Lo que le faltó al sexto informe de gobierno de Felipe Calderón

El día de hoy se llevó a cabo el Sexto Informe de Gobierno en el Palacio Nacional, ahí, Felipe Calderón con un recinto lleno (de pura gente que quería escuchar el informe, ¿eh?, no creemos que hayan sido acarreados o pagados). Políticos y ciudadanos se conjugaron para ser el público del Presidente de las manos limpias y por qué no, el más mentiroso.

Calderón, como es de esperarse en cada uno de estos informes (de cualquier político), se vanaglorió de tooooooodos sus logros: “mayor infraestructura”, “más becas”, “mayor cobertura en Educación, en Salud”, “las mayores reservas de dinero en años”, “mayor seguridad”, etc; sin embargo, parece que le dijeron que mencionara las cosas que no hizo durante todo su sexenio.

Lo que le faltó al sexto informe de gobierno de Felipe Calderón fueron varias cosas. En primer lugar, le faltó decir que el salario mínimo en México ha crecido una cifra ínfima e insultante con respecto a los precios de los hidrocarburos y los productos de la canasta básica.

Otro punto importante que le faltó mencionar fue el despilfarro que hacen las dependencias gubernamentales con dinero del erario. Algunos ejemplos ya los hemos mencionado en otros post’s, tal es el caso de la Estela de Pus, la construcción de una iglesia por parte de la CFE, prótesis de pene, impresiones en paliacates; pero sin duda, el gasto más absurdo y el cual se lleva las palmas es el de más de 4 millones en bebidas alcohólicas.

Tampoco nos mencionó que durante su gobierno dejará un panorama de muerte, destrucción y desolación pues, gracias a su (ir)responsabilidad por ostentar una “guerra” contra el narco se han mencionado la cifra de 95 mil muertos y más de 300 mil desaparecidos, entre ellos, niños.

De la misma manera, Calderón evitó decirnos que la cifra de pobreza ha ido en aumento y aunque él y Presidencia han querido tapar el sol con un dedo, es imposible no darse cuenta de la crisis en la que estamos sumergidos por su mala administración.

Esperemos que llegue diciembre para decir adiós a la peor administración de todas las que ha tenido México pero aparte, la más mentirosa, no es posible que Felipe Calderón sea tan cínico como para hablar de progreso cuando todos hemos visto y sentido la miseria en la que se encuentra el país. Lo peor de todo es que ellos creen que nos engañan… ¿o será que el presidente hablaba de otros país?

Anuncios

A un año del atentado en Casino Royale… ¿dónde está la seguridad prometida?

El día de mañana se cumple el primer aniversario del atentado contra el “CasinoRoyale” de Monterrey, Nuevo León, donde 52 personas perdieron la vida después de ser objeto del narco terrorismo cuando un grupo armado lo atascó con gasolina y granadas.
Podría pensarse que a un año de la masacre algunos responsables estarían presos, o al menos en proceso judicial, sin embargo las cosas son desafortunadamente, muy distintas. Como siempre, quienes pagaron las cuentas fueron las víctimas y sus familiares, a quienes nadie ve ni escucha. Tanto el dueño del casino, como los responsables del atentado, se encuentran libres.
Además, la historia de esta masacre tiene irregularidades innegables, como el hecho de que la PGR deslindara de toda responsabilidad a los gobiernos locales por considerar que el inmueble no era inseguro, y que ello no influyó en la muerte de las víctimas. Poco después de hacer esas declaraciones, por arte de magia comenzaron a aparecer los responsables.
Asimismo, el gobernador de Nuevo León pareció no atender con la gravedad que merecía el asunto, y mejor se dedicaba a twittear felicitaciones y reconocimientos, mientras el presidente Calderón se sentñia cada vez más motivado a continuar la lucha contra el narco.
A la fecha, y sin importar lo sucedido, todavía es sencillo para los empresarios montar un casino sin mayor problemática, a pesar de intentos de varias organizaciones de impedirlo, y para los narcos sigue siendo igual de fácil hacer un caos de la ciudad en el momento en que quieran hacerlo.
Todo esto nos hace pensar en la impartición de justicia en México, y si en verdad ésta es “ciega”, como se supone debería de serlo. En primer lugar el primero en ser castigado o investigado debió ser el empresario que por una cosa u otra, provocó el ataque, cosa que nunca se hizo pues el empresario es quien menos sufre por el incidente; y en segundo, es preocupante que un año después, las condiciones de seguridad en la entidad y en el país en general, no hayan mejorado siquiera un poco.
Ni Felipe Calderón ni su estrategia pudieron parar el problema, a pesar de los esfuerzos, y eso indica que hay fallas y omisiones. Por si fuera poco, los deudos de las víctimas son los que pagan las consecuencias de todo esto al no recibir indemnización, ni atención satisfactoria, ni siquiera una disculpa o algo que, como si se pudiera, aliviane el sentir de las familias.
No obstante, esta es una guerra que continúa aunque ya se perdió. Si no la hubieran perdido no seguiría habiendo asesinatos al por mayor cada día, y nuestra seguridad, realmente existiría.

