Vázquez Mota y Lujambio, inmortalizados en retratos y por su incompetencia

El pasado lunes, durante una ceremonia encabezada por el presidente del empleo, Felipe Calderón, se develaron un par de retratos en honor a Josefina Vázquez Mota y a Alonso Lujambio (QEPD) en la Secretaría de Educación Pública.

Con bombo y platillo, como sólo él  sabe, Calderón mostró los retratos en el Salón Nishizawa de la SEP. Asimismo, “los nombró “sucesores de José Vasconcelos” y elogió su trabajo a favor de la calidad educativa.”[1]

Un retrato no es absurdo como tal, la cuestión aquí es que cuando se lleva a cabo una acción como ésta es porque pretendes enaltecer a una persona por sus grandes logros, que ha logrado desempeñarse con talento, éxito y humanismo, que ha dejado un legado de contribución al país significativo a determinada causa; sin embargo, ¿qué aportaron Vázquez Mota y Lujambio?

Cuando Calderón Hinojosa accedió al poder, asignó a Josefina y posteriormente, en 2011, a Alonso Lujambio, para “corregir un sistema de educación pública en ruinas, donde los maestros compran y venden su empleo y la mitad de los niños abandona los estudios después de la secundaria.”[2] No lo consiguieron, por el contrario, ella puso la primera palada de tierra para comenzar a cavar la tumba del sistema educativo y Lujambio terminó colocando el epitafio.

A pesar de los gastos excesivos que se hicieron durante la gestión de Vázquez Mota, el nivel educativo de “México ocupó el lugar 48 (420 puntos en promedio) de aproximadamente 65 naciones, 33 de la OCDE, en las áreas de lectura, matemáticas y ciencias, con una escala que va de los 262 a los 698 puntos.”[3] Es decir, durante la administración de la ex candidata en lugar de mejorar, empeoró la calidad de la educación.

Cabe hacer un énfasis en los constantes despilfarros que se dieron, como lo fue el programa Enciclomedia que, a pesar de haber cancelado el contrato por la poca eficiencia del sistema, se continuaba pagando los contratos a los empresarios.

Además, en éste sexenio recobró su fuerza “la Maestra”, Elba  Esther Gordillo ya que, a pesar de los esfuerzos por señalar que las plazas ya no tenían un costo, esto sigue sucediendo, pues ambas mujeres tenían una relación entrañable y amistosa, pero cuando comenzó la campaña presidencial de Josefina Vázquez Mota, tuvo que ocultarla, ocasionando graves costos, ¿se acuerdan del “Adiós, Chepina, te vamos a extrañar?.

Con Alonso Lujambio la situación en México no fue mejor. El tema de la educación en México quedó de lado y parece ser que lo más comentado durante su gestión fueron las múltiples irregularidades con la famosa Estela de Luz; su administración pasó inadvertida para los mexicanos.

En vida, “el funcionario federal dijo que en los últimos 10 años en México se han creado mil 684 nuevas preparatorias y 173 universidades, sin embargo, para llegar a la cobertura total falta mucho trabajo”; [4] no obstante, no se trata solamente de construir más aulas, más edificios, más escuelas, sino de modificar la estructura educacional, los métodos de enseñanza y que quienes llevan a cabo el oficio de profesor, sean y estén capacitados para realizar el trabajo que todos pagamos para que realicen.

El colocar un par de retratos en la SEP de dos Secretarios porque tuvieron un “excelente desempeño” en su materia, nos da una muestra de lo que ha sido el sexenio de Felipe Calderón: una farsa.

Aún queda mucho camino por recorrer en el ámbito educativo, se deben hacer reformas sustanciales y de raíz, situación que el gobierno en turno dejo a un lado para intentar legitimarse, enfocando sus fuerzas en una lucha equivocada porque la guerra no es contra el narcotráfico o el crimen organizado sino con todos nosotros; nuestras mejor arma no es la bélica, es la educación.


[2] Texto obtenido del portal del Economista http://eleconomista.com.mx/sociedad/2012/06/10/fracaso-educativo-problema-pan visitado el 18 de Octubre de 2012.

 

[3] Texto obtenido del portal de Universia http://noticias.universia.net.mx/en-portada/noticia/2010/12/07/758431/mexico-ultimo-lugar-educacion-ocde.html visitado el 18 de Octubre de 2012.

[4] Texto obtenido del portal de Milenio http://www.milenio.com/cdb/doc/noticias2011/434f5cc48739b1e6f2b64e6cf2425834 visitado el 18 de Octubre de 2012.

