Vázquez Mota y Lujambio, inmortalizados en retratos y por su incompetencia

El pasado lunes, durante una ceremonia encabezada por el presidente del empleo, Felipe Calderón, se develaron un par de retratos en honor a Josefina Vázquez Mota y a Alonso Lujambio (QEPD) en la Secretaría de Educación Pública.

Con bombo y platillo, como sólo él  sabe, Calderón mostró los retratos en el Salón Nishizawa de la SEP. Asimismo, “los nombró “sucesores de José Vasconcelos” y elogió su trabajo a favor de la calidad educativa.”[1]

Un retrato no es absurdo como tal, la cuestión aquí es que cuando se lleva a cabo una acción como ésta es porque pretendes enaltecer a una persona por sus grandes logros, que ha logrado desempeñarse con talento, éxito y humanismo, que ha dejado un legado de contribución al país significativo a determinada causa; sin embargo, ¿qué aportaron Vázquez Mota y Lujambio?

Cuando Calderón Hinojosa accedió al poder, asignó a Josefina y posteriormente, en 2011, a Alonso Lujambio, para “corregir un sistema de educación pública en ruinas, donde los maestros compran y venden su empleo y la mitad de los niños abandona los estudios después de la secundaria.”[2] No lo consiguieron, por el contrario, ella puso la primera palada de tierra para comenzar a cavar la tumba del sistema educativo y Lujambio terminó colocando el epitafio.

A pesar de los gastos excesivos que se hicieron durante la gestión de Vázquez Mota, el nivel educativo de “México ocupó el lugar 48 (420 puntos en promedio) de aproximadamente 65 naciones, 33 de la OCDE, en las áreas de lectura, matemáticas y ciencias, con una escala que va de los 262 a los 698 puntos.”[3] Es decir, durante la administración de la ex candidata en lugar de mejorar, empeoró la calidad de la educación.

Cabe hacer un énfasis en los constantes despilfarros que se dieron, como lo fue el programa Enciclomedia que, a pesar de haber cancelado el contrato por la poca eficiencia del sistema, se continuaba pagando los contratos a los empresarios.

Además, en éste sexenio recobró su fuerza “la Maestra”, Elba  Esther Gordillo ya que, a pesar de los esfuerzos por señalar que las plazas ya no tenían un costo, esto sigue sucediendo, pues ambas mujeres tenían una relación entrañable y amistosa, pero cuando comenzó la campaña presidencial de Josefina Vázquez Mota, tuvo que ocultarla, ocasionando graves costos, ¿se acuerdan del “Adiós, Chepina, te vamos a extrañar?.

Con Alonso Lujambio la situación en México no fue mejor. El tema de la educación en México quedó de lado y parece ser que lo más comentado durante su gestión fueron las múltiples irregularidades con la famosa Estela de Luz; su administración pasó inadvertida para los mexicanos.

En vida, “el funcionario federal dijo que en los últimos 10 años en México se han creado mil 684 nuevas preparatorias y 173 universidades, sin embargo, para llegar a la cobertura total falta mucho trabajo”; [4] no obstante, no se trata solamente de construir más aulas, más edificios, más escuelas, sino de modificar la estructura educacional, los métodos de enseñanza y que quienes llevan a cabo el oficio de profesor, sean y estén capacitados para realizar el trabajo que todos pagamos para que realicen.

El colocar un par de retratos en la SEP de dos Secretarios porque tuvieron un “excelente desempeño” en su materia, nos da una muestra de lo que ha sido el sexenio de Felipe Calderón: una farsa.

Aún queda mucho camino por recorrer en el ámbito educativo, se deben hacer reformas sustanciales y de raíz, situación que el gobierno en turno dejo a un lado para intentar legitimarse, enfocando sus fuerzas en una lucha equivocada porque la guerra no es contra el narcotráfico o el crimen organizado sino con todos nosotros; nuestras mejor arma no es la bélica, es la educación.


