Rechazan a Calderón en E.U. como profesor. Nadie lo quiere, ni aquí ni allá

Hace tiempo nos preguntábamos qué sería de Felipe Calderón tras dejar la presidencia de México y obtener una indemnización millonaria de por vida, claro está, pagada por todos los mexicanos. Hubo diversas versiones, pero nuestro presidente mostraba especial interés en dos opciones: el convertirse en empresario, o en impartir cátedra en alguna universidad de los Estados Unidos.

Lo curioso del caso, es que al parecer, ninguna universidad solicitó en ningún momento los servicios de Calderón, aunque él ya se veía como un académico exitoso y trascendente. Pero como dicen, todo cae por su propio peso, y todo se paga…

Resulta que cientos de estudiantes de la Universidad de Texas se organizaron y enviaron una carta a William Powers Jr., director de esa institución, solicitando no ofrecer empleo a Felipe Calderón como profesor de aquella universidad. Lo más contundente fueron las razones que exponen para evitar a toda costa la contratación de Calderón, por considerarlo nada menos que un asesino.

Como ejemplo de la mediocridad del ejecutivo mexicano, los estudiantes texanos expusieron la fallida estrategia de seguridad y de lucha contra el narcotráfico que como sabemos, ha traído más de 80,000 muertos, muchos de ellos inocentes, y que además instauró el terror en la cotidianidad de muchísimos lugares del país.

Otro punto relevante es el cinismo con que Calderón trató este sensible tema al llamar simplemente “daños colaterales” a la muerte de inocentes. Una persona que manipula de esa forma la verdad, simplemente no puede instruir algo en una institución que prepara y concientiza a las nuevas generaciones. Y es más, una persona así jamás debió tener la oportunidad de ser presidente de México.

La Universidad de Texas no es la única institución con la que Calderón ha dialogado en el sentido de convertirlo en profesor. Tanto la prestigiada Universidad de Harvard, como la de Stanford y Georgetown, de las más reconocidas en E.U. y en el mundo, ya han negociado con el presidente para cederle una plaza apenas deje sus funciones.

Ninguna institución ha confirmado la contratación, o no, de Calderón, pero el hecho de que sean los propios estudiantes quienes tratan de evitarlo nos dice no sólo que desafortunadamente en E.U. parecen estar más conscientes de la realidad de nuestro país, sino que es la juventud misma la que defiende su propia educación, cosa totalmente loable.

Lo preocupante es que Calderón ha enloquecido y en verdad cree que puede, sin ningún tipo de atadura moral o ética, impartir clases de ¿economía, ciencia política, legislación?, cuando ha destruido a un país, nada menos que con su ineptitud y grandilocuencia. Una persona así, como decíamos, no puede siquiera pensar en eso, pues es un atentado contra la inteligencia.

¿Se imaginan que Augusto Pinochet venga a la UNAM a dar clase de derecho? Pues algo similar pasará en E.U.A. si no se concientiza en el asunto y se impide que un inepto se piense profesor, tan sólo por manejar a un país de le peor forma posible.

 

 

 

Felipe Calderón no es ni de aquí ni de allá

El “presidente del empleo” está preparando su salida del gobierno con lo mejor que tiene (sí, claro); de hecho, ya hasta estaba viendo la posibilidad de retirarse a Estados Unidos y ahí, en la Universidad de Texas, dar clases.

Sin embargo, al igual que en México, en nuestro vecino del norte no lo quieren. “En una petición publicada en la página web change.org y dirigida a William Powers Jr, presidente de la Universidad de Texas, se lee: “Calderón es responsable de la muerte de miles de niños, no dejemos que sea profesor en Estados Unidos.”[1]

Como habíamos comentado en post’s anteriores, a Calderón parece ser que no lo quieren ni aquí, ni allá. Desde su inicio como presidente en el 2006 ha recibido al menos 10 muestras de rechazos en eventos públicos, no sólo en su país, también en Estados Unidos. Por ello, no nos sorprende que los estudiantes de la UTA rechacen que una persona tan cínica, ineficiente, incapaz, inepta y sobretodo, responsable de miles de muertes durante su sexenio.

Pero, ¿de qué podría dar clases Felipe Calderón?, quizá de quiímica, porque tomó a un país y lo hice materia fecal, o bien de cómo compra de bebidas embriagantes con dinero del erario. También podría dar clases de cómo hacer una guerra sin estudiar la situación social o bien, de cómo hacerle para llevar a la ruina a un país en seis años.

Ya en serio, Calderón parece ser que no es querido en ningún lado, ni en Estados Unidos y claro, tampoco en su propio país. Veremos cómo termina todo; sin embargo, nos parece demasiado cínico que en el país deja una destrucción terrible y el, con su pensión vitalicia, pretenda ir a Estados Unidos. Si el país es tan seguro, ¿por qué no se queda a vivir acá?

No cabe duda que así como comenzó sus días, los terminó, con una deslegitimación demasiado grande, con mentiras, con repudio y sobretodo, con el rechazo de la sociedad, tanto de loa mexicana como la de Estados Unidos. Una persona tan detestable que no merece ni mereció, ser presidente de México.

 


[1] Texto obtenido del portal en línea de Proceso http://www.proceso.com.mx/?p=321322 visitado el 1 de octubre de 2012.