Calderolandia, un mundo donde la verdad no existe

El pasado lunes el presidente del (des)empleo, Felipe Calderón, nos dio una muestra de lo que ha vivido durante éste sexenio, un mundo hermoso para él y su familia, en donde puedes mentir sin que tus palabras sean refutadas.

El mandatario comentó en su Sexto Informe de Gobierno que durante su sexenio todo ha ido en ascenso, claro, todo lo que le conviene. Sin embargo, para lo que él fue para arriba para nosotros iba al revés, por ejemplo; nos indicó que la seguridad estaba más reforzada, siendo que es todo lo contrario pues basta salir a la calle para toparse con pared. Indicó que la educación en el país ha mejorado cuando todos sabemos que nos colocamos en los últimos lugares en calidad educativa de los países miembros de la OCDE.[1]

No obstante, no sólo en eso mintió ya que, no se acrecentó ni la seguridad ni la calidad en la educación sino que además, ocultó las verdaderas cifras. Calderón procuró no mencionar a los muertos que ha habido en su absurda guerra y tampoco comentó sobre la pobreza que se ha agravado.

Parece ser que a Calderón se le olvida que existen otros tipos de indicadores a los que él menciona, de hecho, en la mayoría de los que verdaderamente son confiables, sale perdiendo.

Lo que nos parece sumamente absurdo es que el señor siga mintiendo como si no nos diéramos cuenta, a simple vista, que en realidad el país está sumergido en una crisis insostenible, en una inseguridad terrible y en una grave desilusión.

Lo que nos hace pensar es que Felipe Calderón vive en un mundo diferente al de nosotros, vive en un país al cual la gente “normal” no es invitada, se llama “Calderolandia” y está en un nivel mucho más alto que el creado por el presidente anterior: Foxilandia.

El huevo por el cielo y el salario por el suelo

En estos días se ha convertido en un calvario adquirir un kilo de huevo. Según informes de la Cámara Nacional de la Industria Panificadora “en las tiendas de abarrotes el precio del kilogramo de huevo es de hasta 40 pesos, mientras que en supermercados la caja con 30 piezas llega a 39.50 pesos y la docena se vende en 18 pesos.”[1] Eso en el centro porque en Monterrey se ha registrado el alza hasta de $70.

El Secretario de Economía, Bruno Ferrari, exhortó a la ciudadanía a que no consuma huevo mientras su precio se mantiene elevado; por su parte, el gobierno federal comienza la importación libre de aranceles para que pueda ingresar el alimento mencionado a nuestro país.

Mientras eso pasa, nosotros le cuestionamos a Felipe Calderón, a Bruno Ferrari y al gobierno federal, ¿es normal que el salario mínimo esté en alrededor de $60 (dependiendo la zona sube o baja) y el kilo de huevo a $40?, es obvio que no, pero a ellos qué les importa, mientras sigan mamando del erario para sus lujos el pueblo puede permanecer sin consumir alimentos de la canasta básica.

Es una lástima que siendo un país productor de comestibles básicos como el huevo, el maíz y diversas frutas y verduras, se tenga que recurrir a la importación, en lugar de que el gobierno se “ponga las pilas”. Además, es inaceptable que mientras todo sube durante el mandato de Calderón el salario mínimo no lo haga en relación proporcional, destacando que él prometió que no habría ni alzas en los precios y ni en los impuestos

Según un informe de la UNAM del año pasado México es el país que tiene los salarios más bajos de la OCDE, “México sólo supera a India en el nivel de salario mínimo, con un nivel de 121 dólares; sin embargo, el trabajador mexicano se mantiene detrás de países del mismo tamaño de desarrollo en la región, como Chile y Brasil, y muy por debajo de países como Holanda, donde el salario mínimo representa 160,600 dólares anuales.”[2]

Desafortunadamente el país está pasando por una grave crisis en dónde el único responsable es el gobierno de Felipe Calderón porque, para el ciudadano común sí la hay; sin embargo, para ellos, que despilfarran millones de pesos en gastos absurdos (como bebidas alcohólicas) es complicado que la sientan. Pues claro, el pueblo paga sus caprichos.

Esperemos que en algún momento se reviertan las cosas y podamos decir que el huevo está por el suelo y el salario por el cielo. Se vale soñar, ¿o no?