[2] Texto obtenido del portal del Economista http://eleconomista.com.mx/sociedad/2012/06/10/fracaso-educativo-problema-pan visitado el 18 de Octubre de 2012.

 

[3] Texto obtenido del portal de Universia http://noticias.universia.net.mx/en-portada/noticia/2010/12/07/758431/mexico-ultimo-lugar-educacion-ocde.html visitado el 18 de Octubre de 2012.

[4] Texto obtenido del portal de Milenio http://www.milenio.com/cdb/doc/noticias2011/434f5cc48739b1e6f2b64e6cf2425834 visitado el 18 de Octubre de 2012.

Anuncios

El PAN cumple 73 años de vida, pero celebra un triste funeral

El Partido Acción Nacional cumple este 16 de septiembre de 2012, 73 años de existencia, y lo hará en medio de quizás el peor momento de toda su historia, a meses de perder nada menos que la presidencia de la República y un importante número de legisladores. El PAN está derrotado, y en lugar de festejar un año más, pareciera que se celebra un funeral donde algo se sepulta para siempre.

De un lado y otro, los panistas se culpan entre ellos por los fracasos, pero en realidad nadie se hace responsable de lo que pasa, e incluso, como ya hemos dicho, las luchas internas por el poder amenazan permanentemente la estabilidad y cohesión del partido llevándolo a límites que nunca antes había alcanzado en cuanto a tensión interna.

Además, este momento histórico que vivimos mantiene al PAN en un letargo que tanto el blanquiazul como millones de ciudadanos esperamos que termine pronto. De hecho, el periodo de transición que se vive el día de hoy, mantiene al presidente Calderón en un tipo de “stand by”, donde no puede impulsar reformas, sus decisiones no tienen fuerza, y la mirada está puesta en el nuevo gobierno.

Lo anterior y el hecho de que sea Calderón uno de los principales promotores de la división panista es todavía más perjudicial para ellos mismos, pues se entraman en una serie de incongruencias y acciones sospechosas que debilitan aún más al partido.

Esto se vuelve más relevante cuando vemos que en realidad gran parte de la culpa de la crisis panista la tiene nada menos que “el máximo panista del país”, Felipe Calderón Hinojosa. Si recordamos, quien fuera presidente del CEN del PAN, Manuel Espino era de los pocos militantes que en verdad creían en el proyecto blanquiazul; de hecho se comenta que, hasta antes de su deserción para apoyar al candidato de otra fuerza política, era Espino el único que celebraba el aniversario de Acción Nacional, con mariachis y todo. Tras su salida, como dijimos, la fiesta se volvió un funeral, donde las bases ideológicas se sepultan y predomina el derrotismo y el evidente fracaso.

 Recordemos simplemente las palabras que una vez dijo Manuel Gómez Morín, fundador del Partido Acción Nacional, en su famosa carta dirigida a José Vasconcelos, donde habla entre otras cosas de  la fortaleza y perdurabilidad del entonces partido emergente, y que se relacionan directamente con la crisis interna que hoy en día sufre:

“La manera de hacer que se formen esos grupos perdurables (dentro del partido) es darles un carácter tal que resulte injustificable en contra de ellos cualquier intento de destrucción. Si esos grupos pretenden desde luego, y antes de adquirir posiciones firmes en la opinión política, entrar en lucha con los elementos que actualmente tienen el poder y que no están muy favorablemente dispuestos a soltarlo, necesariamente también entrarán en la lucha en la que ellos tratarán de hacer a un lado a los que están, los que a su vez tratarán de destruirlos a ellos”.

Es decir, el PAN de hoy en día contradice sus propios cimientos, sus bases ideológicas fundamentales y los principios de su fundación. ¿Acaso no representa Calderón esa figura que el primer PAN intentaba contrarrestar y superar con un discurso y un ideario nuevo y revolucionario?

¿No es Calderón ese de quien habla Gómez Morín que no está dispuesto a soltar el poder, y que por ello crea y sostiene una lucha constante de poderes?

