Molinar Horcasitas les desea un Infeliz Día de los Niños

En este día celebramos a los niños en México; sin embargo,  tristemente para algunos padres no puede ser así. Los padres de los infantes que murieron en la Guardería ABC tendrán que resignarse, gracias al gobierno federal, a recordarlos y seguir clamando justicia.

Como ustedes saben, el 5 de junio de 2009 ocurrió la ya mencionada tragedia, una de las más grandes en la historia de México, sino es que la más lamentable. Sucedió en Hermosillo, Sonora, y fue cuando se gestó un incendio que terminó con la vida de 49 niños y dejó lesionados gravemente a 76 más, todos menores de 5 años.

A casi 3 años de lo ocurrido, la PGR no ha encontrado (porque no ha querido) culpables de estos deleznables hechos. A pesar de que todos sabemos quienes son los verdaderos responsables, la Procuraduría no los ha castigado y no creemos que sea por falta de pruebas, sino por las relaciones íntimas que mantienen con el gobierno federal.

Por ejemplo, el principal responsable, que en ese entonces fuera el Director General del IMSS, Juan Francisco Molinar Horcasitas, no ha sido consignado a pesar de que fue encontrado responsable de violaciones graves de garantías por la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

Eso por mencionar a uno de los culpables, pues tampoco ha recibido su castigo la prima de la “primera dama”, Margarita Zavala. Marcia Matilde Gómez del Campo, quien fue exonerada aunque  la titular de la PGR, Marisela Morales, prometió no hacerlo, lo cual desató una gran polémica.

Es decir, los principales responsables de este atroz suceso y fieles Calderonistas, no han sido ni serán castigados, gracias a la impunidad con la que el gobierno de México y el “presidente” se manejan. Gracias al poder que tiene Felipe sus amigos no han pisado la cárcel.

Tal parece que en vez de castigarlos los premian, tal es el caso de Molinar Horcasitas, quien ya hasta se encuentra trabajando en el equipo de campaña de Josefina Vázquez Mota, pues, aunque ella lo niegue, fue invitado por el “presidente del empleo”, es decir, fue un dedazo.

Desafortunadamente, lo único que nos queda es seguir apoyando a los padres de los niños muertos en el incendio y seguir haciendo eco en cualquier lugar que podamos para que sus voces sean escuchadas, es una tarea difícil, ya que el gobierno sigue mintiendo en sus “investigaciones” y en que va a castigar a los culpables pero, a 2 años y 10 meses de que ocurrió el siniestro no han resuelto algo.

No es natural que los padres entierren a sus hijos y sinceramente no alcanzaremos nunca a entender al cien por ciento el sufrimiento de los que ese día perdieron a sus niños, pero queda claro que los padres además de querer que se les entienda lo que pretenden encontrar es JUSTICIA.