El PAN se queda sin panistas…

Uno de los panistas más respetables de todo México es el Senador Ricardo García Cervantes, quien cuenta con más de 35 años de militancia dentro del blanquiazul, es miembro del Comité Ejecutivo Nacional, y es también Consejero Nacional desde 1988.

Éstos últimos días, García Cervantes, de los pocos panistas respetables, abandonó las filas de Acción Nacional y de la política debido a la decepción que le provocan los 12 años de gobierno panista en México. En sus propias palabras, “el PAN ha dejado de ser un partido propositivo y humanista”, como era en sus orígenes , y en cambio, los panistas de hoy sólo continúan dentro por ambiciones personales y de poder, en lugar de hacerlo por una vocación verdadera.

Aseguró que el PAN de hoy en día ya no sigue sus principios ni sus bases ideológicas y que en lugar de ello sólo propone aquello que le daría votos, es decir, que se convirtió en un partido “populista” por llamarle de alguna manera.

¿Tiene razón el ex senador? Recordemos simplemente las acciones que han llevado al PAN a la ruina: una actuación lamentable y autoritaria de dos presidentes que no dieron el ancho; una campaña fracasada con una candidata incapaz de convocar a las masas y de convencer con un proyecto confiable; un ex presidente que traiciona y abandona al partido que lo lleva a la gloria; una división post electoral que deriva en crisis política.

Además, la indiferencia de parte del gobierno federal ante situaciones críticas, como las tragedias mineras, la poca inteligencia en la forma de enfrentar al narco, la injusticia del alza de la canasta básica, y sobre todo la entrega indiscriminada de recursos y territorios nacionales al extranjero, son también las causas del desligamiento de García Cervantes de su partido.

Como decíamos en este mismo espacio, el PAN de hoy es algo muy diferente de lo que fue en su fundación, y antes de lograr obtener el poder. En este sentido, no hay mejor muestra de ello que el hecho de que los mejores panistas y los más comprometidos con México estén abandonándolo y criticándolo tan duramente. Tanto Javier Corral como García Cervantes son la expresión máxima de la decadencia de un partido que lo tuvo todo y lo perdió por su pésimo desempeño.

Mientras tanto, el futuro del PAN es más incierto que nunca, pero no es para nada alentador, cuando sus mejores elementos lo abandonan y prefieren continuar en la lucha por sus ideales pero de forma no institucional.

 

Anuncios

Javier Corral, la esperanza de que en el PAN no todo está podrido

El día de hoy, el periódico Reforma publica una carta del senador Javier Corral que ha desatado la polémica en las redes sociales, y claro, en los medios de comunicación, ya que hace una réplica al presidente de las manos limpias quien lo llamó cobarde por no acudir a una reunión en Los Pinos de legisladores (en su mayoría senadores) panistas.

En la carta se pueden leer varios argumentos de uno de los pocos panistas rescatables; si bien nosotros nos hemos encargado de criticar a más no poder las pésimas decisiones de Acción Nacional, también hay que reconocer que Corral  tiene vergüenza, casta y dignidad, prueba de ello es la confrontación que le ha hecho, desde siempre, a Felipe Calderón.

Javier Corral ha sido un verdadero crítico, como lo deja ver en la carta en dónde le indica a Calderón, “tu debilidad ante Televisa se ha visto desde que eras candidato. ¿No te acuerdas de la Ley Televisa? ¿Cuál fue tu papel en su aprobación y cuál fue el mío ante tal intento de despojo a la Nación?” Además, le replica “tirar la piedra y esconder la mano eso sí es cobardía. No tener valor para decir lo que se piensa eso sí es cobardía. No ser congruente con lo que siempre se ha pensado y luchado, eso sí es cobardía.”

Hemos sido demasiado severos con los del PAN como lo han sido ellos con nuestro hermoso país; sin embargo, hemos de decir que nos sentimos en extremo aliviados de ver que no todas las frutas de ese árbol están podridas, que Javier Corral es un digno representante del pueblo y que, a pesar de que se encuentra sumergido en un partido perdido, sigue desquitando el sueldo que le pagamos todos los mexicanos… esos políticos son los que da gusto que existan, no importando que sea de derecha, centro o izquierda, sino que discuta con argumentos.

Habrá que esperar la respuesta de Calderón, aunque como lo indicó Corral, es un cobarde que tira la piedra y esconde la mano; lo mismo ha hecho con el país.