En este sentido, continúa Morín su carta:

“Y como los que están tienen la fuerza y como los nuevos grupos, por muchas razones, no estarán aún bien organizados ni probablemente habrán logrado convencer a las gentes de que son algo nuevo, de que dan a las grandes palabras su verdadero significado, de que tienen una bandera distinta, lo más probable es que en esa lucha los que están tengan el triunfo completo, y también se pierde la esperanza misma por muchos años”.

Nada más claro ni mejor dicho. El fracaso panista está determinado justamente por esa incapacidad de convencer, de portar un proyecto nuevo, renovador y verdaderamente distinto. Por ello, el slogan de campaña de Josefina Vázquez Mota, alias “La Diferente”, significó quizás su derrota, por manejar un discurso contradictorio, falso y además, repetitivo.

No sorprende entonces que el PAN se caiga a pedazos. Como decíamos, las bases mismas que lo crearon fueron destruidas en tan sólo 12 años que mantuvieron el poder, y es evidente que la esperanza de que el PAN represente una opción verdadera, tardará muchos años en recuperarse.

No es simple cuestión de presentar proyectos sustentables o iniciativas regulares, sino que la crisis de Acción Nacional es mucho más profunda. Al parecer, tanto Vicente Fox como Felipe Calderón han hecho un daño irreversible en su estructura y en la médula que la sostiene (o sostenía) pues con sus acciones han desafiado todo aquello que significa ser panista.

Dice un fragmento de la Declaración de principios del Partido Acción Nacional:

“Nos indigna la herida innecesaria de opresión y miseria que unos seres humanos infligen a otros. La respuesta debida ante el dolor evitable es la responsabilidad social. Exige superar el individualismo y cooperar en la construcción democrática del bien común. La responsabilidad social no se agota en el ejercicio del derecho ciudadano al sufragio; se perfecciona permanentemente con la participación ciudadana en el cumplimiento de los deberes cívicos, políticos y sociales que tiene la persona en comunidad…”

En primer lugar, si hay algo que indigna en este país es que bajo un papel de supuesto benefactor, el gobierno siga haciendo más grande la innecesaria herida de la miseria y la opresión entre los ciudadanos, pero sin aceptar la responsabilidad. Además, esa misma responsabilidad social que tanto importaba en el antiguo PAN, hoy es una mentira. Los 90,000 muertos, la entrega indiscriminada de patrimonio y recursos a empresas extranjeras, la obvia subordinación de nuestro gobierno a los E.U., no pueden mentir.

Mientras tanto, la división parece no detenerse pues hay todavía cosas en disputa. Existe aún un voto duro panista importante que no puede ser ignorado, al menos que quieran perderse de más de 12 millones de personas que concuerdan todavía con sus principios.

Pero mientras la fortaleza siga desperdiciándose en conflictos internos, no habrá más felices cumpleaños para el PAN.

Información obtenida de:

Carta de Manuel Gómez Marín a José Vasconcelos: 

Declaración de principios del PAN (1994)

¿Ónde anda Josefina?

Durante la campaña de la “candidata diferente”, Josefina Vázquez Mota, nos bombardearon con sus spots (justo como lo está haciendo Felipe Calderón en estos momentos) sobre la importancia de darle a México un mejor futuro, claro, al lado de ella.

Además, durante los debates, Chepina nos dijo que ella estaba dispuesta a defender al país del regreso del partido que duró 70 años en el poder, el Revolucionario Institucional; al cual, lo atacó de manera frontal durante todo el tiempo de campañas. Argumentaba que éste partido no podía regresar al poder y que ella lo impediría.

Sin embargo, y tragándose sus palabras, el día de la elección, salió a reconocer que había perdido, con el 1% de las casillas contabilizadas, es decir, miles de personas que fueron sus representantes de casillas y seguidores, que aún seguían contabilizando votos, vieron perdidas sus esperanzas en ella al momento de que salió a comentar lo mencionado.

