Creación de penales privados, la nueva forma de lavarse las manos…

Hace unos días Felipe Calderón inauguró en Sonora el primer penal federal financiado con inversión privada de México, y es tan sólo el primero de un total de 20 que se construirán como mínimo.

El hecho de que haya un penal privado en México sorprende, pues significa claramente que el sistema de justicia federal instaurado no funciona como debería, y que gracias a ello surgió la necesidad de buscar otras alternativas, como es la instalación de penales privados. La solución de Calderón no fue fortalecer o analizar y mejorar el sistema de justicia, sino ceder la responsabilidad a otros, más dispuestos y capaces.

Y la verdad no es para menos. La realidad de nuestras cárceles es realmente indignante, y a lo largo de éstos 6 años se ha vuelto casi intolerable. Hace unas semanas se fugaron 134 reos del CERESO de Piedras Negras, Coahuila, y han habido innumerables fugas durante los sexenios panistas. Además, todo México sabe que muchas de esas prisiones están literalmente controladas por el crimen organizado y por la corrupción, lo que es una clara muestra de la ineficiencia del sistema penal.

Si para las muchas limitaciones en la mente de nuestro presidente, y en la impartición de justicia la única solución fue “pedir ayuda” a la inversión privada, en vez de mejorar, habla también de una mediocridad política inigualable. Aún a sabiendas de que fue la misma guerra emprendida por el gobierno federal contra el narcotráfico ha llevado las cosas a tal nivel, la presidencia no acepta su responsabilidad, y prefiere atraer capital privado, cobijado en la idea de que ayuda a la economía, pues generó inversión y empleos.

Lo preocupante aquí es que México acaba de abrirse al mercado de los reos, evadiendo responsabilidades presentes y futuras, dejando todo en manos de empresarios que si bien pueden ofrecer un servicio eficiente en cuanto a evitar fugas y desmanes dentro de las cárceles, por lo único que velan es por la ganancia. Es decir, un empresario no tendrá la intención de mejorar y rehabilitar a los reos, como pudiera tenerlo un gobierno comprometido, sino primordialmente tendrá la intención de obtener ganancias.

¿Dónde quedará entonces la voluntad de que los delincuentes se rehabiliten y se reincorporen a la sociedad productivamente? Si actualmente dentro de las cárceles los reos “compran” comodidad y jerarquía, ¿quién regulará la situación si sucediera dentro de un penal privado? ¿Quién controlará que estén libres de corrupción y de violencia, cuando podrán regirse bajo sus propias reglas?

Lo que al parecer se le olvidó al presidente fue justamente esa regulación tan necesaria cuando se dan concesiones a empresas privadas en asuntos del Estado, pues no sólo se trata de construir y ceder el poder, sino de una planeación estratégica y conjunta que evidentemente Calderón pasó de largo. Claro está, si no existe una planeación en el sistema penal federal, menos la habrá cuando hay dinero de por medio, y esa siempre fue una característica del gobierno panista: el entreguismo irracional y la poca conciencia de sus actos.

Alguna vez Calderón tuiteó lo siguiente:  “En los últimos 6 años se han fugado más de 1000 reos de penales estatales.  De los penales federales ninguno”. ¿No creen que es una forma de “lavarse las manos” y evadir la responsabilidad de su mediocre gobierno? Como esto, así como le echa la culpa a los demás, a pesar de su posición como presidente de la República, de la misma forma se entrega el poder y la responsabilidad a manos de… quién sabe quien…

Anuncios

PAN: ¿No que a Molinar Horcasitas no lo querían?

Durante la campaña de la ex aspirante a la Presidencia, Josefina Vázquez Mota, se desvivió por señalar que Juan Francisco Molinar Horcasitas no era parte de su equipo de trabajo, de hecho, hasta se deslindó de él y casi al final de su campaña (hasta el final) fue relegado del grupo.

Lo anterior se debió a que la ex candidata aseguraba que era (in)diferente y que jamás tendría a una persona relacionada con algún delito, por eso, decidieron prescindir de los servicios del responsable de la muerte de 49 niños en el ya conocido incendio de la guardería ABC.

Sin embargo, y como ya acabó la campaña, al PAN parece olvidárseles que el señor es una persona corrupta e irresponsable. También hay que destacar que Molinar ha estado envuelto en fraudes millonarios y en casos de corrupción.

Comentamos que se les olvidó que quién es el señor Horcasitas porque ahora, el “gran” Gustavo Madero, lo ha nombrado vocero de la Red de Voceros del Comité Ejecutivo Nacional ante los “nuevos retos” del partido. Es decir, no importa lo que has hecho, de cualquier forma vas a seguir en el partido, ¡total!, Josefina ya no es candidata.