[1] Véase la nota Venden kilo de huevo hasta en 40 pesos en DF http://www.eluniversal.com.mx/notas/864775.html

[2] Véase la nota México tiene los salarios más bajos de la OCDE: UNAM http://eleconomista.com.mx/finanzas-publicas/2011/04/15/mexico-tiene-salarios-mas-bajos-ocde-unam

Ningún maestro le pudo ayudar a pasar a Josefina en la SEP

Josefina Vázquez Mota se la ha pasado diciendo que gracias a ella nuestro sistema educativo es una maravilla, que gracias a ella ya no se compran las plazas y que gracias a ella los niños en México están mejorando la calidad de su formación académica.

No hay situación más falsa que lo que la candidata “diferente” asegura, ya que, acostumbrada a ver lo que ella quiere, nos da información que la realidad contradice. Es obvio que nuestro sistema educativo está de la patada.

Pero además del sistema reprobado, Josefina también se saca un 5 durante su paso por la SEP y no es para menos, ya que ella no tenía ni idea de lo que era una Secretaría de esa magnitud; sin embargo, como ya sabemos, fue encargada de ese puesto como agradecimiento de Felipe Calderón hacia su “buen trabajo” como Coordinadora de campaña durante su candidatura (del ahora “presidente”).

Se supone que Secretario debe ser de los mejores; deben ser expertos en su rama ya que, según la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal en su Artículo 12, se indica que: “cada Secretaría de Estado formulará, respecto de los asuntos de su competencia; los proyectos de leyes, reglamentos, decretos, acuerdos, y órdenes del Presidente de la República.”[1]

Con base en lo citado ¿qué tenía que estar haciendo una “Econmista”, como lo es Josefina Vázquez Mota en la Secretaría de Educación?, la respuesta: nada.

Lógicamente, si se coloca de titular a una persona que no es especialista en el tema, se tendrá un verdadero fracaso y si a eso le sumamos que la persona que se encuentra encargada es ineficiente, podemos generar una bomba atómica de ineptitud.

Si a la bomba atómica de ineptitud le aumentamos una dosis de corrupción, tenemos un arma aun más destructiva. Como sabemos Josefina Vázquez Mota, además de desviar recursos destinados a los tarahumaras, también hay que recordar el cochinero que hubo con Enciclomedia, a quienes, a pesar de ya haber cancelado los contratos con los empresarios, se les seguían pagando. Por ello y por muchas cosas más, la OCDE nos da los peores lugares en la calidad de la enseñanza[2].

Definitivamente la candidata del PAN no fue eficiente en su desempeño en la SEP pero también es un hecho que se debe reformar el sistema desde la raíz, desde la forma de “aprender”, pues en el nuestro, sólo estamos acostumbrados a memorizar y no a razonar lo que se nos “enseña”, con lo cual, en ese rubro, estamos perdidos contra otras naciones.

 

Entre verdades y vergüenzas.

Tenemos por entendido que la pobreza es una forma de vida que aparece cuando las personas carecen de los recursos necesarios para satisfacer sus necesidades básicas. Debido a tal situación, en ellos emerge una calidad de vida con deficiencias en la alimentación, sus ingresos no les permiten consumir la canasta básica de alimentos, la asistencia sanitaria, la educación y la vivienda.

La Organización para la cooperación y el desarrollo económicos (OCDE) afirma que la pobreza en México volvió a crecer para finales de éste sexenio y según el estudio de la misma, se prevé que la pobreza se agudice al mismo tiempo que permanezca constante, debido a que los niños constituyen casi la mitad de los 52 millones de pobres en el país. Es decir, sabiendo que la población mexicana es relativamente joven, para cuando éstos niños crezcan, difícilmente dejarán de ser pobres y las familias de éstos tendrán la misma suerte por la falta de oportunidades.

Leer más de esta entrada

Gobierno de Calderón puso a México en primer lugar de ninis mujeres en el mundo

Felipe Calderón consideró que México “está mejor que hace 11 años” si se analiza punto por punto, indicador por indicador los resultados obtenidos en el cumplimiento de las Metas del Milenio de la ONU e insistió que la pobreza extrema lejos de aumentar en términos porcentuales por la crisis económica, logró contenerse e incluso, reducirse marginalmente.

Esta cifra se contradice con otra que el día de ayer estuvo en la portada de varios periódicos nacionales acerca de que en México, hay  7 millones 226 mil jóvenes de entre 15 y 29 años que no estudian ni trabajan, por lo que la nación ocupa el tercer lugar entre los 34 países miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) o pertenecientes al Grupo de los 20 (G-20) que tienen el mayor número de población juvenil inactiva.