Después de esto, todos conocemos la historia. Los partidos integrantes de la Coalición de Izquierda se batían en un duelo legal con los virtualmente ganadores. Mientras eso pasaba, Josefina se daba unas “merecidas” vacaciones a Europa. Lo que nos hace dudar es, si su mismo partido acusó al “vencedor” de la contienda y ella había argumentado que defendería con capa y espada el voto de los mexicanos, ¿no se supone que ella tendría que haber estado luchando por ellos en lugar de darse vida de magnate?

Es claro que no lo hizo y es claro que los panistas que confiaron en ella quedaron defraudados por la señora en cuestión; desafortunadamente, Chepina volvió pero no para apoyar la batalla legal, si no para decir que hay que fortalecer la vida institucional.

No obstante, la respuesta la sabemos, no se puede esperar nada bueno de quienes apoyaron las masacres que suman ya más de 90 mil muertes en el mandato de Calderón; ahora sabemos de lo que son capaces los azules: intolerancia, autoritarismo, corrupción, mentiras, hipocresías, abusos, homicidios, deshonestidad y sobretodo una doble moral.

¿Qué se ha de sentir que te engañe Josefina?, no lo sabemos, habría que preguntarles a los panistas que confiaron en ella y que despreció su voto como ahora nosotros la despreciamos.

Elba Esther Gordillo no se retira, se restira con sus “$31 mil”

En días pasados, la lidereza de uno de los sindicatos más poderosos del país (y a la cual, Josefina Vázquez Mota no le pudo quitar poder) indicó a sus colaboradores más cercanos “llegó el momento de retirarme, me siento cansada y deseo salir por la puerta de la sala, no la de la cocina, les dijo con un nudo en la garganta la lideresa a los profesores durante una reunión, quienes no daban crédito a lo que escuchaban.”[1]

Sin embargo, “la maestra” no se iba a dar por vencida tan rápido y recapacitó, afirmando que su salida sólo eran rumores. Argumentó que no podía renunciar porque tenía un compromiso.

Lo que no dijo de ese compromiso es que era pero con su bolsillo, aunque se afirme el día de hoy, que (oficialmente) gana 31 mil pesos mensuales. Siendo sinceros, ¿ustedes le creen?, nosotros no. Hace poco tiempo se le observó a Elbita decidiendo entre una bolsa y un sombrero, ambos Gucci y con un precio más elevado que su supuesto sueldo.

Aquí nos preguntamos, entonces, ¿por qué pretenden hacernos creer que Elba Esther gana 31 mil pesos?, en dónde se encuentran las autoridades que regulen éste tipo de acontecimientos porque es más que obvio que la líder magisterial obtiene mayores recursos que los que se están comprobando.[2]

¿Será que alguien en la SEP o del gobierno federal está coludido con ella?, claro que sí, ¿la cuestión es quién?

Con razón Josefina Vázquez Mota hasta le decía, “querida amiga”, ambas tienen el gusto por adquirir prendas demasiado caras con dinero del erario. Sin embargo, lo que se nos sigue haciendo un acto de cinismo es que a pesar de que todos conocemos la clase de corrupción que hay en el sindicato magisterial, la SEP sigue argumentando que Gordillo gane “tan poco” (para ella).

Es algo que se tendrá que aclarar con el tiempo, aunque ya sabemos por qué Elba no se quiso retirar y no renunciará, además, mientras le dejen espacio a sus familiares en la política, pues mucho menos.

No por nada salió a decir: ay sí, ay sí, dije que me iba a “restirar” y creyeron que me iba a “retirar”.

No es tan fácil.

¿Y mamá Chepina Vázquez Mota, dónde quedó?

Tras la derrota del PAN y su candidata Josefina Vázquez Mota en las pasadas elecciones del 1 de julio, todo México esperaría que la ahora ex candidata siguiera activa en la vida política del país, y con mayor razón cuando ella misma declaró que su amor por México era genuino y que incluso los mexicanos eramos como unos hijos para ella y por tanto nos cuidaría con todo el papel de una madre protectora.