Lo que no saben los del PAN es que la gente pensante, que somos la mayoría en México, conocemos los antecedentes de ese señor y por ello, nos preguntamos: ¿así es como pretenden salir del hoyo en el que se encuentran hundidos?, ¿así es como pretenden rescatar al partido de la crisis en la que se encuentran?, ¿qué es lo que procura Madero?

No cabe duda que aun cuando perdieron por sus constantes mentiras, el PAN sigue con su función de tratar de encubrir todo, pero lo que no saben es que gracias a que la información hoy en día resulta más fácil de adquirir, sabemos las artimañas de su partido.

Sólo esperamos que el sexenio de Felipe Calderón concluya lo más rápido posible, no necesitamos a más gente que prometía un cambio y terminó maximizando las mañas de los políticos anteriores, queremos a personas responsables con su país y con los mexicanos.

Molinar Horcasitas, ¡tú si eres un peligro para México!

El PAN es “liberal” cuando le conviene

Durante la campaña para elegir al Presidente del próximo sexenio, a la candidata del PAN, Josefina Vázquez Mota se le cuestionó varias veces por ideas y propuestas con las que su partido nunca converge.

Por ejemplo, su partido ha criminalizado en lo que va de su existencia el aborto y el matrimonio entre homosexuales; sin embargo, cuando ella se postuló para ostentar la titularidad del Ejecutivo, argumentó varias veces que; 1. No se criminalizaría a una mujer por abortar; 2. Abrir las posibilidades a legalizar la marihuana, 3. Plena libertad sexual de las mujeres y; 4. Respeto al matrimonio entre personas del mismo sexo.

Ha pasado la temporada electoral, y todo lo que ha dicho Josefina se desvaneció pues, su partido, en Puebla, “presentó al Congreso local una iniciativa de Ley para la Protección de los Derechos de la Familia que concibe a ese núcleo parental con una visión tradicionalista y religiosa, opuesta al concepto y a los derechos que defienden la Constitución federal y la Carta Magna del estado”, discerniendo así, de lo que la candidata había proclamado.

Es decir, el Partido Acción Nacional aspira a trasgredir el Estado Laico ya que, se han citado las palabras, “religiosos” y “espirituales” y asimismo, se excluye a El PAN a las familias formadas por personas del mismo sexo y las sociedades de convivencia, al señalar que estos grupos aún no son reconocidos por el marco normativo del estado.

Entonces, si Josefina hubiera llegado a la Presidencia, ¿nos hubiéramos dado cuenta que sólo nos estaba mintiendo?, la respuesta es: sí. Nos miente al mencionar sus posturas liberales ya que, si es cobijada por un partido conservador es demasiado difícil que ella no comparta las mismas ideas. Nos mintió sobre sus posturas y pretensiones de apoyar a la mujer pues cuando fue diputada federal tampoco hizo mucho por ellas, entonces, ¿en qué quedamos PAN?

Con este tipo de acciones se refuerza la idea de que en verdad existe el grupo ultraderechista “El yunque”, además de que nos damos cuenta que el partido actualmente en el poder sigue creyendo que estamos en el siglo XVIII y no evoluciona con el contexto.

Al igual que la sociedad, el Derecho debe ir actualizándose; sin embargo, a los panistas los ha rebasado la primer mencionada y se han dejado llevar por intereses e ideologías propias y no por lo que indica el pueblo y mucho menos las necesidades del mismo.

Una lástima para el país que se siga gobernando de esa manera y solidaridad a todas las personas que a los ojos de los miembros (y a los que no lo son) no son “normales”.

 

Calderón nos tiene acostumbrados a firmar en lo “oscurito”, ahora fue el ACTA

El día de hoy nos despertamos con una noticia grave e insultante para todos los mexicanos en el país. Nuestro “querido” Presidente, “el mejor de todos” y el más “sincero”, Felipe Calderón, firmó por la noche firmó el Acuerdo Comercial contra la Falsificación.

Aquí hay una serie de irregularidades que nos hacen pensar mal del gobierno federal, como en todo su sexenio. En primer lugar, no fue la Presidencia de la República, ni SEGOB, ni mucho menos Calderón, el encargado de difundir la noticia; quien salió a dar la cara y a informar sobre lo que se había pactado fue el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI), el cual, informó ayer por la noche, que el gobierno mexicano había firmado el acuerdo.

Lo que nos resulta extraño es que Felipe Calderón haya firmado a escondidas, como solo los ladrones lo hacen. Aunado a ello actúa de la misma forma que lo ha hecho en todo su sexenio, desde la entrega de las concesiones para las mineras en la zona sagrada de Wirikuta hasta la extinción ilegal de Luz y Fuerza del Centro, “por debajo de la mesa”, “en lo oscurito”.

