales ya que, si es cobijada por un partido conservador es demasiado difícil que ella no comparta las mismas ideas. Nos mintió sobre sus posturas y pretensiones de apoyar a la mujer pues cuando fue diputada federal tampoco hizo mucho por ellas, entonces, ¿en qué quedamos PAN?

Con este tipo de acciones se refuerza la idea de que en verdad existe el grupo ultraderechista “El yunque”, además de que nos damos cuenta que el partido actualmente en el poder sigue creyendo que estamos en el siglo XVIII y no evoluciona con el contexto.

Al igual que la sociedad, el Derecho debe ir actualizándose; sin embargo, a los panistas los ha rebasado la primer mencionada y se han dejado llevar por intereses e ideologías propias y no por lo que indica el pueblo y mucho menos las necesidades del mismo.

Una lástima para el país que se siga gobernando de esa manera y solidaridad a todas las personas que a los ojos de los miembros (y a los que no lo son) no son “normales”.

 

La censura desde los pinos.

El día hoy se corroboró, que el Instituto Federal de Acceso a la Información y Datos Personales (IFAI) no informará la cantidad de bajas que se registraron en el 2011 a causa de la guerra contra el narcotráfico, pues la información a sido catalogada como reservada y confidencial por acato de la Procuraduría General de la República (PGR) y la Presidencia de la República sin que exista una fecha de publicación como lo dicta la Ley Federal de Transparencia.

Tal parece que a los Pinos no les conviene soltar tan escandalosa cifra, ya que eso significaría la desacreditación oficial de la administración panista en vísperas de comicios electorales.

Leer más de esta entrada

Vázquez Mota la única mujer candidata a la presidencia está contra el derecho a decidir de las mujeres.

Pitufina Vázquez Mota es la única mujer contemplada dentro de la lista de precandidatos a la presidencia, y afirma que dicha condición de género es la que le da la ventaja no sólo frente a sus compañeros panistas, sino también frente a los otros partidos.

Pero resulta que la única mujer que aspira a la presidencia es también representante de un partido que no apoya los derechos de las mujeres para decidir sobre su cuerpo, e incluso las criminaliza.

La candidatura de Vázquez Mota parece ser otra de las falacias más del PAN, además de que no representa una alternativa real de cambio ni si quiera para su partido, mucho menos para México, es todo sentido un títere de las ambiciones de los grupos al interior del blanquiazul.

Las discusiones que se dieron la semana pasada en el seno de la Suprema Corte de Justicia de la Nación acerca de la inconstitucionalidad de las leyes anti interrupción del embarazo en Baja California y en San Luis Potosí, desnudaron las intenciones regresivas de un partido como el PAN, que parece querer regresar a un Estado dirigido por la iglesia católica y no por los principios comprobados de la ciencia, al afirmar que la vida comienza desde la concepción y que las mujeres no tienen derecho de interrumpir su embarazo, aun cuando está comprobado científicamente que no se es un ser humano hasta las 12 semanas, cuando se ha terminado de formar el sistema nervioso central.

Pues Josefina Vázquez Mota representa a esa corriente de políticos retrogradas que además son contradictorios, pues promulgan una estrategia de combate al narcotráfico que no piensa en lo más mínimo en la vida humana como prioridad, si realmente tuvieran a la vida como su principal bandera, crearían estrategias pacificas e integrales que serían mucho más efectivas que el baño de sangre que ha provocado su estrategia fallida.

La estrategia de Josefina Vázquez Mota es mantener un bajo perfil de campaña, para que sus adversarios políticos no la ataquen, pero eso más bien demuestra que se trata de una funcionaria apática y gris que no tiene propuestas contundentes ante los grandes problemas de nuestro país y que simplemente servirá como un títere hueco que repetirá como un loro todas las mañas y vicios de su predecesores panistas, en caso de llegar a la presidencia.

Estamos pues ante lo que se llama popularmente dar “gato por liebre” pues se presenta como si realmente tuviera una visión fresca y renovada de un partido que tuvo la oportunidad irrepetible de cambiar a este país, pero que lo único que hizo fue crear sus propias formas de corromper al sistema, e implementar una de las estrategias más represivas que se han planteado en la historia de México, contemplando incluso desde que se creó como nación independiente.

Por lo tanto no debemos irnos con la finta de la supuesta renovación de las intenciones panistas, si Josefina llegara a ganar la presidencia esto sería sin duda consecuencia de que el electorado mexicano no tiene memoria, y que vive enajenado por las telenovelas y el futbol, así que pongan atención pues se definirán cosas muy importantes.

Lo fundamental sobre interrupción del embarazo es que no sea delito, lo demás es cuestión del derecho a decidir

La Suprema Corte de Justicia de la Nación discute a partir de este lunes la inconstitucionalidad de la penalización de la interrupción del embarazo en los Estados de San Luis Potosí y Baja California, donde se aprobaron leyes que mantienen esto como delito.

Como sabemos desde 2007 se despenalizó la interrupción del embarazo en el Distrito Federal, aunque en 18 de las 31 entidades federativas sigue castigándose el aborto desde una perspectiva en la que se considera que existe  la vida desde la concepción.

Es un tema sumamente complejo en el que influyen diferentes formas de entender cuestiones como ¿Cuándo comienza la vida?, ¿Cuándo es prudente científicamente comprobado, que es seguro llevar a cabo la interrupción?, ¿Cuándo debe ser legal y cuándo debe ser delito?, ¿debería juzgarse como un tema específico, cuya determinación dependa de cada caso? Y muchas preguntas más podrían plantearse en esta discusión sobre ética y derechos humanos fundamentales.

Después de una petición de inconstitucionalidad, la ley fue ratificada a medias por la Suprema Corte de Justicia de la Nación (2008), pues sólo avaló que la ALDF pudiera emitir leyes sobre el tema, pero no apoyó ni castigó el aborto.

Leer más de esta entrada