Rechazan a Calderón en E.U. como profesor. Nadie lo quiere, ni aquí ni allá

Hace tiempo nos preguntábamos qué sería de Felipe Calderón tras dejar la presidencia de México y obtener una indemnización millonaria de por vida, claro está, pagada por todos los mexicanos. Hubo diversas versiones, pero nuestro presidente mostraba especial interés en dos opciones: el convertirse en empresario, o en impartir cátedra en alguna universidad de los Estados Unidos.

Lo curioso del caso, es que al parecer, ninguna universidad solicitó en ningún momento los servicios de Calderón, aunque él ya se veía como un académico exitoso y trascendente. Pero como dicen, todo cae por su propio peso, y todo se paga…

Resulta que cientos de estudiantes de la Universidad de Texas se organizaron y enviaron una carta a William Powers Jr., director de esa institución, solicitando no ofrecer empleo a Felipe Calderón como profesor de aquella universidad. Lo más contundente fueron las razones que exponen para evitar a toda costa la contratación de Calderón, por considerarlo nada menos que un asesino.

Como ejemplo de la mediocridad del ejecutivo mexicano, los estudiantes texanos expusieron la fallida estrategia de seguridad y de lucha contra el narcotráfico que como sabemos, ha traído más de 80,000 muertos, muchos de ellos inocentes, y que además instauró el terror en la cotidianidad de muchísimos lugares del país.

Otro punto relevante es el cinismo con que Calderón trató este sensible tema al llamar simplemente “daños colaterales” a la muerte de inocentes. Una persona que manipula de esa forma la verdad, simplemente no puede instruir algo en una institución que prepara y concientiza a las nuevas generaciones. Y es más, una persona así jamás debió tener la oportunidad de ser presidente de México.

La Universidad de Texas no es la única institución con la que Calderón ha dialogado en el sentido de convertirlo en profesor. Tanto la prestigiada Universidad de Harvard, como la de Stanford y Georgetown, de las más reconocidas en E.U. y en el mundo, ya han negociado con el presidente para cederle una plaza apenas deje sus funciones.

Ninguna institución ha confirmado la contratación, o no, de Calderón, pero el hecho de que sean los propios estudiantes quienes tratan de evitarlo nos dice no sólo que desafortunadamente en E.U. parecen estar más conscientes de la realidad de nuestro país, sino que es la juventud misma la que defiende su propia educación, cosa totalmente loable.

Lo preocupante es que Calderón ha enloquecido y en verdad cree que puede, sin ningún tipo de atadura moral o ética, impartir clases de ¿economía, ciencia política, legislación?, cuando ha destruido a un país, nada menos que con su ineptitud y grandilocuencia. Una persona así, como decíamos, no puede siquiera pensar en eso, pues es un atentado contra la inteligencia.

¿Se imaginan que Augusto Pinochet venga a la UNAM a dar clase de derecho? Pues algo similar pasará en E.U.A. si no se concientiza en el asunto y se impide que un inepto se piense profesor, tan sólo por manejar a un país de le peor forma posible.

 

 

 

El PAN llegó sin gobernabilidad, y se va sin credibilidad

Ya hemos dicho en este espacio que el PAN está destruido y dividido internamente debido, entre otras cosas, al fracaso de los 12 años de gobierno panista y a la lucha interna de poderes que existe hoy en día como consecuencia de la pérdida de la presidencia y de un gran número de legisladores.

En este sentido, podemos asegurar que el Partido Acción Nacional ha perdido (quizás para siempre) dos cosas fundamentales en la política, que tienen que ver con la aceptación y la legitimidad: la gobernabilidad y la credibilidad. Evidentemente, la gobernabilidad es eso que todo político requiere para gobernar de forma efectiva. Ésta requiere no sólo de la disposición oficial, ni de un proyecto viable y confiable, sino en mayor parte, de la coyuntura.

Como sabemos, aunque Vicente Fox llegó al poder con un ambiente de plena gobernabilidad, cuando se creía que al fin se había logrado tener un Estado democrático y plural, es cierto que Felipe Calderón lo hizo dentro de un ambiente totalmente contrario, con incertidumbre y rechazo generalizado, lo que propició un clima de ingobernabilidad.

Ahora bien, la credibilidad, creemos, es un aspecto más importante, pues ésta no se adquiere de la noche a la mañana, y más bien se va construyendo con acciones concretas, y la manera en que la ciudadanía las percibe y las vive en la cotidianidad, y eso sí, puede perderse rápidamente y para siempre.