Sin embargo, sólo pasaron unos días para que Josefina desapareciera completamente de la vista pública, a pesar de sus promesas y su falsa voluntad de trabajar por México. Lo último relevante que supimos de ella fue que felicitó en su twitter a los medallistas olímpicos mexicanos. De ahí en fuera, nada se sabe de esa madre tan amorosa.

Como recordarán, Josefina aseguró que su trayectoria política continuaría encabezando un movimiento socia llamado “Ola”, donde según ella, su proyecto político tendría seguimiento, esta vez como un movimiento ciudadano. Después de eso, se fue de vacaciones con su familia para descansar de la campaña, y hoy, casi dos meses después de la elección, no ha retomado sus actividades públicas ni dentro ni fuera del PAN, cosa que por cierto, extraña de alguien que tan animosamente pretendía gobernar este país.

Pero el problema no se reduce a su desaparición de la vida pública. Cuando Vázquez Mota anunció la creación de su nuevo movimiento, “Ola”, rápidamente se le invitó a encabezar el Consejo Ejecutivo Nacional de su partido, pues muchos panistas simplemente no aceptaron que con el nuevo órgano pudiese dividirse aún más de lo que ya estaba. Es decir, si el PAN se descentralizaba más y más, corría el riesgo real de colapsar, dada la incómoda coyuntura en que se encuentra.

Por esto mismo, Felipe Calderón y Gustavo Madero se peleaban el control del partido hace unas semanas, amenazando así su frágil cohesión interna. Es curioso que Josefina no figurara en lo absoluto en esta discusión, ¿no creen?

¿Qué pasará entonces con la ex candidata? ¿Será que ya existen pactos internos en el PAN que impidan su aparición pública, o más bien Josefina simplemente espera a que el sexenio acabe para salir cuando el ambiente y los ánimos estén más relajados? Cualquiera que sea la respuesta, Josefina ha perdido su gran oportunidad de resultar importante. Su alejamiento, un tanto ridículo y contradictorio, eliminó sus oportunidades de dirigir a su partido y de ser la asombrosa mujer que siempre quiso ser.

Para lo que respecta al futuro del PAN, no podemos negar que Josefina posee un importante apoyo social de más de 10 millones de mexicanos que votaron por ella, y por tanto su alejamiento también provoca una disminución de la fuerza social del blanquiazul, y para necesitados de apoyo social, no hay nadie más que el PAN. Además, ¿quién va a responder a esos millones de personas que creyeron en ella y su proyecto? ¿Es justo que Josefina olvide de una forma tan cínica a la inmensa cantidad de gente que la apoyó, y el proyecto que defendía?

Por supuesto que no lo es, pero desafortunadamente así funcionan las cosas para el PAN: los votos sirven sólo para obtener el poder y acumularlo. La población puede seguir tan desgraciada como siempre…

 

Ernesto Cordero, sin experiencia pero con “palancas”

¿Desde hace cuánto tiempo Ernesto Cordero, el Mr. Bean mexicano, está sumergido en la política? Exacto, desde hace muy poco pero aun así, las barbaridades que ha cometido se encuentran en relación inversa con sus logros.

Mr. Bean Cordero estudió Actuaría en el Instituto Tecnológico Autónomo de México y asimismo viajó a Estados Unidos a estudiar su postgrado. En 2003 comenzó su carrera política la cual le serviría para comenzar a agarrar “experiencia”; sin embargo, lo grande llegó cuando su padrino Felipe Calderón a la Presidencia.

Como ya sabemos Ernesto Cordero se desempeñó como Secretario de Desarrollo Social en donde su paso fue igual de desastroso que el de Josefina Vázquez Mota. No obstante, en dónde se reconocieron sus mayores “logros” fue en la Secretaría de Hacienda y Crédito Público en donde no podemos dejar de recordar su célebre frase de los 6 mil pesos. Argumentó que una familia mexicana puede sobrevivir con la cantidad mencionada con todos los lujos, escuela privada, vehículo, pagar renta y salir a divertirse.