La nación se sitúa en el primer lugar en porcentaje de mujeres jóvenes que se encuentran en dicha condición. De la cifra mencionada, 2 millones 745 mil pertenecen a ese sector de la población, revela el informe Panorama de la educación 2011, publicado por la organización.

Leer más de esta entrada

LA EDUCACIÓN EN MÉXICO, ¿GASTO O INVERSIÓN?

En México la deserción escolar y el rezago educativo es un flagelo que nos ha rebasado institucional, política y socialmente. De acuerdo con la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), nuestro país registra una de las peores cifras en materia educativa. Los sectores más excluidos y marginados en cuanto acceso a la educación son los niños indígenas, los discapacitados y las mujeres jóvenes que son madres solteras.

El 33 por ciento de las personas discapacitadas mayores de 15 años es analfabeta, detalló un informe del Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred) presentado a principios del año en curso; asimismo, el 46 por ciento de la población discapacitada no concluyó la educación básica, abundó el documento.

México firmó la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad, así las cosas, el Estado mexicano está obligado a garantizar el derecho a la educación en todos los rincones del país. No obstante, el 24 por ciento de los discapacitados de seis a 29 años de edad nunca en la vida ha asistido a la escuela. La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) considera a los analfabetos funcionales a todas aquellas personas mayores de 15 años que no cubrieron cuatro años de educación básica o abandonaron el sistema educativo. Según datos de la UNESCO en México existen 33 millones de habitantes que padecen analfabetismo funcional.

En este sentido, apuntamos que el rezago y la deserción educativa en la República mexicana impiden que seamos un país competitivo a nivel internacional. Es prácticamente imposible impulsar el crecimiento económico y el desarrollo social con tales características, luego entonces, México continuará sumergido en la mediocridad sino asignamos mayores recursos para ofrecer educación de calidad y mayor cobertura.

En esta misma línea, recalcamos que México requiere de instalaciones educativas accesibles, adecuadas e higiénicas que respondan a las necesidades, por ejemplo, de los discapacitados, de la población indígena, y en general de todos aquellos sectores que sufran los efectos de la exclusión y la marginación social.

La llamada generación nini (jóvenes que ni estudian ni trabajan) es consecuencia de una inadecuada coordinación de políticas orientadas al desarrollo económico y social de la ciudadanía. Cada año cientos de miles de jóvenes son rechazados de las Universidades públicas de nuestro país; de la misma manera, quienes terminan una ingeniería o licenciatura tienen pocas posibilidades de acceder a un empleo, lo cual nos indica que las instituciones públicas y privadas no están confiando en los planes de estudio de las Universidades por alguna razón que nosotros desconocemos.

Solamente en el ciclo escolar 2008-2009, cerca de 7.5 millones de personas se quedaron fuera de las Universidades. Qué está haciendo el Estado mexicano para revertir tales cifras, mientras sigamos en la lógica de que el recurso destinado a la educación básica, media superior y superior es un gasto y no una inversión nacional a futuro, permaneceremos en el mismo atolladero.

En un informe legislativo emitido por la Comisión Especial de Impulso a la Calidad Educativa dado a conocer en el 2010, apuntó que anualmente crece 7 por ciento la demanda de infraestructura escolar en bachillerato y educación superior. De esta manera, los jóvenes e inclusive niñas y niños son obligados a incorporarse al mercado laboral, desde luego, en la informalidad y a muy temprana edad sufriendo abusos e injusticias en materia laboral y sobreviviendo con salarios mínimos por negarles el acceso a la educación.

Asimismo, 16 de cada 100 alumnos desertaron de la educación media superior, revelan cifras oficiales de la Secretaría de Educación Pública (SEP), lo que pone en evidencia la incapacidad institucional de las autoridades educativas para contener el abandono en las escuelas y Universidades. El rezago educativo a nivel básico es extremadamente desolador, tan sólo en cifras dadas a conocer en 2010, 9.8 millones no terminó la educación primaria; 17.6 millones no concluyó la educación secundaria; y 5.9 millones de mexicanos mayores de 15 años no saben leer ni escribir.

Si realizamos una comparación de recursos monetarios asignados para educación entre México y el resto de los países que integran la OCDE la diferencia de cifras es abismal. Mientras los países del organismo internacional gastan en promedio 7 mil 840 dólares por alumno para educación básica y terciaria, en México el Estado destina 2 mil 260 dólares por estudiante de educación primaria y superior.

Así las cosas, concluimos que México exige políticas educativas eficientes y efectivas que no sólo ofrezcan mayor cobertura a los mexicanos, sino también educación científica y de calidad a lo largo y ancho del país, así como empleos dignos para el desarrollo profesional.