En este sentido, casi todas las instituciones públicas tras los gobiernos panistas son vulgarmente conocidas como corruptas. Más todavía, por ejemplo, con la lucha contra el narcotráfico, que no ha dado resultados palpables, la credibilidad del PAN como gobierno ha quedado por los suelos.

Además, es evidente que Calderón y compañía han mentido día tras día sobre los resultados del sexenio. Sólo recordemos cada informe de gobierno, y en especial el último, donde el presidente hablaba de un país que poco tenía que ver con el México real, donde aún se sufre la inseguridad, la falta de educación y cultura, y sobre todo, la corrupción.

Como decíamos, la credibilidad se forja en acciones concretas, y cuando éstas no son claras y dejan lugar a dudas cada vez más confusas, los rumores se vuelven verdaderos. Más aún cuando quien miente es el mismo presidente tratando de ocultar la dura realidad, y de justificar su gobierno a través de falacias y engaños.

Asimismo, el hecho de tener un gobierno que se encuentra totalmente alejado de la realidad mexicana, con sus vacíos legales y la cruda situación social de su población, la desesperanza se hace más grande. Que tu propio gobierno asegure que se puede vivir con 6,000 pesos mensuales; que digan que el país es más seguro cuando pocos se atreven a salir  a las calles por la noche; que se hable de estabilidad y fortaleza económica cuando un kilo de huevo cuesta al rededor de 50 pesos, es la expresión máxima del cinismo y de la gran distancia que separa al mexicano común del político que no tiene problemas económicos, y por ende, el ejemplo más claro de porqué el gobierno panista y el PAN en sí mismo haya perdido toda credibilidad y apoyo no sólo social, sino también de sus propios militantes.

Asimismo, la crisis panista que todo lo anterior provocó al interior del partido, cumple con el círculo vicioso de la falsedad y la pérdida de credibilidad. ¿Quién va a confiar en un partido que se desmorona y que pretende mantener en pie al país, cuando no puede sostenerse ni a sí mismo? ¿Quién volverá a creer en un PAN que en tan sólo 12 años destruyó su propia legitimidad y su estructura interna, y con ella dejó a México casi en la ruina?

Sin embargo, lo hecho hecho está. Quizás la lección para nuestro país será no volver a confiar en el blanquiazul por un buen tiempo, hasta que las acciones concretas que mencionábamos, hablen por sí mismas.

Los doce años en que México retrocedió

La Presidencia de Felipe Calderón agoniza a meses de terminar. A la escandalosa cifra de muertos por la lucha anticrimen habrá que sumarle los 2.4 millones de desempleados, los 14 millones de trabajadores informales y los 6.5 millones de mexicanos en pobreza alimentaria.
Mientras hoy mismo el presidente gritó a los cuatro vientos que posee el récord de más de 15.5 millones de empleos registrados ante el IMSS, otros 28 millones de mexicanos ahora ganan menos por su trabajo que al inicio del sexenio. Obviamente, eso jamás lo dirá… Como siempre, es más importante apantallar, que ser honesto con tu pueblo.
Peor aún, los 13 pesos que aumentó el salario mínimo durante el calderonismo fueron rebasados por alzas en los precios de productos de primera necesidad como aceite, huevo, leche y tortilla, cuyo costo por kilo ronda los 12 pesos, el doble que hace 6 años, y en algunos lugares alcanza los 16 pesos.
Pero ¿qué implica que haya bajos salarios? Que no hay consumo. Y si no hay consumo, no hay actividad económica. Y si no hay actividad económica, no hay crecimiento, así de sencillo.
Pese a las evidentes cifras y la cruda realidad diaria del mexicano “de a pie”, las autoridades insisten en la solidez de la economía mexicana, bajo el misterio de la “macroeconomía”…
Aún si se cumpliera el pronóstico más alentador de crecimiento para el 2012, que es de 4.0%, el sexenio de Calderón se ubicaría entre los gobiernos con menor crecimiento en la historia del país, 1.91% en promedio, sólo arriba de la administración de Miguel de la Madrid (0.81%) y por debajo del sexenio de Vicente Fox (2.32%).
Y aunque el discurso asegura una estabilidad (macro) económica, en la realidad, el país se acerca a un punto sin retorno. Mientras que las reservas de hidrocarburos muestran un claro descenso, la deuda del sector público casi se triplicó hasta alcanzar 30% del PIB.
Es claro entonces que la solidez económica que presume el gobierno es cuestionable. ¿Porqué? Pues porque el equilibrio financiero del país , se sustenta en la explotación de todos nuestros recursos naturales, materiales, sociales e intelectuales sin visión de futuro. El país que una vez tuvo riquezas aparentemente infinitas, está siendo saqueado, como ha sido desde hace 500 años.
En materia de combate a la pobreza el panorama es igual de desalentador. Durante la administración calderonista el número de mexicanos cuyos ingresos resultaron insuficientes para afrontar sus necesidades básicas y de satisfacción (pobreza patrimonial) pasó de 45.5 millones a 57.7 millones, mientras que casi 6.5 millones se sumaron a los mexicanos con dificultad para adquirir la canasta básica.
Para minimizar el avance de la pobreza, el mandatario dice que de medirse la pobreza extrema con enfoque multidimensional, la pobreza en México “no solo no aumentó durante la crisis, sino que incluso se redujo porcentualmente”.
 Es claro que lo anterior no es más que una mera pantalla de justificación. Una teoría que pretende que la realidad se acople a ella, y no al revés, como debería ser. En este sentido, la generación de empleos y la precarización del salario son de las cuestiones más criticadas durante el sexenio del presidente que en campaña prometió un millón de empleos anuales.
Pero evidentemente la creación de empleos no acaba con dar trabajo. La precariedad de los que se están generando, en relación con los que ya existen, es alarmante. Casi alrededor de 60% de los empleos que se han generado, son precarios y no llegan ni a los tres salarios mínimos.
Y mientras todo esto nos sucede, Felipe Calderón se jacta de haber sido el segundo gobierno con mayor generación de empleo de la historia de México, demostrando de nuevo que su última preocupación en la vida es la honestidad, la sinceridad, el compromiso con su país, la rendición de cuentas… Qué más da, si ya se va…

