Ya salió el peine sobre la muerte de “El Lazca”… carpetazo al caso del Casino Royale

El día de ayer, nuevamente el gobierno federal nos hizo una broma, pero ahora sí se pasó. Con bombo y platillo se anunció que Heriberto Lazcano Lazcano había sido abatido en un enfrentamiento con la Secretaría de Marina. No obstante, aún quedan muchas preguntas en torno al presunto operativo que efectuaron los elementos de las fuerza armadas.

Se supone que Heriberto Lazcano presenciaba un partido de béisbol con un escolta en un estadio de Saltillo, Coahuila, se retiraron de las gradas pero regresaron más tarde. Una llamada anónima alertó a las autoridades sobre sujetos con armas con lo que al arribar, los marinos intentaron detenerlos y al ver que se resistieron, comenzaron los disparos que culminaron con la muerte de “El Lazca”. Una vez muertos, por órdenes de un ministerio público, fueron trasladados a una funeraria de Sabinas, en el mismo estado. De ahí, según las autoridades, un comando armado recupero los cuerpos y hasta el momento se desconoce el paradero.

No obstante, antes de que los cuerpos “desaparecieran” fueron fotografiados; empero, las fotos no son convincentes ya que muestran el rostro de un “Lazca” demasiado colorado para estar muerto y en otra, sólo se logra percibir el cuerpo. Si se supone que el gobierno quiere demostrar y que no haya duda sobre el asesinato de Heriberto Lazcano, ¿por qué no mostrar fotografías de cuerpo entero? ¿Por qué si se trataba de alguien demasiado peligroso lo llevaron a una funeraria civil?

Ah, pero aquí entra el “ingenio”. Los que abatieron al líder de “Los Zetas” no sabían que se trataba de él, por ende, “no sabían” de la importancia de lo que supuestamente consiguieron. Además, los datos de la página web de la DEA dicen que Heriberto Lazcano nació en 1974 y mide 1.72 metros; la Marina afirma que en 1975 y que medía 1.60, es decir, ni ellos mismos se ponen de acuerdo.

Sin embargo, hasta el momento siguen habiendo muchas dudas y de hecho, al gobierno nadie le cree que hayan matado al “Lazca”. Estas dudas se hacen más grandes al momento de saber por qué tanta prisa de dar a conocer el tema de la muerte del multicitado pues, así se le da el carpetazo al caso del incendio en el Casino Royale; sin embargo, a nosotros nos parece que es porque no tienen a los verdaderos responsables y es la única forma de que se deje de seguir investigando.

Del gobierno federal podemos esperar cualquier cosa. Dijeron que detuvieron al hijo del chapo y fue falso, dijeron que atraparon a “El Lazca” pero se robaron el cuerpo. Ya sólo falta que digan que la seguridad aumentó y que ahora vivimos mejor, ah caray, pero eso ya lo dicen. Bueno, sólo falta que nos pidan que les ayudemos a encontrar el cuerpo, claro, si es que en verdad está muerto Heriberto Lazcano Lazcano.

 

 

Anuncios

¿Culpables de verdad o chivos expiatorios?

¿Cuántas veces no hemos escuchado que después de un delito con el cual se genere demasiada presión al gobierno se termine por agarrar al “culpable” y presentarlo a las autoridades? Sin duda varias pero, ¿cuántas en verdad habrán sido ciertas?

En las últimas horas se presentó ante los medios de comunicación a “El Ardilla” y a otros miembros del cártel de “Los Zetas”. Los cargos de los que es “autor intelectual” el primer mencionado son: la muerte de los 72 inmigrantes en Tamaulipas, la muerte de más de 200 personas encontradas en una fosa clandestina y; el más reciente, la fuga de 132 reos del penal de Piedras Negras, Coahuila.

Es decir, se supone que Alonso Martínez es el responsable de más de 300 personas, situación que se nos hace un poco dudosa ya que, si por algo se ha caracterizado el gobierno de Felipe Calderón es por fabricar cargos a personas inocentes y por hacer grandes faramallas al detener a un (presunto) delincuente.

Para ejemplificar esto tenemos dos casos particulares y muy sonados. El primero de ellos es el de Florance Cassez, la francesa que sí, según las autoridades, es responsable de  los delitos de secuestro, delincuencia organizada y posesión ilegal de armas de fuego de uso exclusivo del Ejército; sin embargo, hay que recordar que “la empresa fílmica” de García Luna llamada SSP, realizaron una producción digna de Hollywood para mostrar a los medios de comunicación su detención.

Pero sin duda, el segundo caso es el que nos hace desconfiar más de la detención de “El Ardilla”, de la PGR de Marisela Morales y de la SEMAR es cuando nos dijeron que habían capturado al hijo del “Chapo Guzmán”  y resultó ser falso, de hecho, la persona que fue presa de esa injusticia ni siquiera se parece físicamente a Jesús Alfredo Guzmán Salazar.

Por eso en este momento ya desconfiamos de que en realidad detengan a los verdaderos delincuentes y sólo utilicen a personas que sí, han cometido delitos, pero no todos los que se les imputan.

La cuestión aquí es que si la SSP, la PGR, la SEMAR o cualquier otra institución que tenga como deber garantizar la seguridad nos siguen mintiendo al decir que atrapan a los más buscados cuando no es cierto, ¿qué podemos esperar hacia adentro de sus filas?, y peor aún, mientras ellos hacen sus teatritos los verdaderos responsables siguen en las calles haciendo de las suyas.