Definitivamente a Ernesto Cordero se le recuerda más por sus pifias que por su capacidad para sobrellevar cargos públicos. Otro desliz por el cual el ex Secretario se encuentra en el inconsciente de los mexicanos es por inventar a un nuevo Presidente en México, a Vicente Calderón.

En general, al igual que Vázquez Mota, Cordero sólo es recordado por sus traspiés; empero, también hay que resaltar que de la misma forma que la candidata panista, ambos han trabajado poco y recibido mucho. Por ejemplo, Chepina, al igual que al multicitado, nunca ha ganado un cargo de elección popular pero, parece que al PAN eso no le importa demasiado y ya premiaron a Ernesto al momento de darle la Presidencia del Senado, es decir, no tiene la experiencia pero tiene las palancas, lástima que no le funcionaron para llegar a ser candidato a Presidente.

Aquí nos preguntamos, por enésima vez, ¿los del PAN son verdaderamente los del cambio?, no lo creemos, ellos más que nunca han arrasado con las prácticas nepotistas que tanto criticaban, qué bueno que ya se van, qué malo que aún nos dejan a Ernesto Cordero.

Por cierto, ¿alguien sabe dónde está Josefina Vázquez Mota?

Felipe Calderón: mano firme contra los narcos y delincuentes que no sean mis amigos

Cuando comenzó a hacer campaña, Felipe “el gris” Calderón le decía a todo México sus verdaderas “propuestas” (antes de que comenzara con su campaña sucia), entre las que destacaban hacerle frente a los narcos, a los delincuentes, a los tranzas, a los corruptos. Es más, se dejaba ver con estrellas de “talla mundial” como el Kikín Fonseca el cual nos incitaba a llegar a ser un México ganador votando por Felipe Calderón.

Pero, ¿en realidad ha tenido mano firme con el crimen organizado?, ¿ha tenido mano firme contra “el narco”, contra los delincuentes, contra los corruptos, contra los tranzas? Sabíamos que esto sería falso desde que permitió que Josefina Vázquez Mota fuera su coordinadora de campaña siendo que no podemos olvidar que la ex-candidata diferente desvío varios millones de pesos para la campaña de Felipe Calderòn.

Si hubiera tenido mano firme contra los “tranzas”, ¿por qué Molinar Horcasitas continúa en el partido si se sabe de sus fraudes y de su responsabilidad en el incendio de la Guardería ABC.

Si hubiera mano firme contra los corruptos, ¿por qué Fernando Larrazabal, hombre coludido con el narco y hermano del vendedor de los quesos más caros de Monterrey obtuvo una diputación? Peor aún, ¿por qué su hermana continuó con la candidatura a gobernadora en el estado de Michoacán siendo que compraba votos?

Pero bueno, eso es sólo por un lado pues ya conocemos la doble moral panista, no obstante, ¿no le remuerde la conciencia a Felipe Calderón que en su sexenio haya muerto tanta gente? Claro que no, ya que mientras él siga recibiendo su buen suelo no le importa ser el patio trasero.

Triste pero cierto, ahora, a esperar  que termine este sexenio y, desafortunadamente, que continúe Calderón con él. Jamás nos dijo que la mano dura no sería ni para sus amigos ni para sus familiares; sin embargo, no fueran otras personas porque ahí sí, se aplica todo yugo del poder.

¿Será casualidad que el “Kikín” Fonseca haya terminado su carrera futbolística por la puerta trasera al igual que lo está haciendo Felipe Calderón con su sexenio? No lo creemos.

 

Entonces, ¿en el PAN ya no hay democracia?