Si al gobierno no le salen las cuentas, es porque las manipulan

El gobierno federal deja a México inmerso en una violenta guerra que en realidad nadie solicitó, ni mucho menos resuelve lo que se supone que debería resolver, y además produce más muertos que nunca en la historia. A la fecha llevamos, oficialmente, más de 80,000 muertos relacionados directamente con la guerra contra el narcotráfico, y la cifra aumenta día con día.

A pesar de esto, y en lugar de reconocer que la realidad superó las expectativas en cuanto violencia, muerte y destrucción, el gobierno de Felipe Calderón prefiere volver a engañar al pueblo y tratar de “lavarse las manos” hasta donde se pueda.

En este sentido, hoy es bien sabido que el gobierno panista gusta de ocultar las verdaderas cifras de muertos para hacerlas quizás menos preocupantes, y así, justificar que en realidad las cosas no van tan mal. Existen al rededor de 13,000 muertos que no figuran en los números oficiales que presenta el gobierno a través del Sistema Nacional de Seguridad Pública, pero que sí aparecen en los registros del INEGI. Si el SNSP  reporta 82, 732 homicidios, el INEGI presenta 95, 632.

Cabe destacar que los homicidios a los que se refiere este conteo entran en la categoría de “dolosos y premeditados”, por lo que no entran en esta categoría aquellos que Calderón llama “efectos secundarios” de la lucha anti narco, y en cambio sí entran los que nada tienen que ver con esta guerra, es decir, los asesinatos de cada día…

Se entiende entonces que Calderón y su gobierno tratan de ocultar algo. Si no pueden ocultar la evidente y preocupante cifra de muertos que desató su estrategia, se dedican a tapar otro tipo de datos, igual de preocupantes, pero que al menos no dicen mucho sobre la fallida estrategia de seguridad.

De esta forma, las muertes serían evidentes, pero la seguridad pública, habría aumentado en relación con la guerra contra el crimen organizado. Así, Calderón podría justificar que su gobierno sí dió resultados benéficos.

Lo bueno es que todo llega a saberse, y más cuando se trata de algo tan claro, estudiado y con la vista de todos, como es la seguridad en México y la violencia extrema en que está sumergido. Parece que una vez más, Calderón fracasó en su intento de engañar a México. Lo que es evidente no se oculta: México es un caos después de Calderón.

¡Que siempre no, ustedes no son los malos, son los otros!

Ahora Felipe Calderón nos salió con “que su mamá le dijo que siempre no son los narcos el principal enemigos de los mexicanos, los verdaderos son los rateros” ¡Quién lo diría!

El día de ayer, FECAL, durante su gira por Baja California Sur, recalcó que los grandes traficantes de drogas y por consiguiente, los crímenes que derivan del mismo, no son el gran problema de México, que el problema de la sociedad es el ladrón común y corriente, ese que le quita el monedero a las señoras, el que le roba la bicicleta los jóvenes, ese que le saca la cartera del pantalón a los señores en el metro. Algo que todos ya sabíamos, menos él.

Que a estas alturas el Presidente venga a decirnos eso, es un acto de poca vergüenza y una burla para los más de 50 mil muertos y sus familias. Esta declaración la podemos leer como que sus muertes no Leer más de esta entrada

#DebatePAN pocas expectativas, resultados sin novedad.

De entrada las expectativas para los tres prospectos a la contienda 2012 eran bajas, los resultados sin duda, lo corroboraron. La banalidad con la que se toman los problemas nacionales, fue la característica más sobresaliente de los tres, por encimita, sin detallar nada, cuidando la forma, ¿qué podíamos esperar?

Duró casi una hora, la sede fue el auditorio Manuel Gómez Morín, educación, seguridad y economía, los temas principales.

Creo que lo divertido de esta Azaña panista, se asomó cuando empezaron a criticarse entre ponentes para posicionarse, ya que significa el “balcón” directo al gobierno que dicen darán continuidad, recordemos que todos han crecido su trayectoria política en las administraciones panistas, pertenecen al sistema que en varias ocasiones criticaron al momento de evidenciar a sus colegas. Eso en verdad fue cómico, y absurdo.

Leer más de esta entrada