LA FIGURA QUE SE NOS FUE, ¡A PONER A DIETA AL ESTADO OBESO!

La obesidad se ha transformado en un problema sumamente preocupante para todos los gobiernos en el mundo. El incremento de peso en la población ha propiciado que los costos y la pérdida de vidas por enfermedades cardiovasculares, se incremente de manera alarmante. Tanto, que se ha transformado en una pandemia muy difícil de controlar.

Gran parte del problema se debe a los cambios en la alimentación y cómo los medios de comunicación, así como las empresas de alimentos procesados, han influido en la forma de vida y de posicionamiento social, o sea, ¡Qué consumes, quién eres!

La OCDE, realizo un estudio en el cual plasma la siguiente información:

La obesidad se está convirtiendo en el enemigo  público número uno en cuestión de salud en la mayoría de los países de la OCDE. Las personas severamente obesas mueren 8 a 10 años antes que las de peso normal, al igual que los fumadores. Cada 15 kilogramos extras aumentan  el riesgo de muerte temprana aproximadamente 30%.

El 25 de enero, el presidente de México, Felipe Calderón, hizo oficial que México ocupa el primer lugar en obesidad infantil y adulta así como el primer lugar en diabetes infantil y anunció un programa nacional para combatirlas. El 30% de la población adulta tiene este problema y el 69,5% sufre sobrepeso.

De hecho, el gobierno aprobó un plan que ya ha entrado en vigor y que en la práctica pone a dieta forzosa a los estudiantes al menos mientras están en la escuela. Mismo que ha sido impulsado por la OMS, en el cual se hace énfasis en promover la  alimentación saludable, actividad física y salud para la prevención de enfermedades crónicas.

Independientemente de los esfuerzos que el gobierno y el sistema de salud hacen, no han fructificado del todo. El Instituto Mexicano del Seguro Social y la Confederación Nacional de Pediatría de México venían advirtiendo desde hace diez años del crecimiento de esta epidemia. El IMSS lanzó una campaña en los medios para la que la gente cuidara su dieta, hiciera ejercicio y acudiera al médico. Pero los malos hábitos de alimentación y la vida sedentaria que se tiene, han evitado que estos programas tengan el éxito esperado.

Desde hace años la llamada comida chatarra fue desplazando a la natural. En la calle, cualquier persona nota el aumento de peso de la población. Para tratar de evitar esto o al menos, reducirlo, las empresas de frituras agregaron una leyenda a los paquetes, recomendando: “Come frutas y verduras” pero la leyenda no estaba del todo completa, le faltó describir cuáles son los riesgos que estos productos le traen a la salud por el número de químicos  que contienen. Pues debería decir: Este producto (comida rápida) puede ser muy nocivo para la salud si lo comes diario y hay que beber agua en lugar de refrescos.

Dentro de las medidas que el gobierno aprobó para combatir este problema,  prohibió la venta de comida chatarra en las escuelas, pura comida saludable se puede vender en las cooperativas o tienditas dentro de los planteles  educativos y esto es una gran medida, debido a que la mayoría de los niños sólo consume este tipo de productos chatarra, pero, parece que sólo fue algo pasajero, al iniciarse la aplicación de la reglamentación, los planteles sólo vendían  cosas aprobadas por la Secretaria de Salud y la Secretaria de Educación Pública, ya pasado el tiempo, se olvidó dicho mandato. No hay necesidad de hacer una investigación para saber si se mantienen las órdenes de la SS, tan solo hay que ver la cantidad de puestos fuera y a veces, dentro de los planteles que venden  comida, chicharrones y demás productos que lejos de nutrir, son focos de infección por las precarias condiciones de higiene en las que son preparadas, y por cierto, hechas con muchas grasas.

Difícilmente veremos este tipo de anuncios en los paquetes de papas, pastelitos o incluso en los refrescos. Esto, debido a la gran presión que seguramente, los grandes consorcios alimenticios le hicieron al gobierno, obligarlos a poner los mismos avisos de los riesgos que se corre al consumir ese producto, al igual que a los empaques de cigarros, perjudicaría de gran manera sus ganancias, lo que afectaría directamente a la economía del país. En resumen, si la presión de estas empresas, provocó que no se mantenga la exigencia en materia de alimentos en las escuelas, nos hace pensar que al gobierno no le interesan los ciudadanos, sino el gran capital que generan al consumir productos dañinos para su  salud.