Durante la campaña de Josefina “la diferente” Vázquez Mota, el Partido Acción Nacional (no) se cansó de decir que eran una institución renovada y la más democrática de todas las que existen en el país y que compitieron por la Presidencia de la República. En todas las plazas a las que iba Josefina Vázquez Mota indicaba su fuerza democrática y su compromiso con la honestidad y la transparencia.

Después de la elección y todavía en shock, el líder de Acción Nacional argumentó que sabían que pasara lo que pasa iban a perder, es decir, le mintieron, y de fea forma al pueblo mexicano, arguyendo que iban por “la grande2 y que los milagros sí existían.[1]

Pero al PAN siempre le ha gustado mentirle al pueblo, pensando que jamás despertaríamos. Lo hizo en el año 2000 prometiéndonos un cambio y llegó a empeorar la situación; lo hizo con Felipe Calderón, diciendo que no subiría los impuestos y tenemos crecimientos prolongados en la canasta básica y los hidrocarburos.

Posterior a eso, los mismos panistas que nos han mentido durante todo este tiempo, tuvieron una excelente idea, mentirnos otra vez. Josefina fue la encargada de encabezar tal hecho. Ella, con los demás integrantes de ese partido fraguaron un plan para que callaran lo que ya sabían, su partido no es tan democrático como lo han dicho durante todo este tiempo.

Gustavo Madero, mencionó que “más que refundar al PAN se debe retomar la lucha democratizadora de nuestros fundadores y su compromiso con la formación de ciudadanía como guía”. Entonces, ¿no han hecho eso durante su sexenio?, es claro que no y la gente se ha dado cuenta de ello, por algo son tercera fuerza política en este momento y por algo Josefina no pudo competir contra dos monstruos de la política como Enrique Peña Nieto y Andrés Manuel López Obrador.

No cabe duda que los gobiernos de Vicente Fox y de Felipe Calderón le pasaron las facturas a Chepina, de ahí que su incipiente campaña jamás haya podido despegar. De lo que tampoco nos queda duda es que el PAN ya no le seguirá mintiendo a los mexicanos y que la carrera de Vázquez Mota ha terminado.

Felipe Calderón fue rechazado de la UNAM, le pasa lo mismo con los mexicanos

Durante la ceremonia para conmemorar los 100 años de la Escuela Libre de Derecho, el presidente Felipe Calderón “aceptó que su vocación inicial no era estar en este instituto, pues al ser michoacano buscó primero ingresar a la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, pero fue rechazado por no provenir de sus preparatorias.”[1]

De la desilusión por no obtener un lugar en esa Universidad, intentó ingresar a la más importante y reconocida de América Latina, la UNAM; sin embargo, de igual forma no lo consiguió.

“El sobrecupo que registraba la Facultad de Derecho y otras carreras, así como el pase automático “que tantos efectos ha causado en ciertas instituciones”, hacía que prevalecieran los egresados de las preparatorias de la UNAM, relató, por lo cual tampoco fue aceptado y recurrió a la Escuela Libre de Derecho como tercera opción.”[2]

Si Felipe Calderón sabe, conoce, lo ha vivido, experimentado, la frustración, el enojo, la tristeza, el enfado y la desilusión que se siente no ingresar a la escuela de tu preferencia, ¿por qué no hacer algo por la educación en México?

Durante su sexenio se le olvidó demasiado este rubro, de hecho, sus esfuerzos por aumentar el nivel y la calidad del sistema educativo en México fracasó. Pero cómo no sucedería esto teniendo como Secretaria de Trabajo a una Economista, como lo es Josefina Vázquez Mota, la cual, posicionó (en contubernio con Felipe Calderón) a nuestro país en los peores lugares en este rubro en la OCDE.[3] Asimismo, siguió el nexo con el peor lastre para la educación: Elba Esther Gordillo.

Entonces, cómo es posible que, conociendo el problema al que se enfrentan millones de mexicanos, ávidos de ingresar a una Universidad, no haya hecho lo posible por hacer valer el derecho a la educación que cada uno de los ciudadanos posee.