Doce años después… vamos de regreso

Doce años de panismo y nadie puede asegurar que las cosas hayan mejorado un poco. Si el logro más grande del panismo es la guerra antinarco y una aparente consolidación de la seguridad pública que evidentemente no se refleja en  la realidad de cada día, en los temas más fundamentales, prácticamente estemos en pañales.

La educación, por ejemplo. Desde la campaña foxista se pretendía equipar las aulas con modernos sistemas de enseñanza, disminuir la deserción escolar, lograr que los alumnos salieran cada vez mejor preparados. ¿Y qué obtuvimos? En realidad, nada. Los resultados son nulos y peor aún, perjudiciales para el país. Como sabemos, el programa “Enciclomedia”, que no funcionó debido a problemas técnicos, se pasó al siguiente sexenio, causando que la entonces titular de la SEP, Josefina Vázquez Mota cometiera un fraude de más de 3,000 mdp.

Leer más de esta entrada

Deudas que saldar.

Cartón de "El Fisgón"

El poder de las televisoras en México ha crecido hasta proporciones insospechadas, la forma en la que los medios ejercen poder y control sobre las masas es tal, que pueden dirigir la vida de los actores sociales, políticos y manejar a las instituciones a su antojo. Una muestra lo es la reunión de FECAL con ejecutivos de Televisa.

El día de ayer, Felipe Calderón visitó las instalaciones de Televisa, acompañado de su vocera Alejandra Sota. En dicha reunión, se trataron temas de sobre la situación actual del país, esto según un informe publicado por la Presidencia.

Pero, ¿sólo hablaron e intercambiaron opiniones sobre lo que pasa en México? Sinceramente, lo dudo. Y más cuando Calderón utilizó a los medios en las elecciones pasadas como arma para atacar de manera frontal a sus contrincantes en 2006, esos medios que lo apoyaron con campañas de guerra sucia y desprestigio hacia los demás candidatos, y Leer más de esta entrada

Más de 60 mil muertos en 5 años en México: revista Zeta.

El clima pre electoral parece estar opacando la gigantesca masacre que se está llevando a cabo en nuestro país desde hace 5 años, instancias internacionales, gobiernos extranjeros, organizaciones de la sociedad civil y activistas de derecho humanos han denunciado lo que sucede en México sin que se tomen represalias por ello.

1er. lugar, Chihuahua. Se han registrado 12 mil 712 homicidios dolosos relacionados con  la delincuencia organizada entre el 1 de diciembre de 2006 y 31 de octubre de 2011., 2. Sinaloa.- 7 mil 003, 3. Guerrero. 5 mil 175, 4. Baja California. 4 mil 014, 5. Estado de México. 3 mil 215, 6. Nuevo León. 3 mil 035, 7. Durango.- 2 mil 880, 8. Jalisco. 2 mil 535, 9. Michoacán. 2 mil 408, 10. Tamaulipas. 2 mil 291, 11. Sonora. 2 mil 066, 12. Coahuila. 1 mil 358.

Leer más de esta entrada