Lo lamentable es que además de que se violan algunos derechos de las personas, se reprimen otros y se criminaliza el libre tránsito de la información, ni la asamblea Europea, ni el Senado de nuestro país lo aprobaron porque podría atentar a la privacidad de los consumidores, las libertades y la libre información., entonces, ¿por qué lo hizo Felipe Calderón?

Si nos habíamos olvidado de él, con esto nos ha vuelto a demostrar que su gobierno es el peor en la historia de México, no sólo porque nos ha dado desempleo, crisis, aumento en los impuestos, carestía de la canasta básica, más de 60 mil muertos y miles de desaparecidos, también porque actúa a escondidas y nos regala este tipo de acuerdos que en nada benefician al país.

Es una lástima que en el último año de su mandato haya preferido aprobar este tipo de acuerdos que documentos que en verdad benefician a la sociedad, pues hay que recordar que él vetó la Ley de Víctimas del Movimiento por la Paz y Dignidad, en lugar de aprobarla y pronto entrara en vigor.

Señor Felipe Calderón, una vez más nos ha demostrado que jamás pudo legitimar su gobierno y esperemos que se quede a vivir en México, para que usted vea las consecuencias de sus actos.

 

 

Felipe, la transparencia la hubieras pedido cuando te “eligieron” Presidente

En el año 2006, Felipe Calderón “ganó” la Presidencia de manera turbia. Todas las encuestas (quienes realizaban un mejor servicio), colocaban al que fuera candidato de las izquierdas por encima de su más cercano opositor.

La técnica para hacerlo “bajar” de su puesto en los estudios de opinión fue, guerra sucia y promesas que jamás cumpliría. Hay que mencionar que asesorado por Antonio Solá, Calderón fraguó un plan que le mintió a la gente pues, aseguraban que el ya mencionado candidato izquierdista era un peligro para México; sin embargo, mentían en lo que argumentaban.

Otra técnica fue mentir. Durante los debates y eventos que Felipe sostuvo tuvo como eje rector, las “manos limpias” y claró, autodenominase el presidente del empleo. Comentó que no se iban a subir impuestos y que quitaría la tenencia.

La erogación de la tenencia sí la llevo a cabo; no obstante, es discrecional ya que, es cuestión de cada estado de la republica implementarla o no y asimismo, entra en vigor hasta enero del 2012.

Ahora bien, cuando él fue elegido Presidente, decimos que fue turbio el proceso ya que, quedó comprobado que en ese momento, el IFE no estaba velando por los intereses de la ciudadanía, sino por el de unos cuántos.

En ese entonces, se le pidió a Calderón lo que ahora se le conoce como el “voto por voto” y él no lo aceptó, de hecho, se habla de que Andrés Manuel  le envió una carta para que aceptara tal cuestión pero él se negó.

Por eso nos resulta extraño que Felipe Calderón ahora nos diga que se investiguen el “uso indebido de recursos electorales en la campaña” cuando él hizo lo mismo en la suya, hay que recordar que, Josefina Vázquez Mota, quien fuera Secretaría de Desarrollo Social, desvió recursos que estaban destinados a la Sierra Tarahumara a la campaña del ahora jefe del Ejecutivo.[1]

Es decir, con qué cara pide el presidente de las “manos (sucias) limpias”, que se me comprueben los gastos de campaña de otros candidatos si él, cuando lo fue, no lo hizo y al contrario, resultó beneficiado de sus mentiras, su guerra sucia, su despilfarro y claro, de la complicidad de algunos para hacer trampa en la elección.


[1] Texto obtenido de la página http://www.proceso.com.mx/?p=298091 visitada el 06 de julio de 2012.

Josefina critica su cuna.

Ayer escuche a los precandidatos azules defender a sol y sombra la continuidad de la gestión de Felipe Calderón durante éste sexenio, todos tuvieron la oportunidad de congraciarse no sólo con la bancada panista, también con el Señor de los Cielos, el buen Felipe.

Hubo indicios de la, ya clásica, rivalidad entre Ernesto Cordero y Josefina Vázquez Mota y  se hicieron aún más notorias, cuando Cordero le recordó a Josefina no haber defendido los ideales de su patrón, cuando ésta última era legisladora.

Sin embargo, y a pesar de tener en cierta forma razón de lo que señala Cordero, ésta no ha sido la única vez que Josefina se muestra agresiva ante las medidas que toma el Gobierno Federal. Lo cual, la llena de incongruencia al decir y alardear que Felipe Calderón es hoy el cambio que México esperaba.

Hace algunos ayeres, para ser exactos 1996, dura crítica recibió la entonces administración del Gobierno Federal; Josefina Vázquez Mota alardearía de un programa social del que hoy hace refrito Felipe Calderón. En el periódico El Economista, titularía como Tarjeta Pobre al reparto de tarjetas bancarias a las zonas afectadas por la pobreza o situación vulnerable de diversos sectores poblacionales en México.