Se va y nos deja un (gran) mal sabor de boca, no cabe duda que su prioridad era la lucha contra el narcotráfico con base en armas, pero no atacando el problema de raíz con educación y empleo, quizá sea porque en realidad esa “guerra” la empezó por órdenes de George Bush, por ello repudiamos el día que llegó a la Presidencia.

El maximato de su excelencia Felipe Calderón

Hace tiempo felipe Calderón hablaba de la necesidad de refundar al PAN, tras el rotundo fracaso del panismo como gobierno, y la bajísima aceptación popular que hoy en día posee el partido. Seguramente no lo dijo por decirlo, pues implícitamente la refundación panista trae consigo la renovación del mismo Calderón, es decir, la intuición de que es el todavía presidente de México el factor clave en la nueva etapa del PAN.

Como sabemos, Calderón es “el primer panista de México” y por tanto, quien domina y ordena no sólo en el país, sino dentro del propio partido. Nadie puede negar que al menos en el CEN del PAN, la gran mayoría son calderonistas. Además, una buena cantidad de diputados y senadores se encuentran del lado del mandatario. No sorprende entonces que después del 1 de diciembre, una buena parte del congreso panista continúen a su lado.

Pero, ¿qué va a pasar con la dirigencia del partido, ahora que está en plena división y fractura internas, y a punto de dejar el poder y convertirse de nuevo en oposición política? Hay quien dice que Gustavo Madero, actual presidente nacional del PAN y ferviente calderonista, llegará incluso a formar una corriente alterna que le permitirá controlar el partido. No obstante, si la influencia de Felipe continúa dentro del partido, sería muy difícil ver a Madero claudicar de su posición tan privilegiada.

En el caso de que Madero tuviese que dejar la presidencia del PAN, ya todo está arreglado entre familia. Como principal candidata se figura Luisa María “Cocoa” Calderón, hermana del presidente y ex candidata al gobierno de Michoacán. Además, salvador Vega Casillas y Rogelio Carbajal, ambos cercanos a Calderón, también se encuentran a un paso de la silla blanquiazul. Tan ridículamente cierto es lo anterior, que no debe sorprendernos que Margarita Zavala se anima a contender por la presidencia. Al fin, si ya lo hizo Josefina, ¿porqué ella no?

Las corrientes internas ya casi no figuran dentro del PAN. Ni Maquio, ni Luis H. Álvarez , ni Medina Plascencia figuran ya en el partido. Ahora han dejado libre el paso a Calderón, quien de hecho, no ha podido mostrarse capaz de sustentar una buena organización, no digamos ya una buena actuación del blanquiazul como fuerza política. Ni los valores ni la congruencia pudieron mantener; tanto así que uno de los panistas más fuertes, Vicente Fox, se cambió de barco.

¿Entonces, qué nos queda en el PAN? Nada menos que dos fuerzas increíblemente retrógradas y antidemocráticas. Por un lado, la ya mencionada familia y compadres de Calderón cuya visión no es más que dogmática y autoritaria, y sobretodo obediente a intereses muy lejanos a los de México. Por el otro, y no menos terrorífico, está “El Yunque”, organización secreta que representa el conservadurismo y la derecha más intolerante del país, y que además representa intereses extranjeros y empresariales que poco tiene que ver con las necesidades de los mexicanos.

¿Será que a Calderón se le subieron los humos? No sorprendería que el presidente intente crear un “Maximato” en pequeña escala. Si no pudo con el país, pues seguro podrá con el PAN, al fin que ya está dividido y será fácil manipularlo. De Josefina ni hablamos pues ya se ha visto que las capacidades no las posee, y el liderazgo mucho menos. De postularse, tendría que negociar con Calderón y compañía, y para ganarle a su excelencia, está dificil, más si consideramos que Josefina nunca fue la candidata de Felipe.

En su idea de grandeza, Felipe Calderón es el jefe y señor de su partido. A ver cuánto le dura el gusto de ver a su partido en quiebra, y la ilusión de poder…