Leer más de esta entrada

Entre verdades y vergüenzas.

Tenemos por entendido que la pobreza es una forma de vida que aparece cuando las personas carecen de los recursos necesarios para satisfacer sus necesidades básicas. Debido a tal situación, en ellos emerge una calidad de vida con deficiencias en la alimentación, sus ingresos no les permiten consumir la canasta básica de alimentos, la asistencia sanitaria, la educación y la vivienda.

La Organización para la cooperación y el desarrollo económicos (OCDE) afirma que la pobreza en México volvió a crecer para finales de éste sexenio y según el estudio de la misma, se prevé que la pobreza se agudice al mismo tiempo que permanezca constante, debido a que los niños constituyen casi la mitad de los 52 millones de pobres en el país. Es decir, sabiendo que la población mexicana es relativamente joven, para cuando éstos niños crezcan, difícilmente dejarán de ser pobres y las familias de éstos tendrán la misma suerte por la falta de oportunidades.

Leer más de esta entrada

EL PRESIDENTE DEL TIANGUIS.

En una investigación de Juan Antonio Zúñiga del periódico la Jornada que se publicó el día de ayer en primera plana se muestra que, Felipe Calderón  muy lejos de ser lo que prometió en la campaña del 2006 “el presidente del empleo” más bien se ha convertido en el Presidente del tianguis pues su gestión ha provocado que un amplio sector de la población no tenga otra opción más que dedicarse a instalar puestos y vivir de la economía informal en un sistema económico en el que solo siendo tianguista puedes sobrevivir a la escasa oferta laboral de las administraciones panistas del poder ejecutivo.

A esto debemos sumar las ineficiencias del ex presidente Fox que dejó las finanzas públicas con un boquete enorme de deuda a pesar de haber tenido años excelentes de ventas de petróleo por arriba del  precio calculado- debido principalmente a las guerras de Iraq y Afganistán que durante la administración foxista elevaron los petrodólares por las nubes.

El sector informal se convirtió en el principal generador de ocupación de la economía mexicana durante los dos gobiernos surgidos del Partido Acción Nacional (PAN), según los registros oficiales del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y los datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

En este periodo de 11 años el sector formal generó prácticamente uno de cada cuatro puestos de trabajo de los 10.8 millones en que aumentó la población ocupada de diciembre de 2000 hasta fines de 2011. Los tres restantes correspondieron al ámbito de las actividades informales.

Mientras, unos 2 millones 656 mil individuos desistieron de buscar trabajo al no encontrarlo y pasaron a formar parte de la “población disponible” dentro de la población no económicamente activa. Y quienes se mantienen dentro de las filas de la desocupación total e insisten en buscar un empleo remunerado, que no encuentran, tuvieron un incremento de 202 por ciento, hasta llegar a 2 millones 781 mil 703 personas, de acuerdo con el más reciente informe trimestral del Inegi.

Las encuestas de ocupación y empleo del organismo señalan que en el sexenio presidido por Vicente Fox, y el quinquenio transcurrido de la presente administración, la población ocupada aumentó en 10 millones 845 mil 200 personas.

Pero de ese universo sólo 23.7 por ciento encontró empleo en el sector formal, es decir, 2 millones 572 mil 821 individuos; el 76.3 por ciento restante se ocupó en actividades informales, donde en general trabajan sin contrato, seguridad social ni prestaciones. A este ámbito se incorporaron alrededor de 7 millones 968 mil 500 personas más.

Estos datos son fríos y nos permiten afirmar que las administraciones panistas que se vanaglorian de ser de extracción empresarial y que conocen a profundidad cómo mejorar la economía formal, han hecho lo contrario aumentar el sector informal que si bien es el único sustento actual de millones familias no contribuye a las finanzas públicas por lo que debemos preguntarnos si este sector ¿es una solución o un problema?

Entre trampas y simulaciones.

Ya más de una vez hemos sabido de la simulación creada por los partidos políticos para consagrarse en las redes sociales, los llamados “boths”, “trolls” y “porros” son una muestra contundente. Hace algún tiempo recuerdo, se supo que Ernesto Cordero se valía de grupos cibernéticos para sobresalir en las redes, sobre todo en Twitter, estos grupos de simulación se ocuparon de llenar sus timeline sabiendo que sus pocos seguidores y el tiempo de creación, evidencian a máxima a las cuentas falsas.

Pero aquí lo interesante comienza cuando su también grupo pagado de Josefina Vázquez Mota ataca de todo a todo a Ernesto Cordero y este a su vez, devuelve  en el mismo tono ofensivo creando una guerra sin fin entre porros y trolls que en muy poco interesa a los que somos internautas reales.

Leer más de esta entrada